Bajo sospecha: deshojando la margarita

 

Fuente: Antena 3

Fuente: Antena 3

Alicia Vega desaparece el día de su primera comunión, durante la fiesta que sus padres han organizado en el restaurante familiar, cerrado al público por tal motivo. Esta circunstancia convierte en fundamental un hecho: quien sea que se haya llevado a la niña es de la propia familia. Después de días sin pistas, con la investigación en punto muerto, la policía decide infiltrar a dos de sus miembros en el círculo más cercano de la niña, como profesora suplente de la clase en la que estaba Alicia y como camarero en el restaurante de los Vega, al mismo tiempo que simulan ser marido y mujer y se convierten en vecinos de los padres de la niña.

Emitidos ya tres capítulos de Bajo sospecha, todavía estoy intentando decidir si me gusta o no me gusta esta serie. La verdad es que, en una primera impresión, son más los aspectos que no me convencen que los que sí lo hacen. El primero (y mayor) es que cada vez me parecen más limitados sus actores y actrices: si al principio solo era Blanca Romero, ahora se le une también Yon González. No entiendo el tono monocorde y en susurros de Romero, ni siquiera como una posible característica de su personaje. Pero es que Yon González está cada vez peor: en este último capítulo (el 3º) parece estar en todo momento recitando el guión.

Luego, también hay una serie de “minucias” que no alteran una posible mayor o menor calidad de Bajo sospecha, pero no puedes dejar de pensar en ellas durante todo el capítulo: Cienfuegos es un pueblo en plena montaña, ¿no? Entonces, la labor de “policía” ¿no le correspondería a la Guardia Civil y no a la Policía Nacional? Porque vaya pedazo de comisaría tiene el pueblo… Y lo mismo con el hospital: se supone que Blanca Romero llega andando al hospital, así que muy lejos no estará del pueblo, pero vaya UCI enorme y qué buenos pasillos tienen en el hospital.

En fin, pequeñeces como estas, pero también algo de falta de calidad en la actuación y guiones no del todo convincentes. Y, sin embargo, cada vez que termina un capítulo, me quedo con ganas de ver el siguiente para descubrir qué ha pasado y el por qué del secuestro de Alicia. Eso sí, lo que tengo bastante claro es que Bajo sospecha debería ser una serie de corto recorrido, con una temporada. Aunque es lo mismo que pensaba de Broardchurch (serie con la que comparte muchos elementos) y esta va ya por la tercera temporada.

Más sobre Bajo sospecha

4 comentarios sobre:
“Bajo sospecha: deshojando la margarita”
  • Hola Eva, enhorabuena por tu nueva andadura, espero que tengas suerte y que mucha gente lea tus interesantes reflexiones sobre series y cine en general.

    En cuanto a la serie esta, espero poder verla pronto, pero ya te digo que en los anuncios que he visto en la tele me ha dado la misma impresión que a tí sobre Blanca Romero. No me convence mucho en ese papel. Pero bueno, prefiero verlo antes de dar una opinión más firme. Sólo quería felicitarte por tu nuevo blog.

    Saludos.

  • Muchas gracias por el comentario y por los ánimos: espero poder aportar mi visión sobre las series que se están emitiendo y otras que han formado parte de mi vida. Desde luego, siempre será mi propia percepción, así que discutible, aunque en algunos casos, como este de Blanca Romero, resulta difícil no darme la razón…

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*