La brujas de East End: sí, pero…

Fuente: Pizquita

Fuente: Pizquita

Joanna Beauchamp es una poderosa e inmortal bruja que vive con sus hijas, brujas también, aunque ellas no lo sepan, en un tranquilo pueblecito. Por supuesto, ella esconde esta condición, incluso a sus dos hijas, ya que desde un principio ha tenido que sufrir la muerte de las dos jóvenes, siempre a edades muy tempranas, precisamente por practicar la magia, de manera que considera que si ellas no conocen este poder, no tendrá que pasar de nuevo por este terrible lance. Pero sus planes se estropean ya que, de forma imprevista, llega su hermana, Wendy (otra bruja en la familia) para avisar a Joanna de que hay una impostora que, tomando la forma de esta, ha cometido un asesinato y quiere hacer daño a la familia. Por otra parte, la presencia de Wendy hace que, finalmente, Ingrid y Freya conozcan su condición y el peligro que se cierne sobre ellas.

Las brujas de East End es una serie cuya primera temporada tuvo 10 capítulos y que gracias a una aceptación notable consiguió la renovación por una segunda temporada, aunque ha sido cancelada después de esta. La verdad es que me “enganché” a la primera temporada porque es que tampoco tenía muchas más series donde elegir, en una nueva emisión de Fox Life, me imagino que como previa a la segunda temporada. Pero luego he de reconocer que me ha gustado, aunque también me ha molestado casi a partes iguales.

Me ha gustado su sentido del humor, especialmente el que generan dos hermanas que se conocen desde toda una eternidad, que son diametralmente opuestas, pero que se quieren y se cuidan. Me gusta además que estén interpretadas por dos actrices muy bellas, que tuvieron su momento, aunque la madurez las ha dejado en un cierto ostracismo: Julia Ormond y Mädchen Amick. Está muy bien la parte relacionada con la magia, aunque a veces se diluye en argumentos menos interesantes. Lo que no me ha gustado nada y es lo que siempre me ha generado las dudas sobre si seguir viéndola o no, es la parte de culebrón cursi que posibilita la existencia de la hija menor, Freya (lo siento pero es que además Jenna Dewan me parece una actriz muy limitada) y de sus dudas existenciales sobre si casarse con el macizo de buen corazón o dar rienda suelta a su amor por el hermano de este, un rebelde, igualmente macizorro. En algunos momentos de la serie que compartían los dos (Freya y el macizorro rebelde) es que todo parecía un mal trailer de la peor novelita rosa de la autora más cursi que podamos encontrar. Además, es curioso que la serie empezó muy bien, pero tuvo un final de temporada un poco desilusionante, para mi gusto, por lo que me sorprende un poco su renovación. En fin, habrá que ver qué tal la segunda temporada y si merece la pena.

Más sobre Las brujas de East End.

2 comentarios sobre:
“La brujas de East End: sí, pero…”
  • Muy buena serie estoy viendo la segunda temporada en Netflix.com una lastima que la cancelaron..pero como todo lo bueno siempre esto le sucede…

    • Sí, la verdad es que es mucho mejor de lo que puede parecer por argumento y demás. Lo único que no me ha gustado fue el triángulo amoroso, pero aún así, nunca he dejado de darle una oportunidad y pasar un buen rato con ella. Gracias por tu opinión.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*