Vivo con modelos: ay, qué poca gracia

Tommy es camarero en una cafetería, pero un buen día es descubierto por un cazatalentos que le ofrece trabajar como modelo de manos ya que tiene unas manos perfectas, aunque el resto de su cuerpo no va precisamente acorde a ellas. A partir de ese momento comienza también a vivir en un apartamento con el resto de modelos a los que representa su descubridor (estos sí que lo son de

Continúa leyendo