Curiosidades Archives - Series Top

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: Series Top

Curiosidades

10
sep 14

Todo lo que no sabías sobre A dos metros bajo tierra

En 2015 se cumplirán diez años del final de A dos metros bajo tierra, la primera serie norteamericana que se atrevió a hablar abiertamente del tema tabú por excelencia: la muerte. Estas son algunas de las curiosidades que dejó a su paso la icónica producción de HBO.

En el año 2000, Alan Ball era uno de los guionistas más perseguidos en Hollywood. La culpa la tenía American Beauty, por la que se llevó un merecido Óscar al mejor guión original. HBO, una cadena en ascenso gracias a los éxitos de Sexo en Nueva York Los Soprano, buscaba un nuevo bombazo y encargó a Ball crear una serie sobre la muerte, un tema tabú que jamás había sido tratado tan abiertamente en televisión. Aunque el proyecto no era personal, Ball fue el que decidió ambientarla en Los Ángeles: “la capital mundial de la negación de la muerte”.

La serie conquistó a críticos y espectadores desde el principio, pero los guionistas tuvieron sus dudas en los primeros compases de la producción. En el primer capítulo se veían varios anuncios paródicos relacionados con la industria funeraria. La intención era que siguieran durante el resto de la serie, pero la idea se desechó tras el piloto. HBO consideraba al principio que la serie jugaba demasiado sobre seguro en sus primeros capítulos. La respuesta de los guionistas fue que la hija adolescente robase un pie en el tercer capítulo de la ficción.

Ahora es una estrella mundial gracias a su papel en esta serie y en Dexter, pero A dos metros bajo tierra es el primer trabajo fuera del trabajo de Michael C. Hall. Rachel Griffiths, Brenda en la ficción, tuvo que convencer a los productores de que ser australiana no era un problema para conseguir un perfecto americano. Frances Conroy, la matriarca de los Fisher, es sólo doce años mayor que su hijo en la ficción, Peter Krause. Este mismo actor estuvo a punto de interpretar al personaje de Hall, pero su química con Griffiths le acabó dando el papel de Nate.

Un final para el recuerdo

La producción de Alan Ball atravesó un bache durante las temporadas tres y cuatro, pero de eso ya no se acuerda (casi) nadie gracias al extraordinario final de la serie, el mejor cierre en la historia de la televisión para muchos seriéfilos. Ese epílogo al son de Breathe Me de la cantante Sia será recordado durante muchos, muchos años.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Six Feet Under por Almudena I. Bernardos, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/gellar/2663928097/

Seguir leyendo
Compartir
07
sep 14

Las curiosidades que no sabías de Perdidos

¿Sabías que Michael Keaton estuvo a punto de interpretar al médico Jack Shephard en Perdidos cuando el personaje moría en el primer capítulo? Esa es una de las muchas curiosidades que dejó a su paso una polémica serie que cambió para siempre el consumo televisivo.

324416_324528_perdidos

Para bien y para mal, en Perdidos todo se hizo siempre a lo grande. La cadena ABC se jugó el pellejo y decidió hacer historia al invertir ni más ni menos que una cifra de unos 12 millones de dólares en financiar el doble episodio piloto del drama sobrenatural. La apuesta salió bien y la serie creada, entre otros, por J.J. Abrams cambió para siempre el panorama televisivo, dejándonos curiosidades y secretos que ahora rescataremos.

Matthew Fox estuvo a punto de no ser Jack Shepard. Michael Keaton, el primer Batman, estuvo a punto de interpretar el papel cuando este estaba destinado a morir en el primer capítulo. Finalmente, se convirtió en el protagonista y Fox luchó por conseguir interpretar el papel de héroe. Menos tuvo que luchar Terry O’Quinn: él fue el único de los actores que fichó por la serie sin hacer pruebas, pues ya había trabajado con Abrams en Alias. También es interesante la llegada de Yunjin Kim (Sun). La actriz surcoreana hizo la prueba para Kate y gustó tanto que los guionistas decidieron crearle un personaje exclusivamente para ella. Lo mismo pasó con Jorge García (Hurley).

Unos orígenes convulsos para una serie fenómeno

Otro que estuvo cerca de no estar fue el propio J.J. En 2004, el jefe del canal quería tener en su parrilla un cruce de la película Náufrago y el reality show Survivor, pero descartó la primera propuesta de los guionistas. Abrams, que en ese momento llevaba para el mismo canal la serie Alias, recibió el encargo de la cadena de hacer una reescritura y contó con su amigo Damon Lindelof. Su versión fue aprobada (a pesar de un ajustadísimo calendario de trabajo) y el piloto fue encargado. Curiosamente, el jefe fue despedido poco después, entre otras razones, por aceptar un proyecto tan caro y arriesgado.

Pese a todo, la participación de Abrams en Perdidos siempre fue muy reducida. El guionista y director estuvo involucrado en la primera temporada, pero a partir de entonces los verdaderos responsables de la ficción fueron Carlton Cuse y Damon Lindelof. A ellos son a los que tenéis que atacar si no os gustó el final de la historia.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Lost por Geoffrey Chandler, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/hotrodhomepage/153756421/

Seguir leyendo
Compartir
05
sep 14

Todo lo que no sabías sobre ‘Los Soprano’

El fallecimiento de James Gandolfini el pasado mes de junio nos invita a mirar atrás y recuperar curiosidades que no todo el mundo sabe sobre Los Soprano, una serie irrepetible de HBO que marcó un antes y un después en la historia de la televisión de calidad.

El éxito público y crítico de Los Soprano cambió para siempre la industria televisiva norteamericana. La ficción de HBO fue la primera de cable en ganar el Emmy a la mejor serie dramática en una época en la que sólo triunfaban producciones de los canales generalistas. Ahora la tendencia se ha invertido, en parte a la revolucionaria ficción de David Chase, quien creó el concepto “serie de autor”.

El impacto de la producción fue mucho más allá de la pequeña pantalla. Se escribieron numerosos libros sobre esta, se lanzó a la venta un videojuego, los recopilatorios de las canciones que salían en la serie se convirtieron en superventas en todo el mundo y el canal se hizo de oro con el merchandising que los fans compraban compulsivamente. Los Soprano fue toda una mina de oro.

Una audiencia extrañamente irregular para la serie estrella de HBO

Hasta su segunda temporada, Los Soprano no se convirtió en el fenómeno que todo seriéfilo debía seguir. Entre el primer y segundo año la audiencia subió en más de tres millones de espectadores, aunque la evolución de la audiencia fue irregular. El cénit de la serie curiosamente no coincidió con su entrega final, sino con la cuarta temporada (promedió unos espectaculares once millones por episodio). La desastrosa decisión de dejar grandes espacios de tiempo entre las nuevas entregas provocó que la última temporada de la ficción fuese la tercera menos vista de todo el programa.

Un final emblemático que descolocó a la audiencia

El controvertido final hizo de la serie creada por David Chase un tema de debate público. HBO contó que decenas de espectadores llamaron a las oficinas del canal porque pensaban que la señal se había estropeado en la última escena del capítulo, aún confusos por la magistral conclusión de la travesía del inolvidable Tony Soprano. En las semanas posteriores a la emisión del capítulo las parodias del desenlace se sucedieron; entre ellas, una cortesía de los protagonistas de Padre de familia en plena gala de los Emmy de 2007.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de James Gandolfini por gdcgraphics, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/gdcgraphics/6189999947/

Seguir leyendo
Compartir
02
sep 14

Todo lo que no sabías sobre Sexo en Nueva York

El 22 de febrero de 2014 se cumplieron diez años de la despedida de Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda de la pequeña pantalla. Las dos películas han empañado parte del legado de la comedia inspirada en las columnas de Candace Bushnell, pero que nadie se engañe: Sexo en Nueva York es historia de la televisión.

Sexo en Nueva York revolucionó la televisión a finales de los años noventa. Muchos han intentado hacer de menos a la ficción creada por Darren Star a partir de una columnas de la escritora Candace Bushnell, pero la serie protagonizada por Sarah Jessica Parker fue clave a la hora de poner en el mapa a HBO antes de que se estrenasen las series por las que se eleva a los altares al canal hoy en día. La ficción fue un fenómeno televisivo, social y estético. Carrie Bradshaw se convirtió en un icono de la moda y de la época, haciendo de Parker la imagen más perseguida por las marcas y las revistas.

Más allá de su impacto indudable en la cultura popular, la comedia supuso una revolución en el tratamiento del sexo en la televisión, especialmente en el campo femenino. La serie también fue un estandarte para la televisión de cable. Sexo en Nueva York fue la primera serie de cable en ganar el prestigioso Emmy a la mejor ficción de comedia o musical. Aunque el verdadero campo de éxitos de la producción fueron los Globos de Oro, donde se llevó el premio gordo en 1999, 2000 y 2001.

Durante los años de emisión de la serie la noticia no saltó a los medios, pero lo cierto es que Sarah Jessica Parker y Kim Cattrall no tenían relación alguna lejos de las cámaras. Algo curioso, dada la química que tenían en pantalla Carrie y Samantha. Todo apunta a que la relación se complicó cuando Parker se convirtió en una de las productoras de la serie.

Un fenómeno que saltó al cine

El gran éxito de audiencia de la última temporada dejó abierta la puerta de la continuidad de las aventuras neoyorquinas de las chicas en forma de largometrajes para cine. La primera película fue un éxito mundial, superando los cuatrocientos millones de dólares en todo el globo. Sin embargo, las malas críticas y el descenso en la recaudación de su continuación apuntan a que no habrá un Sexo en Nueva York 3, al menos por ahora. 

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Sex And The City 2 iPad Wallpaper por xploitme, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/45928872@N08/4655965653/

Seguir leyendo
Compartir
02
sep 14

Todo lo que no sabías sobre Ally McBeal

Entre 1997 y 2002, Fox (Telecinco en España) emitió Ally McBeal, una serie que marcó un antes y un después en la comedia romántica televisiva. Calista Flockhart se convirtió en una estrella de la pequeña pantalla con una producción que levantó polémicas, ganó premios y vendió millones de discos, entre otros logros.

En los años noventa, el guionista y productor David E. Kelley estaba considerado como el rey de Hollywood. Forjado en la escuela de la prestigiosa La Ley de los Ángeles, el escritor y abogado acabó independizándose y creando ni más ni menos que tres series ganadoras del Emmy. Dos de ellas, El abogado y Ally McBeal, le permitieron convertirse en el único guionista que ha ganado el mismo año los premios a mejor serie de drama y comedia. Más allá de sus premios, Ally McBeal se convirtió en un icono de la década, en una serie que levantó pasiones y controversias en sus cinco años de recorrido por las parrillas.

El feminismo (o no) de la serie se convirtió en uno de las principales virtudes o defectos de la serie, todo depende de a quién preguntases. También fue motivo de crítica la delgadez de su protagonista, Calista Flockhart. En cualquier caso, la serie se convirtió en todo un fenómeno que supo saltar a la lista de ventas musicales: Vonda Shepard vendió millones de discos gracias a las versiones que interpretaba en cada capítulo.

Antes de convertirse en una estrella de Hollywood gracias a Iron Man, Robert Downey Jr. participó en la cuarta temporada de la serie en el papel de Larry, un divertido abogado que robaba el corazón a la protagonista. El personaje enamoró a los críticos y seguidores de la serie, pero los problemas de Downey Jr. con la ley acabaron forzando su despido. Kelley quería seguir contando con el actor, pero la cadena obligó al guionista a eliminar el personaje de la ficción justo antes de la boda entre Ally y Larry. Downey Jr. nunca regresó a la serie, pero al menos ganó un Globo de Oro y un premio del Sindicato de Actores por su interpretación.

Un final interrumpido

Aunque para final triste, el de los espectadores españoles: Telecinco decidió dejar de emitir la serie un episodio antes de su desenlace definitivo. En definitiva, un triste cierre para un simpática serie que nos dejó momentos y personajes memorables.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Calista Flockhart por yellowblade67, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/33427671@N06/3169469823/

Seguir leyendo
Compartir
31
ago 14

Top 10: los episodios más vistos de la historia de la TV

Más de 125 millones de norteamericanos vieron el 28 de febrero de 1982 cómo llegaba a su fin MASH, una comedia dramática ambientada en la Guerra de Corea que se acabó convirtiendo en el relato antibelicista más popular de la historia. Cheers, Friends, Magnum P.I. o Seinfeld aparecen también en el ranking de las series más vistas.

65758-top-10-los-episodios-ms-vistos-de-la-historia-de-la-tv-1380731296

Corren tiempos difíciles para la televisión. La competencia de mercados relativamente nuevos como Internet o los videojuegos han hecho que consumir series televisivas sea una opción secundaria en la vida de los antaño fieles espectadores. Hoy en día, en Estados Unidos, es una grata noticia si alguna supera los diez millones. Si rebasa los veinte (como lo hace NCIS) es directamente un milagro. En 1982, el último capítulo de la inolvidable MASH fue visto por más de 125 millones. O lo que es lo mismo, prácticamente el triple de la actual población española.

Ninguna ha sido jamás capaz de acercarse a los datos que consiguió la ficción escrita y protagonizada por Alan Alda. La que más se ha aproximado es la sitcom Cheers, que superó los 84 millones de espectadores con su capítulo final en 1993. Con algo más de 76 millones se quedó el desenlace de Seinfeld, que estuvo a punto de ser cancelada por la NBC porque a la gente no le interesaba, hasta que en su cuarto año estalló y se convirtió en un fenómeno nacional. En el cuarto puesto nos encontramos con el episodio de la Superbowl de Friends, con más de 52 millones. Cierra el grupo de los 50 millones la serie policiaca que encumbró a Tom Selleck: Magnum P.I.

La comedia, el género más popular en América

El show de Bill Cosby se despidió de los espectadores en 1992 con 44 millones, cuatro más de los que consiguió la revolucionaria comedia All in the Family con su desenlace en 1979. La octava serie del top es Enredos de familia, la comedia que descubrió a toda una generación el talento de Michael J. Fox antes de que se convirtiese en una estrella con Regreso al futuro. Su final logró más de 36 millones de espectadores. Con 35 se quedó el cierre de Un chapuzas en casa, la serie de Tim Allen que en España se vio a través de La 2. Cierra el top el capítulo final de Frasier, que en 2004 consiguió sobrepasar los 33 millones.

Johnny Carson protagonizó la excepción

No es una figura particularmente conocida fuera de Estados Unidos, pero Johnny Carson fue toda una leyenda en Norteamérica. Entre 1962 y 1992 condujo un mítico late night que influyó en generaciones de presentadores y humoristas. Aún lo hace. Su episodio final marcó unos espectaculares 50 millones de espectadores. ¿Se volverán a repetir cifras similares? No lo creo.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Jerry Seinfeld por Alan Light, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/alan-light/2078377117/

Seguir leyendo
Compartir
28
ago 14

Libros adaptados a series

La literatura se ha convertido en una fuente de historias para los creadores televisivos, ansiosos por encontrar nuevas ideas. True Blood, Dexter o La cúpula son algunas de las series que nacieron a partir de exitosas novelas.

Las novelas son una fuente de inspiración común para los guionistas

Hace ya casi un año se publicó el último volumen de las historias de Sookie Stackhouse. Los fans de la producción de HBO pueden estar tranquilos: a True Blood le queda recorrido aún. Durante la última década, los creadores televisivos han mirado una y otra vez a la literatura. Las novelas Pronto y Riding the Rap crearon al sheriff Raylan Givens y se convirtieron en la fuente del western Justified: La Ley de Raylan. De la misma manera, el culebrón adolescente Pequeñas mentirosas es la adaptación de una saga de libros obra de Sara Shepard.

En 2004 se publicó la novela El oscuro pasajero, la primera de una serie de siete, obra de Jeff Lindsay. El relato llamó la atención del canal Showtime, que no dudó en comprar sus derechos para llevarlo a la pequeña pantalla. Curiosamente, la versión televisiva de las desventuras de este asesino en serie de asesinos se alejó de su original literario al finalizar la primera temporada.

Varios estrenos de la próxima temporada están basados en libros

Desgraciadamente para las cadenas, inspirarse en una lectura de éxito no es garantía de nada. La ABC creía tener el nuevo Perdidos entre manos con la adaptación homónima de la novela Flashforward de Robert J. Sawyer, pero la audiencia perdió rápidamente el interés en este drama sobrenatural que arrancaba cuando todo el planeta perdía la conciencia durante 137 segundos. También fracasó La tapadera, la versión televisiva de un thriller judicial de John Grisham que se llevó al cine con éxito con Tom Cruise de protagonista; o El círculo secreto, adaptación del canal juvenil CW de unas narraciones de corte fantástico obra de L.J. Smith.

La cúpula es el último éxito inspirado en una novela

No parece que la moda vaya a acabarse. Josh Holloway (Sawyer en Perdidos) estrenó este año Intelligence. El último gran estreno proveniente de la literatura viene de la mano del maestro Stephen King, inspirador de decenas de películas y series de televisión. Suya es la historia de La cúpula, un thriller en el que los habitantes de un pueblo quedan atrapados por culpa de una cúpula invisible.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de DEXTER por Pimkie, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/pimkie_fotos/3484952865/

Seguir leyendo
Compartir
08
mar 14

Todo lo que no sabías sobre Sexo en Nueva York

El 22 de febrero de 2014 se cumplieron diez años de la despedida de Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda de la pequeña pantalla. Las dos películas han empañado parte del legado de la comedia inspirada en las columnas de Candace Bushnell, pero que nadie se engañe: Sexo en Nueva York es historia de la televisión.

Sexo en Nueva York revolucionó la televisión a finales de los años noventa. Muchos han intentado hacer de menos a la ficción creada por Darren Star a partir de una columnas de la escritora Candace Bushnell, pero la serie protagonizada por Sarah Jessica Parker fue clave a la hora de poner en el mapa a HBO antes de que se estrenasen las series por las que se eleva a los altares al canal hoy en día. La ficción fue un fenómeno televisivo, social y estético. Carrie Bradshaw se convirtió en un icono de la moda y de la época, haciendo de Parker la imagen más perseguida por las marcas y las revistas.

Más allá de su impacto indudable en la cultura popular, la comedia supuso una revolución en el tratamiento del sexo en la televisión, especialmente en el campo femenino. La serie también fue un estandarte para la televisión de cable. Sexo en Nueva York fue la primera serie de cable en ganar el prestigioso Emmy a la mejor ficción de comedia o musical. Aunque el verdadero campo de éxitos de la producción fueron los Globos de Oro, donde se llevó el premio gordo en 1999, 2000 y 2001.

Durante los años de emisión de la serie la noticia no saltó a los medios, pero lo cierto es que Sarah Jessica Parker y Kim Cattrall no tenían relación alguna lejos de las cámaras. Algo curioso, dada la química que tenían en pantalla Carrie y Samantha. Todo apunta a que la relación se complicó cuando Parker se convirtió en una de las productoras de la serie.

Un fenómeno que saltó al cine

El gran éxito de audiencia de la última temporada dejó abierta la puerta de la continuidad de las aventuras neoyorquinas de las chicas en forma de largometrajes para cine. La primera película fue un éxito mundial, superando los cuatrocientos millones de dólares en todo el globo. Sin embargo, las malas críticas y el descenso en la recaudación de su continuación apuntan a que no habrá un Sexo en Nueva York 3, al menos por ahora. 

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Sex And The City 2 iPad Wallpaper por xploitme, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/45928872@N08/4655965653/

Seguir leyendo
Compartir
06
mar 14

Todo lo que no sabías sobre A dos metros bajo tierra

En 2015 se cumplirán diez años del final de A dos metros bajo tierra, la primera serie norteamericana que se atrevió a hablar abiertamente del tema tabú por excelencia: la muerte. Estas son algunas de las curiosidades que dejó a su paso la icónica producción de HBO.

En el año 2000, Alan Ball era uno de los guionistas más perseguidos en Hollywood. La culpa la tenía American Beauty, por la que se llevó un merecido Óscar al mejor guión original. HBO, una cadena en ascenso gracias a los éxitos de Sexo en Nueva York Los Soprano, buscaba un nuevo bombazo y encargó a Ball crear una serie sobre la muerte, un tema tabú que jamás había sido tratado tan abiertamente en televisión. Aunque el proyecto no era personal, Ball fue el que decidió ambientarla en Los Ángeles: “la capital mundial de la negación de la muerte”.

La serie conquistó a críticos y espectadores desde el principio, pero los guionistas tuvieron sus dudas en los primeros compases de la producción. En el primer capítulo se veían varios anuncios paródicos relacionados con la industria funeraria. La intención era que siguieran durante el resto de la serie, pero la idea se desechó tras el piloto. HBO consideraba al principio que la serie jugaba demasiado sobre seguro en sus primeros capítulos. La respuesta de los guionistas fue que la hija adolescente robase un pie en el tercer capítulo de la ficción.

Ahora es una estrella mundial gracias a su papel en esta serie y en Dexter, pero A dos metros bajo tierra es el primer trabajo fuera del trabajo de Michael C. Hall. Rachel Griffiths, Brenda en la ficción, tuvo que convencer a los productores de que ser australiana no era un problema para conseguir un perfecto americano. Frances Conroy, la matriarca de los Fisher, es sólo doce años mayor que su hijo en la ficción, Peter Krause. Este mismo actor estuvo a punto de interpretar al personaje de Hall, pero su química con Griffiths le acabó dando el papel de Nate.

Un final para el recuerdo

La producción de Alan Ball atravesó un bache durante las temporadas tres y cuatro, pero de eso ya no se acuerda (casi) nadie gracias al extraordinario final de la serie, el mejor cierre en la historia de la televisión para muchos seriéfilos. Ese epílogo al son de Breathe Me de la cantante Sia será recordado durante muchos, muchos años.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Six Feet Under por Almudena I. Bernardos, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/gellar/2663928097/

Seguir leyendo
Compartir
04
mar 14

Todo lo que no sabías sobre ‘Urgencias’

La progresiva marcha de sus actores y sus quince temporadas en antena hicieron que el impacto de Urgencias terminase disipándose; pero al César lo que es del César: la serie creada por Michael Crichton fue, con diferencia, el mayor éxito de audiencia de los años noventa, la última gran década de consumo en la televisión norteamericana.

Ahora es recordada principalmente por ser el trampolín a la fama de George Clooney, pero en realidad Urgencias fue el mayor fenómeno de audiencia de los noventa. En una época en la que comedias como Seinfeld o Friends lograban reunir a decenas de millones de espectadores cada semana, la ficción médica logró ser durante cinco años el programa más visto en América. Un espectacular episodio de su segunda temporada, Hell and High Water, se convirtió en el capítulo más visto en una década con unos impresionantes 48 millones de espectadores. Todo el mundo quería saber lo que pasaba cada semana en los pasillos del County General.

El boom continuó hasta que los protagonistas empezaron abandonar el barco. Entonces, las pretensiones cambiaron para Urgencias. La serie que una vez había enamorado a América se negó a cerrar sus puertas en lo más alto y aceptó la pérdida de espectadores que supondría el cambio del reparto. Aun así, lo que consiguió la NBC es realmente espectacular: aguantar quince años en antena y emitir 331 capítulos es simplemente increíble.

Un sinfín de estrellas invitadas

El brutal éxito de Urgencias hizo que muchos actores conocidos estuviesen encantados de tener papeles episódicos en la serie. Ewan McGregor, William H. Macy, Alan Alda, Sally Field, David Schwimmer, Kirsten Dunst, Eva Mendes, Don Cheadle, Ray Liotta, Forest Whitaker, Ernest Borgnine o Stanley Tucci fueron algunos de los intérpretes que se dejaron ver por la ficción.

Un drama que hizo historia en los Emmy

La producción de Steven Spielberg (inicialmente el proyecto iba a ser una película dirigida por el Rey Midás de Hollywood, hasta que este vio un mayor potencial en una versión televisiva) es la serie dramática más nominada en la historia de los Emmy, con 124 nominaciones. Ganó 23 premios, entre ellos el de mejor serie en 1996. Los actores no tuvieron tanta suerte. Las nominaciones fueron múltiples, pero a la hora de la verdad sólo Margulies fue capaz de llevarse a la estatuilla.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de George Clooney – TIFF 09′ por Courtney, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/26230969@N08/3911235446/

Seguir leyendo
Compartir