“Wayward Pines”, en el Arca de Noé

wayward-pines

“Wayward Pines”, que ayer FOX estrenó su segunda temporada, es la inquietante serie adaptada para la televisión por  Chad Hodge, basada en la trilogía del escritor de Sci-Fi, Blake Crouch, coproducida por el director M. Night Shyamalan y que nos muestra una peculiar versión del Arca de Noé en el cuarto milenio.

Pero vamos, como siempre, más allá de los créditos para descubrir cómo surgió la creación de esta serie.

 “Wayward Pines”, efectivamente es una serie que encuadraríamos en el género de ciencia ficción, pero con la peculiaridad que en lugar de desarrollarse en un escenario “distópico”, últimamente el habitual en el género, transcurre en un idílico pueblo rodeado de hermosos parajes llamado Wayward Pines en Idaho. Lógicamente la aparente tranquilidad guarda un inquietante y oscuro secreto.

Este secreto se fue desvelando poco a poco, en la primera temporada, de la mano del agente especial Ethan Burke, interpretado por Matt Dillon, (“La Ciudad de los Fantasmas” 2002, “Crash” 2005), cuando su investigación en busca de otros dos agentes desaparecidos misteriosamente le llevó a Wayward Pines de dónde nunca salió.

Una vez descubierto qué se esconde tras esos bucólicos paisajes, esencialmente a partir del episodio quinto de la primera temporada, la inquietante trama se centra la supervivencia de sus habitantes perennemente amenazada por unos escalofriantes seres “evolucionados”, llamados “abbies”. Estos seres, como el propio el doctor David Pilcher (un formidable Tobi Jones) nos reconoce, son el resultado “aberrante”, pero “natural”, de la evolución de la especie y también de la propia dejadez del hombre que siempre cree tener tiempo para solucionar los problemas manteniéndose inactivo. Menos mal que él supo lo que iba a ocurrir, y con el objetivo de salvar a la humanidad, creó su particular Arca de Noé,  que llamó “Wayward Pines” y a la que dotó de unas también “aberrantes” pero necesarias leyes.

 

¿Y de dónde surgió esta idea?

La serie es una adaptación de la trilogía del escritor americano Blake Crouch, “Wayward Pines” (2012-2014), compuesta por “Pines”, “Wayward” y “The Lost Town”, que ha sido un auténtico best-seller.  Este reconocido y premiado autor de ciencia ficción, traducido a más de veinte idiomas, tiene una exitosa y larga lista de títulos.

El guionista Chad Hodge y el novelista Blake Crouch.

El guionista Chad Hodge y el novelista Blake Crouch.

Por su parte, Chad Hodge, guionista y productor americano (“Want to Marry Ryan Banks” 2004, “Runaway” 2006, “The Playboy Club” 2011), leyó la trilogía y, como él mismo confiesa, se sintió atrapado por la historia llena de misterios y  que le llevó a un final algo paranoico pero sin decepciones. Desde ese momento supo qué es lo que tenía que hacer con la novela…

Escribió el guión para un episodio piloto “de casualidad”, ya que no existía ningún proyecto ni encargo previo para adaptar la novela a la televisión, algo que el sí se había propuesto. Acudió a su amigo el productor Donald de Line (“The Italian Job” 2003, “Linterna Verde” 2011, “Mentiras en la Red” 2008) que aceptó el proyecto y pusieron en marcha el piloto.

Después,  Chad Hodge y Blake Crouch han vuelto a trabajar juntos, adaptando el primero la novela “Letty Dobesh” que ha dado su salto a la televisión en la serie “Good Behavior” con la TNT.  Por cierto, la serie está protagonizada por nuestro Juan Diego Botto junto a Michelle Dockery (“Downton Abbey“).

 

¿Y M. Night Shyamalan?

Pues no, el afamado director hindú, afincado en Filadelfia (Pensilvania),  M. Night Shyamalan (“El Sexto Sentido” 1999, “El Protegido” 2000, “Señales” 2002, “La Joven del Agua” 2006, “El Incidente” 2008, “La Visita” 2015), no ha intervenido en la creación de la serie.

Hodge y De Line buscaban un nombre fácilmente reconocido para la dirección de ese episodio piloto. El primero en la lista era Shyamalan. De hecho, consideraron que su película “El Bosque” (2004) podría recordar lejanamente a la serie. Sin apenas confianza en que aceptaría, le enviaron el guion. Al día siguiente el director aceptó lo que sería su primera incursión televisiva, y además se convirtió en coproductor de la serie junto a Crouch, Hodge y De Line.

Los protagonistas de Wayward Pines T1, con el director M. Night Shyamalan y Chad Hodge.

Los protagonistas de Wayward Pines T1, con el director M. Night Shyamalan y Chad Hodge .

 

¿Qué podremos encontrar en la serie?

Con el estreno del primer episodio de esta segunda temporada, como novedades tenemos a un nuevo protagonista, el doctor Theo Yedlin interpretado por Jason Patric (“Speed 2: Fuera de Control” 1997, “El Álamo” 2004, “En el valle de Elah” 2007). No parece que Jason vaya a tener mucha  dificultad en superar al anterior, y en ocasiones poco convincente protagonista. Al doctor Theo le acompaña un oportuno historiador llamado C.J. Mitchum que interpreta el genial Djimon Hounsou (“Amistad” 1997, “Gladiator” 2000, “América” 2004, “Blood Diamond” 2006).

Wayward Pines, segunda temporada, con Jason Patric como protagonista.

Wayward Pines, segunda temporada , con Jason Patric como protagonista.

Además de estas novedades, y con la reservas de la única emisión del primer episodio de esta segunda temporada, parece que vamos a encontrar similares situaciones que en la primera. Esa inherente e instintiva lucha por la supervivencia del hombre, en la que el fin siempre justificará los medios, por muy encarnizados que estos sean. La fragilidad de esta supervivencia ante las amenazas internas de los habitantes del pueblo y externas, de los “abbies”. Un escenario intencionadamente confuso, inquietante y lleno de secretismo, donde también tendrán cabida las otras “batallas” humanas. El amor, los celos, la soberbia, la necesidad de reconocimiento y de pertenencia a un grupo,  la manipulación, el fanatismo, la intolerancia, el sacrificio, los miedos…

Y todo en ese encantador lugar con perfectas casitas blancas de preciosos jardines rodeadas de unos espectaculares bosques. Que por cierto ¡sí existe en realidad! Se llaman Agassiz y Coquitlam, dos ciudades situadas en la región de la Columbia Británica  en Canadá en las que ha sido rodada la serie.

En definitiva, “Waywards Pines” es una serie intensa, intrigante y para amantes de la ciencia ficción que busquen emociones más allá del suspense psicológico. Os dejo el tráiler de esta segunda temporada para poder juzgar.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*