Invisibles: ¿genial tomadura de pelo?

Fuente: Telecinco

Fuente: Telecinco

El agente de Defensa Nacional Wes Lawrence investiga la aparición en Mali de una enorme roca, de material desconocido, en la que se encuentra además el avión accidentado del comandante Sean Bennigan que, supuestamente, había desaparecido en una misión en el Círculo Polar y había sido dado por muerto. A este misterio en la otra punta del mundo hay que añadirle que en casa, tanto la hija de Lawrence, como el hijo de Bennigan y otros niños empiezan a contar que tienen un amigo invisible, Drill, y que este les “obliga” a hacer cosas malas. La investigación de este caso la lleva la agente del FBI Clare Bennigan, viuda del piloto, con el que antes de morir pasaba una mala racha ya que se había descubierto que tenía una aventura con Wes Lawrence. Intentando aclarar este caso, los que antes eran amantes descubren que hay un hombre extraño que siempre aparece relacionado con todo lo relativo al tal Drill, que no es un ser humano, pero sí una fuerza capaz de controlar la energía eléctrica que hay a su alrededor.

Bueno, no es de mis mejores sinopsis, pero es que creo que buena parte de la gracia de Invisibles puede estar en ir descubriendo poco a poco las sorpresas que nos va deparando esta historia y por eso no quiero contar de más. Y es que este verano, Telecinco ha estrenado esta serie de 13 capítulos que todavía está emitiéndose en Estados Unidos en su primera temporada. Para variar, te ponen dos o tres capítulos seguidos y la hora de inicio se la toman como una mera referencia porque hay días que ha empezado hasta con un retraso de 20 minutos respecto a lo anunciado: por este motivo, me he decidido a seguirla en la página de mitele, que hay que agradecer que no tiene ya el exceso de publicidad y de cortes en la emisión que tenía antes, pero todavía sigue habiendo momentos pésimos de poca sincronización entre imagen y sonido.

En fin, ¿y por qué veo Invisibles? Pues, la verdad, ni lo sé. En un primer momento creo que la sigo viendo porque Milo Ventimiglia (Sean Bennigan) me parece una monada y Barry Sloane (Wes) tampoco está nada mal. A Lili Rabe (Clare), que es realmente la protagonista de la serie, hay que reconocerle un notable esfuerzo, pero yo es que no me la puedo quitar de la cabeza como monja morbosilla en American Horror Story y me cuesta trabajo tomármela en serio en otro papel. Luego están los niños, insoportables para variar y malvados (por cierto, ¿el creador de esta serie ha visto tal vez ¿Quién puede matar a un niño?, de Chicho Ibáñez Serrador?). Pero, lo mejor/peor de esta serie: ¿estamos ante una enorme tomadura de pelo, homenaje a lo bestia de E.T. el extraterrestre?, porque no olvidemos que Steven Spielberg es uno de sus productores ejecutivos. Si es así, podemos salvar a Invisibles como serie que puede tener su gracia una temporada (porque yo no le veo mayor interés más allá de los 13 capítulos previstos, a no ser que en estos 3 o 4 finales se inventen algo que enganche más). El problema es que se la hayan tomado en serio. Lo veremos en un par de semanas…

2 comentarios sobre:
“Invisibles: ¿genial tomadura de pelo?”
  • Pues la verdad es que aquí no hay problema si es una temporada nada más. Para mi gusto, lo malo será que le de por hacer dos o más temporadas y es que, de verdad, yo creo que “Invisibles” puede tener su “aquel” si te lo tomas como una enorme y extravagante broma, homenaje bastante rarito a nuestro querido E.T.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*