UnReal: más allá de las cámaras

Fuente: Antena3

Fuente: Antena3

Rachel Goldberg es una de las productoras de Everlasting, un reality en el que un soltero ha de elegir posible futura esposa entre un grupo de mujeres. Pese a que en la temporada anterior, Rachel sufrió algo así como un colapso nervioso en medio de la emisión del última programa, su jefa, Quinn quiere que vuelva a trabajar ya que es una de las mejores del grupo, capaz de conseguir de los participantes en el show lo mejor de ellos mismos (aunque más bien tendríamos que decir, lo peor). Además de “lidiar” con todo el grupo de superficiales participantes, Rachel tendrá que hacer frente a la desconfianza de  sus compañeros y a los sentimientos encontrados hacia Jeremy, el hombre del que estaba enamorada antes de su precipitada salida del programa que, además, acaba de comprometerse con otra compañera de rodaje.

UnReal es una serie que no se corta ni un pelo a la hora de mostrarnos lo peor de la televisión, especialmente en el caso de los realities, en los que supuestamente estamos viendo la realidad en directo y lo cierto es que tras ellos tienen un notable trabajo de guionización y de azuzar a sus protagonistas para que fuercen situaciones y sean de una manera de lo que nunca serían, en la mayoría de casos. Estamos ante una serie que emite Atreseries, un canal que pasa sin pena ni gloria en las audiencias actuales y que, por tanto, aunque nos quieran “vender” esta serie como el fenómeno mundial que no deberíamos perdernos, lo cierto es que apenas ha tenido repercusión. Pero si además se dan casos como el mío, menos todavía la va a tener.

Por curiosidad, me animé con sus dos primeros capítulos, pero hasta ahí voy a llegar. Para mi gusto, UnReal es una serie repetitiva hasta unos límites insospechados (y eso que solo he visto 2 capítulos) y muy poco original, con una colección de estereotipos manidos que ocuparían un artículo de 15 páginas, por lo que solo me centraré en un par de ellos.

Su protagonista, Rachel, es lo que podríamos llamar la típica vecina de al lado: graciosa de cara, pero no especialmente guapa. Y, sin embargo, mira por dónde es ella la que parece enamorar al macizo a la vez que díscolo candidato y quién nos dice que su ex no va a volver a sentir algo por ella a pesar de estar a punto de casarse. En telenovelas mexicanas este argumento tiene su gracia, en series norteamericanas resulta un poco “tonto”. Además, ¿no es demasiada casualidad que siempre le salga todo mal?

Y luego, las situaciones, en general: ¿por qué parecen siempre iguales? Dos capítulos, pero en los dos igual: Rachel, pobre ella, portándose como una víbora con las participantes (por no decir palabras mayores) y siempre la “pillan”. Por supuesto, por delante en todo momento que es que es su trabajo, ¿pero no está demasiado a gusto en ello, ella tan feminista como se declara?

En fin, que hay demasiadas cosas para ver en la tele, así que mi experiencia UnReal ha llegado hasta aquí.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*