Blancanieves, hasta ahora el cuento mejor contado

Los lunes la parrilla está llena de series: “Isabel”, “La que se avecina” y “Cuéntame un cuento”. A diferencia del resto del país (como suponemos) que vio “LQSA” yo elegí “Blancanieves”. “La que se avecina” marcó anoche un 24,4% (Fuente: Fórmula TV) y registró la segunda mejor marca de la temporada superando los 4.000.000 de espectadores. Esta marca dejó muy por debajo “Blancanieves” que bajó con respecto a la semana pasada con el estreno de “Los tres cerditos” unas 300.000 personas. “Isabel” en cambio se mantiene con un 16,2% (Fuente: Fórmula TV). Hay que pensar que los datos de audiencia en el momento en el que estamos, bajo mi punto de vista, se podrían medir de otra forma, pero ya hablaremos de los audímetros en otro momento.

blancanieves

La verdad es que “Los tres cerditos” la semana pasada me dejaron un poco fría, y no por la trama, sino por la forma de presentarla. La noche se me hizo eterna. Ayer decidí dar una segunda oportunidad a “Cuéntame un cuento” y la verdad es que con respecto a la anterior entrega, mejoró notablemente.  Si bien es cierto que es otra base de la que se parte, la trama vuelve a ser siniestra. Está claro que no tiene nada que ver con lo que habíamos escuchado: la versión española de “Once Upon a Time”, en este caso, no es una serie para ver en familia.La historia de Blancanieves adquiere otra dimensión.

Fuente: Antena 3

Blanca una niña que pierde a su padre, asesinado por su madrastra, y escapa al bosque (cuando el asesino le perdona la vida), cae y pierde la memoria. Se levanta con amnesia y encuentra a un grupo de ladrones que la dejan con unas monjas y cuidan de ella hasta su adolescencia. Es entonces cuando empieza a formar parte de esta banda y servirles de cebo en los golpes. Hasta que llega el momento de dar un golpe en la que un dia fue su casa. Aquí todo se precipita. La ahora llamada Nieves, recuerda su casa, a su madrastra (y vicerversa) y a su primer amor, en el que confía. Después de que Eva (la madrastra) intenté envenenarla y su príncipe (Diego) la rescate de las manos de la muerte, Blancanieves comienza a recordar todo y decide vengarse. Pide ayuda a sus enanitos y se desencadena el final, esta vez sólo con una muerte, la del príncipe. Con la traición del enanito gruñón, cegado por el dinero, y el triunfo del amor para el enanito bonachón (Marco) y Blancanieves.

Teniendo en cuenta de mano de quienes viene la reinterpretación de los cuentos no sé por qué me extrañaba tanto el giro de thriller  que tomaban “Los tres cerditos” (las escenas pasaban de muy violentas a incluso graciosas, con un final previsible). “Blancanieves”, a pesar de saber la historia, me resultó mucho más entretenida. A diferencia del anterior, el final era mucho menos imaginable. Los últimos 15 minutos la trama da un giro espectacular. Cuando parece que Blancanieves convencería al principe de que su madre era una asesina resulta que el enanito Gruñón es también el enanito traidor (hay miradas a lo largo del capítulo que van dando pistas de esto) y que el príncipe no está enamorado de Blanca sino de su madre (¡porque madre no hay más que una!) Pero eso no es todo, cuando Gruñón dispara a Bonachón todos los enanitos vuelan con el dinero y yo ya estaba dando por muerto al único enanito fiel. También vimos un momento “love” al más puro estilo “Cata con el Duque en brazos” de la mano de nuestro enanito enamorado y Blancanieves. Que por cierto, parece que los años por él no pasan, para lo que ha crecido Blanca, Bonachón aparenta la misma edad que cuando la dejó en el orfanato (o lo que fuera). Ni la madrastra con tanto espejito se consiguió mantener tan joven. Pero lo mejor sin duda (y esto no es ironía, que soy una romántica empedernida) es la aparición estelar de Marco/bonachón (al que yo daba por muerto) para salvar a Blancanieves in extremis y cargarse de un disparo al pobre Diego. Y así fue como la madrastra, Blancanieves y los 7 enanitos acabaron compartiendo celda en el Madrid del siglo XXI.

Ya iremos viendo que nos deparan los siguientes cuentos. De momento Blancanieves ha conseguido encarrilar de nuevo mi camino en la parrilla. Este fin de semana, veremos que pasó tras las cámaras.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*