HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: Nos gustan las series

Series Tv

08
feb 15

Marco Polo

marco-polo-header-2

 

Oigo y olvido. Veo y recuerdo. Hago y comprendo

 

Lo primero que llama la atención cuando empiezas a ver Marco Polo, todavía en títulos de crédito, es la alianza o colaboración entre Netflix y The Weinstein  Company TV. Es una coalición con una potencia  y una apertura a experimentar en nuevos territorios muy importante. Estos dos gigantes del mundo del audiovisual se han unido para hacer algo grande, a la altura de Marco Polo y de las pretensiones imperiales del Kan de Mongolia.

También llama la atención  ver a un italiano y a dos imperios, Mongolia y China, comunicándose en  un perfecto inglés. Cuando estás acostumbrada a ver  cine japonés, chino, coreano…en sus lenguas maternas,  y  lees los subtítulos en la tuya, te sorprende con que naturalidad  los estadounidenses  ruedan en inglés. No hay ni el más mínimo rubor,  ni contradicción, la consigna es clara: Todo el mundo habla y entiende el inglés.

Por supuesto,  destaca, especialmente,  la belleza de las mujeres orientales. Son eróticas, enigmáticas, delicadas,  sensibles, crueles… También, la belleza de su arquitectura, palacios, templos. La forma de dotar con  personalidad propia, los espacios interiores, el agua, las plantas… Todo en ellos es Zen.

Hay muchos guiños culturales a sus raíces literarias, cinematográfica: el monje ciego que practica kung Fu, la fascinación por las armas blancas. Las utilizan para erotizar, danzar, batirse en duelo, y auto infligirse castigos extremos. Por ahí anda La casa de las dagas voladoras, Mishima kung fu, la música de Mongolia, las artes marciales y los proverbios,  etc.  

La batalla por el poder, el ansia de dominio y el control económico hacen de la crueldad una práctica casi imposible de soportar. Pero hay una pequeña historia que me conmovió especialmente y me gustaría compartir. El canciller chino, un hombre hambriento de poder, con una  necesidad enfermiza de  ejercer el dominio sobre los demás,  mantiene una relación muy cercana con su sobrina, una niña,  hija de una de las mejores concubinas del Imperio Chino. La niña confía en él, le venera, ingenua a la maldad humana. Él, admirador de las mantis religiosas,  tiene un plan con ella. Está preparándola, con gran paciencia y perspectiva temporal,  como moneda de cambio,  para chantajear y utilizar a su hermana. Cuando llega el momento, empieza a torturarla. Lo original, es que lo hace con la aprobación y consentimiento de la propia niña. La niña se somete con una bella sonrisa,  incapaz de defenderse del atrocidad y perversión de su tío. Simplemente la ha domado,  como a un animal de circo.

 

www.youtube.com/watch?v=NOuajTl0hBA.  Banda sonora serie

Seguir leyendo
Compartir
01
feb 15

Noticias breves, un tráiler y dos grandes canciones

parenthood-final

Una despedidaParenthood, sólo queda el capítulo 13 de la 6 temporada, y se irán para siempre. Lloraré. Y cerraran la serie con una canción que ha formado parte, en varios capítulos,  de su gran banda sonora:  Forever young.

 

www.youtube.com/watch?v=QUr5v2aWijw

 

Una novedadTogetherness. HBO. Primera temporada. Gran banda sonora, sobre todo en el inicio y cierre de cada capitulo. Evolución positiva. El tercer capitulo se inicia con God´s gonna cut you down, Johnny Cash, también sonó en la banda sonora de  Sons of anarchy. Temazo. 

www.youtube.com/watch?v=ht7mxF9XZiA

 

 

Algo redondoLa tercera temporada de Borgen es imprescindible Pocas series evolucionan tanto.

 

Girls: He necesitado tres temporadas completas y tres capítulos de la cuarta temporada para rendirme a Lena Dunham y sus amigas. Son diferentes, atrevidas, divertidas, irreverentes, egocéntricas, autobiográficas…Me gustan.  Además, me han hecho conectar, ya era hora,  con la auto-peluquería.

 

Tráiler de la tercera temporada de The americans. Estreno 28 de enero. Ella ha puesto de moda la melena al lado. Un clásico en el resto de series, y en cualquier alfombra roja. También han vuelto Looking y Suits.

www.youtube.com/watch?v=FFS0ibOwsSI

 

Seguir leyendo
Compartir
25
ene 15

Conciliación laboral en las series políticas

Aprovechando el embarazo de Susana Díaz, Presidenta de la Junta de Andalucía,  que   sigue la estela abierta por otras políticas española, Carme Chacón y Soraya Sáez de Santamaría, vamos a analizar la conciliación familiar en las series política.  Hemos elegido dos series Borgen, danesa, y Madan Secretary, USA.

En Borgen, Birgitte Nyborg  se convierte en la primera mujer en llegar al cargo de  Primer Ministro de Dinamarca. Borgen es el término coloquial con el que se conoce el Palacio de Christiansborg, sede de la oficina del Primer Ministro.  Birgitte está casada y tiene dos hijos.

Madam Secretary, USA,  Elizabeth McCord sustituye, a petición del Presidente de los Estados Unidos,  al Secretario de Estado,  muerto en extrañas circunstancias. También está casada y tiene tres hijos.

Ambas actrices, Katrine Fønsmark y Téa Leoni, hacen un trabajo enorme, dan veracidad a la profesionalidad de las dos políticas. Son negociadoras, arriesgan en sus propuestas políticas. Brutal el vestuario y el maquillaje de las dos series. Componen dos mujeres elegantes, femeninas, bellas. Ninguna renuncia a su feminidad pero nunca erotizan, sin necesidad, su profesión.

_58434757_borgen304

Pero lo mejor que tienen ambas series,  son los maridos. Cada capítulo, les vemos  cocinar, encargarse de los niños, aceptan sin discusión los secretos de estado, ven a sus cónyuges abandonar el lecho en mitad de la noche sin hacer escenitas extrañas  y esperan, con paciencia, el momento adecuado para tener sexo… Por supuesto han apoyado a sus mujeres en sus carreras políticas. Ambos son sexys, guapos, visten con cierta informalidad, es decir, vaqueros. Y ejercen la enseñanza como profesión.  Pero los dos matrimonios corren diferente suerte en la ficción. El matrimonio de la Secretaria de Estado continúa cómplice ante la vida,  sin grandes sobresaltos, mientras que el matrimonio de la Primera Ministra se agota, al menos momentáneamente,  en la primera temporada. El marido danés pierde  la conexión con su mujer, deja de reconocerla y decide guardar el recuerdo de un pasado feliz, al ver deteriorase su vida en pareja.

Yo elegiría al marido de la Secretaría de Estado como el marido del año, tiene encanto, nunca deja de ser masculino, su autoridad no tiene fisuras y su autoestima tampoco. Los hijos de este matrimonio son rebeldes y se saben defender  de sus padres y de la presión que recibe su familia. El marido de la Primer Ministro empieza muy bien,  pero no es capaz de digerir los cambios que el cargo de su mujer supone en su vida. Los hijos son muchos más vulnerables, no saben defenderse de los conflictos paternos ni de la  presión, la soledad…Huelen a víctimas.

Ambas series son un ejercicio brillante de la visualización de las dificultades que supone conciliar familia y política. Se ve con una claridad meridiana  que esa dificultad aumenta si el cargo político lo ejerce una mujer, pero son un gran ejemplo de la nueva realidad entre géneros, y en está ocasión suponen  un gran avance fuera de los tópicos machistas. También desvela el esfuerzo, casi inhumano,  que pide la política. Realmente, es casi imposible tener una vida personal, pero ese absurdo se hace más visible al colocar a una mujer en el poder porque el sufrimiento ajeno, maridos, hijos, padres, amigos, se manifiesta desde una perspectiva nueva, menos usada y mucho más efectiva.

Seguir leyendo
Compartir
18
ene 15

Yo no soy Alicia Florrick

the-good-wife-cast-cbs-636

Hace unos meses,  en un artículo que dediqué a The Good Wife,  pedía la cancelación de la serie porque no quería odiar a Alicia. Bien, pues la serie no se canceló  y he comenzado a odiarla. Por supuesto, la factura, el montaje, vestuario y música  de la serie siguen siendo excelentes, pero lo de dentro, tramas y personajes, se les ha estropeado.

Creo que Los Globos de Oro de 2015,  han hecho justicia a la serie dejándola sin premio. ¿Por qué? Por un enorme ramillete de razones. Veamos:

1º Kurt McVeigh: El marido de  Diane Lockhart. Diana, en las primeras temporadas de la serie, era una mujer poderosa que no había podido compaginar su vida profesional, con una vida amorosa exitosa,  pero de vez en cuando se daba una alegría. En la quinta temporada se casa,  y cuando todos creemos que los guionistas van a resolver este enigma, vida profesional/ vida amorosa en  mujeres con poder y ambición, el marido de Diana desaparece al más puro estilo: voy a por tabaco y no vuelvo, así nosotros nos quedamos sin resolver el interesante problema de Diana. Por supuesto, desde este momento,  Diana no vuelve a mencionar a su  marido, no vuelve a ligar y no vuelve a tener vida privada.

2º.  Peter Florrick, el marido de Alicia, cada capítulo es más, más y más desagradable. Tan desagradable  que no quieres volver a verle.

3º.  Cary Agos, el socio  de Alicia y Diana. Espero, sinceramente,  que no esté enfermo en la vida real,  pero en la pantalla parece un hombre que sufre de anorexia o  tal vez, Kalinda Sharma es una mantis religiosa y le está matando con extrema lentitud.

4º. Los cambios de localización/empresa, nuevos socios/socios no deseables,  para volver al mismo lugar, los mismos despachos y los mismos socios que vuelven a ser deseables. Es lo que se llama cambiar para qué todo siga igual.  Tal vez, han hecho estos falsos cambios para ver si nos olvidábamos de Will Gardner.  Pero no parece haber funcionado del todo,  porque  Kalinda  seguirá su estela, dejando la serie al finalizar esta temporada.

5º. ¿Qué ha pasado entre Kalinda y Alicia?  ¿Tan grave ha sido?  En las tres últimas temporadas, no han tenido ni una sola secuencia interesante y era una relación tan prometedora…

6º. Por Alicia, ¿a quién le es fiel? ¿A su marido? ¿A Will? ¿A sus hijos? Ella misma se hace está pregunta, tras la muerte de Will en un final de capitulo donde no es capaz de afrontar una cita. Por supuesto, Alicia no se responde  a la pregunta.  Ella no mantiene ninguna relación con su marido,  mientras Peter tiene relaciones con otras mujeres.  Peter y Alicia no son ni amigos y los hijos del matrimonio capean la vida claramente sin padre. ¿Ha renunciado Alicia  al sexo? ¿Se ha convertido en una especie de monja seglar? ¿Es la idea de mujer que quiere trasmitir a sus hijos, a su hija? ¿Una  madre sin vida emocional? ¿Una mujer asexuada?

 

Entre la sospecha de mantis religiosa de Kalinda,  la ausencia de vida privada de Alicia y Diana, y una vida profesional cada día más aburrida, me asaltan serias dudas, ¿qué tipo de mujeres son ahora Alicia, Diana y Kalinda? ¿Han regresado al pasado? ¿Han sido derrotadas en la lucha de compaginar vida profesional y vida privada? ¿Están en la serie para justificar el sacrificio como forma natural de ser mujer? si es así, la serie ha traicionado todos sus principios.   Desde luego,  una cosa está muy clara: No son las mujeres que una vez amé.

images

Seguir leyendo
Compartir
28
dic 14

Despedidas, Decepciones y Nuevas Esperanzas. Series 2014. 2ª parte

 

WF9D6UT594FUAD3XV2VZ

 

Lo prometimos y lo cumplimos. La mejor secuencia del año.  Serie The Affair:

 

 

Temporada 1. Capítulo 8. Secuencia  1. Escuela Pública. EXT.  Día.

 

En la puerta de la escuela pública  hay alumnos entrando. Es invierno y hay nieve. Noah llega tarde a clase. Suena la campana y comienza a correr. Noah viste de negro y gris, lleva un maletín.

 

Off Noah

Bueno, ¿cómo se llamaban las familias de …
Temporada 1. Capítulo 8. Secuencia  2. Escuela Pública. INT.  Día.

 

Noah

…Romeo y Julieta.

 

Noah pasea a lo largo de la pizarra, juguetea con una tiza pequeña.  Viste una camisa de cuadros de colores discretos, lleva corbata.  Sus alumnos le miran y escuchan con atención.  En la clase hay muchos alumnos, la mayoría  negros.

 

Noah

¿Alguien? ¿Nadie?
Una alumna contesta sin mucha seguridad.

 

Alumna 1

¿Capuletos y Montescos?

 

 

Noah

Capuletos y Montescos. Bien, estupendo. ¿Por qué tenían que morir?
Otra alumna contesta.
Cherisa

Está en la obra, Sr Solloway

 

 

Noah

Sé que está en la obra, Cherisa, pero hasta la mañana siguiente a la boda,  Romeo  y Julieta  es  una comedia en el sentido clásico de la palabra.  Entonces, ¿Por qué Shakespeare decidió cambiarlo?

 

 

Contesta otro alumno.
Alumno 1

Porque era un flojo.
Todos ríen, el profesor también.

 
Noah

Ok, alguien más. (Todos guardan silencio) ¿Keisha?
Keisha se mantiene en segundo plano, no quiere llamar la atención.

 

 

Keisha

Quizá eran demasiado felices.

 

Noah

Bien, me interesa, dime más cosas.

 

 

Keisha  se anima, incluso dramatiza su respuesta, apoyándose en sus brazos.
Keisha

Bueno la situación no es culpa suya, él dijo: “nos vemos allí”  y ella dijo: “estaré allá”  y entonces su abuela…
El profesor la interrumpe.

 

 

Noah

La nodriza.

 

 

Keisha

Sí, y ese tipo raro…
Noah

El fraile.

 

 

Keisha

La fastidian…

 

 

Noah la mira satisfecho y orgulloso. Todos vuelven a reír.

 

 

Noah

Exacto, muy cierto, y ¿por qué la fastidian?

 

 

Keisha

Porque son viejos.

 

 

Noah

¡Son viejos! ¡Exacto! Son viejos como yo, son adultos y los adultos son imperfectos.  Romeo y Julieta son niños.  Son inocentes. Nunca han hecho daño a nadie, nunca han  traicionado  a nadie,  eso es así porque son inocentes. Su amor es puro.

 

 

Todos los alumnos le escuchan con atención.

 

 

Noah

Pero,  entonces, intervienen los adultos, incluso aunque quieren ayudar, la nodriza y  el   fraile  lo hacen, y acaban corrompiendo su amor.  Por tanto,   Shakespeare nos intenta  decir que el amor puro no puede prosperar en un mundo imperfecto.

 

 

Silencio. Los alumnos le miran con admiración.

 

 

Noah rompe el momento, abre el libro para continuar con su lectura.

 

Noah
Ok, acto tercero, escena cuarta.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
21
dic 14

Despedidas, Decepciones y Nuevas Esperanzas, Series 2014, primera parte.

steven-lippman_the-affair-12

El 2014 ha tenido grandes despedidasThe killing, How I met your mother, Longmire,  Fringe, Gossip Girl , Boardwalk Empire, Sons of anarchy, The Fall, Parenthood, The Newsroom, Luther. Algunas de estas series  nos han acompañado durante varios años de nuestra vida, otras no han merecido nuestra atención,  pero siempre son muy importantes esos capítulos de cierre, que a veces no logran satisfacer las expectativas de los espectadores. No es fácil  y si analizáramos esos capítulos o esas temporadas finales veríamos que el arco de decepción tiene una gran gama de colores.

 

Para mí, las decepciones de la temporada han sido: la segunda temporada de The Fall (Stella se ha convertido en una voyeur paralizada frente a una pantalla espía)  y la cuarta de Homeland  (Carrie sigue siendo la  protagonista, sigue teniendo la autoridad pero es solo una apariencia que la hace sobreactuar en todos los planos). Ninguna de las dos series ha colmado, ni de lejos, las  expectativas generadas. Por el momento,  no vamos a entrar en  más detalles ni de las despedidas ni las decepciones, nos vamos a entregar completamente a las nuevas esperanzas, a las nuevas ilusiones como parte de nuestros propósitos para el nuevo año. Ha habido cosas muy interesantes, que me ha costado encajar pero que he acabado degustando con placer como The Leftoversseries que  he guardado para el 2015 como The Knick (como me gusta que Steven Soderbergh siga en forma), Transparent  y You’re the worst, y reconozco un par de asignaturas pendientes para septiembre que no he logrado digerir bien:  Penny Dreadfu y Silicon Valley.

 

Este 2014, me  han gustado mucho Fargo y  Halt and Catch Fire (espero muy ilusionada su segunda temporada). Me ha apasionado  True Detective, pero ya he escrito sobre ella y solo nos queda esperar  expectantes la siguiente temporada. Quería encontrar algo nuevo para recibir el año y no he tenido ninguna duda para realizar la elección: The affair . Esta serie me ha enamorado completamente, desde el primer capítulo, desde el primer plano. ¿Qué tiene The Affair?

 

-Dos actores excepcionales: Domininic West, fue el detective James “Jimmy” McNulty en la inolvidable The Wire (HBO) y Ruth Wilson, Alice Morgan en Luther(BBC).  Él interpretó a ese pésimo marido y mal padre pero persistente detective, al que todos quisimos acompañar en la batalla contra la corrupción en Baltimore. A ella le envidiamos cuando permaneció  hasta el final ayudando a Luther,  personal y oscura, para fugarse con él, hacia una dirección desconocida.  En The Affair,  son Alison y Noah. Ella, en verano, le roba todos los planos. Es la visualización de esa frase mil veces escuchada: No es la más guapa, pero tiene algo que vuelve locos a los hombres. Tal vez la mirada, el labio superior, el pelo sin domar, los paseos en bicicleta, el sol, la noche, la playa, el agua…  A él le sientan mejor los colores cercanos al negro. Él reina en invierno, cuando la serie se centra en las calles de Nueva York,  rodeado de abrigos, lluvia, nieve, cuando la luz se vuelve plomiza.

 

-Una localización llena de magia:  Montauk,  pueblo  turístico, playa, faros  y pesca, situada  en la ciudad del  East Hampton en el condado de  Suffolk County, New York., (justo en la punta de la península de Long Island). Un eterno dilema, la vieja  mezcla  entre autóctonos atrapados  y veraneantes en busca del paraíso que se chocan para confirmar que el infierno existe.  Amores de verano, historias furtivas que te liberan de la realidad,  de la propia identidad y de los aislamientos invernales en forma de dos matrimonios agotados por el tiempo y por los acontecimientos familiares. Las parejas de los protagonistas son dos personas que aportan a nuestros protagonistas aburrimiento, límite, y lejanía de cualquier posibilidad de abrazar la pasión y la esperanza de una vida más interesante y menos mecanizada.

 

-Una estructura original. La serie tiene una estructura con dos puntos de vista. Cada capítulo dura una hora, dividida en media hora para cada uno. Por supuesto las versiones no coinciden. Los aspectos que cada uno elige para contar la historia son totalmente diferentes y eso genera una inquietud, una perspectiva que logra atraparte. A veces,  no coinciden ni el vestuario que llevaban puesto. Él siempre le ve con minifalda, dispuesta para el sexo. Ella se recuerda  más pulcra y  menos sexual, pero eso es lo superficial; lo importante es que él tarda un siglo en ver su drama, en ver la profundidad de su dolor. Es como si la  sensualidad de ella  atrajera a los hombres  para cegarles y pegarles contra un muro trasparente que les impide acercarse a ella de verdad.  El conflicto de él, es más prosaico,  menos elevado, mucho menos interesante. La estructura tiene otra peculiaridad interesante, que además  recuerda a la primera temporada de True Detective.  Ese salto de tiempo  marcado a través de un detective que  interroga por separado,  a los dos protagonistas,  en un pequeño despacho,   por una muerte que queda en segundo plano y que va haciéndose visible muy poco a poco. Intuimos grandes cambios en la vida de ambos,  pero no tenemos la confirmación de donde situarlos. Eso te hace necesitar descubrir la naturaleza de esa verdad oculta, inacabada.

 

-La literatura es el papel de regalo con el que los creadores han envuelto la serie. Él es profesor de literatura. Ha escrito una novela y quiere escribir otra. Su suegro es un escritor famoso y rico. Ella es una musa,  un golpe de inspiración que rompe en pedazos el mundo de él. Y tiene, desde mi punto de vista,  la mejor secuencia del año. Es tan buena que la vamos a transcribir para leerla una y otra vez . Pero… tienen que esperar, lo haremos en la siguiente entrega.

 

Seguir leyendo
Compartir
14
dic 14

The Newsroom: Periodistas Mar a Dentro

TheNewsroom

 

Creada por Aaron Sorkin y protagonizada por Jeff Daniels para HBO, se despedirán de la pantalla de tv, en su tercera temporada. Probablemente, esta última temporada está siendo mi favorita.  La única pega es la relación amorosa entre los dos protagonistas, Will McAvory (Jeff Daniels) y Mackenzie McHale (Emily Mortimer). La pareja vaga por las escenas con frialdad, desapego, sin muestras de afecto y su erótica no nos convence ni fuera del trabajo.  No han acertado con el trabajo de peluquería de Emily, físicamente, no está radiante. Su  posición en la tramas es muy secundaria y no parece tener mucho sentido que una mujer que ha sido reportera en  oriente medio desee una boda con 300 invitados  y toda la parafernalia que rodea este tipo de eventos. Te gustaría pensar que a las mujeres inteligentes y osadas les gustan más las ceremonias íntimas,  con toda la autenticidad que rodea las pequeñas ceremonias. Afortunadamente, la realidad le ofrece una oportunidad irrenunciable de cancelar el bodorrio y hacer una ceremonia más acorde con los personajes o, bueno… conmigo.

 

El prota, en cambio, ha ganado presencia,  incluso ese deseo de resultar menos tradicional para estar a la altura de su prometida, una mujer más progresista e irreverente que él, le ha hecho crecer. Además, está viviendo con una gran dignidad y aplomo esta temporada. Sabe,  por contrato,  que ya han rodado el final de la serie y que nadie parece estar a su altura.

 

En esta tercera temporada el tema central es la libertad de expresión y la rentabilidad financiera de las grandes cadenas. Un equilibrio difícil de sostener.  Pero para mí ha habido un pequeño  oasis,  una pequeña subtrama que define esta temporada y define el espíritu de la serie:

 

Voy a destacar una  pequeña parte que vive de  forma independiente en el capítulo tercero. La jovencísima  Jordan (Alison Pill), encuentra, por casualidad, una noticia importante. La afronta con una ética casi evangelizadora, pero tiene premio. El premio es una entrevista en las noticias de la noche. Preparan la entrevista y el prota le hace algunas preguntas, pero también le deja hablar y ,poco a poco, vamos viendo la gravedad de lo que el científico está diciendo. La especie humana no tiene futuro. El CO2 que se ha emitido ya es suficiente para devastar la tierra. Ya es tarde para actuar. Lo dice como si estuviera dando los resultados de la  última jornada de la NBA, sin alzar la voz, sin dar lecciones de moralidad, sin dar esperanza… No está comprometido con ninguna ideología,  sólo tiene datos,  hechos que demuestra sus argumentos con los que ha elaborado un amplio informe. Llega la hora de cerrar la entrevista,  se despiden y todos sienten  el dolor de esa noticia. La impotencia de saber algo tan significativo y no poder hacer nada.  Obedientemente, con mucha tristeza, continúan con la vida,  con la siguiente noticia, con los preparativos de una boda, con la pelea por una exclusiva o la pelea sobre si el periodismo digital es suficiente profesional. Aunque todos sepan, todos saben  que es absurdo fingir.  Espectacular.

¿Hay alguien que sea capaz de hacer algo más transgresor,  revolucionario y emitirlo en horario de máxima audiencia?

 

 

Echaremos de menos a su creador que ha decidido no volver a trabajar para televisión. De momento, escribe el guion de la película basada en la vida de Steve Jobs.

Seguir leyendo
Compartir
30
nov 14

La primera mujer blanca tatuada en EEUU protagonista de Hell on Wheels

Pequeña referencia en la prensa española a  la historia de Olive Oatman:  Olive Oatman fue la primera mujer blanca tatuada en los Estados Unidos. Después de que su familia fuese asesinada por los indios Yavapais en un viaje al Oeste en 1850, fue adoptada y criada por indios Mohave, quienes le hicieron un tradicional tatuaje tribal. Cuando fue rescatada a los diecinueve años, se convirtió en una celebridad.

83dd989dfe6144f4bd6266f1d8ea1c20

 

Pequeña referencia al personaje de Eva en Hells on Wheels: Eva es una prostituta de Hells on Wheels que durante su niñez, fue capturada por  un grupo de indios de la tribu Yavapi, que la intercambiaron con la tribu Mohave. Durante su periodo de cautividad le hicieron un tatuaje en la barbilla, que significa tres mantas y un caballo (indicando su valor para ellos).

21022862_20130726112201979.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Comparen las reseñas, comparen la fotos de Olive y de la actriz Robin McLeavy  interpretando a Eva y saquen conclusiones.

 

Por cierto, Eva es uno de los personajes más interesantes de la serie:  puta que vive una gran historia de amor con Elam Ferguson (Lonnie Rashid Lynn, Jr), el esclavo negro que acaba siendo el ayudante de Cullen Bohannan. Cuando se queda viuda,  con un gran esfuerzo, consigue no volver a prostituirse y ser independiente económicamente. Gracias a esa independencia se convierte en una mujer libre y admirada en la comunidad.  Es una gran superviviente.

 

Y para acabar, dos versiones en directo del tema de Bod Dylan,  I Shall Be Released, con el que se cierra la cuarta temporada de Hells on Wheels.  Memorable la voz de Bob Dylan sobre el rostro de Cullen Bohannan visualizando el conflicto que tendrá que afrontar en la quinta, y parece, última temporada de la serie.

www.youtube.com/watch?v=FySFa6H7w-M

www.youtube.com/watch?v=WsJH8hH8eCA

Seguir leyendo
Compartir
23
nov 14

Escalofríos (Sons of Anarchy)

Abel-Doorway_612x380 soa (2)

Lo confieso: en la última temporada de Sons of Anarchy he tenido que taparme los ojos, incluso bajar la pantalla del ordenador, muchas veces. No he podido digerir tanta violencia, me ha superado. Hubiera agradecido a sus creadores que hubieran sobrevolado desde el final de la sexta temporada a los  últimos capítulos de la séptima y definitiva temporada de una de las series más emblemáticas de la historia de la televisión.  Una enorme y eficaz elipsis nos hubiera liberado de tanta violencia y de tanto estancamiento argumental. Muerta Tara era evidente que Jax  iba a perder los papeles y que Gemma  no asumiría  su gravísimo error. Los primeros capítulos de la séptima  temporada han sido largos y reiterativos.

Jax ha llegado tan lejos en esta orgía de sangre desde el error que te alejas de él, no le puedes seguir. No contengo tal grado de fidelidad hacia nadie, no me gustan ni los asesinos ni las orgías de sangre.

A Gemma, Katey Sagal, ya la detestaba en Matrimonios con hijos. Tal vez en su vida personal sea una maravillosa e inteligente mujer,  pero los personajes que definen su carrera como actriz son dos mujeres atroces. Son como un  decálogo que contiene todo lo que odio en una mujer. Manipuladora, torturadora psicológica, siempre dispuesta abrir el conducto del lado oscuro, eso sí, siempre bajo el paraguas de una familia tradicional, siempre disfrazada para hacer creer que va a complacer sexualmente a los hombres. Es la visualización perfecta de una trampa para hombres, y cuando les atrapa, saca todo su arsenal de torturas y maquinaciones. Siempre sembrando para crear un futuro cruel.

Hay tres cosas que han destacado especialmente en estos primeros capítulos de la temporada: El capítulo 7, la pelea entre Juice y Gemma, ser consciente que dependen el uno del otro y que la muerte de uno liberaría al otro.  La creación del personaje del travestí interpretado por Walton Goggis, villano en Justified, que hace una memorable interpretación del travestí que enamora a Tig, Kim Coates, uno de los personajes más oscuros de la banda. Y Abel, el primogénito de Jax.  Se sospecha, se sabe desde los primeros capítulos de esta temporada, que Abel desvelará la verdad a su padre,  pero cuando ocurre no pierde ni un ápice de eficacia. Es una escena llena de ingenuidad y autenticidad. Es cuando empieza la última temporada de verdad, cuando ocurre lo que todos estábamos esperando: ver que va a hacer Jax.

Desde ese momento vuelve Jax, magnifico, sobrecogedor y bellísimo Charlie Hunnam, consciente de su tremendo error, del inaceptable baño de sangre que ha ocasionado en las calles de su ciudad, a otras bandas, y lo peor de todo, a su  propia banda.  Increíble el encuentro con Juice,  con Unser, la reunión con su banda, con Nero. Memorables estas dos frases: “A pesar de todo, es mi madre y la quiero (llorando), cómo pudo hacer algo así”. “Siento que la familia que me tocó haya causado tantos problemas a la familia que elegí”.

El resto vendrá ahora. ¿Morirá Jax? ¿Morirá Gemma? ¿Morirán los dos?  Nos da igual. En el capítulo 13 de la 7º temporada morirá la serie,  pero Jax ha regresado y eso nos dará un mínimo de consuelo para resistir cualquier final.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
09
nov 14

Parenthood/La Isla de los Hombres con Encanto

140318_2760214_When_Talking_Isn_t_Talking                         images

 

El amor “romántico”, “pasional” casi nunca ha cumplido mis expectativas. Algún instante mágico, que debes de retener y saborear durante meses o, incluso, años. Sí, ese recuerdo te salva de muchos errores, te curte ante la soledad y ante la deslealtad del amor, pero ser madre y ser hija me ha compensado de todos los sinsabores de la vida. Con mi padre tuve algún momento de alta incertidumbre pero con mi madre y con mi hija la felicidad ha sido y es completa.

 

Mi madre me hizo sentir que era una persona única que podía alcanzar todo lo qué deseará, pero ser madre es un salto estratosférico en la conducta humana. Ese amar a alguien por encima de cualquier cosa, ese contribuir  lentamente, con paciencia,  a la construcción de un ser humano, es tremendamente gratificante y conmovedor. Sin ninguna duda, estoy muy orgullosa de mi hija, es una de las mejores personas que conozco: madura, libre y resolutiva. Sí,  tiene algún defecto que, por supuesto, no voy a mencionar.

 

Valorando todos estos sentimientos tan positivos, tengo que reconocer que esconde una pequeña frustración. Me hubiera encantado tener otro hijo:  un hijo varón. Ese reto de contribuir  a la creación de un hombre libre, sin deseo de dominio pero sin renunciar a ser masculino, sin dejar de tener atributos. Hay un rostro que cristaliza ese deseo a la perfección. El rostro responde al nombre de Miles Heizer. Miles interpreta al hijo de Sarah Tracey Braverman (Lauren Grahan, Las Chicas Gilmore)  en Parenthood.

 

Ese personaje, ese rostro refleja  la conquista de la masculinidad fuera de cualquier tópico. Ama a las mujeres, ama el sexo, ha tenido muchos problemas en la vida,  ha sido vulnerable,  ha tenido problemas de comunicación, pero ha vencido y en esta temporada, la sexta y última,  se ha convertido en el retrato del hombre que la sociedad tendría que construir. El hijo que toda mujer debería desear parir, el novio ideal, el hermano fiel, el amigo sincero.

 

Este personaje tendría que ser una asignatura obligatoria en los institutos, colegios, universidades, juventudes de  partidos políticos, centros juveniles, etc  para impedir que los patrones machistas se perpetúen, impedir que el porno sea el referente sobre la educación sexual y emocional de los jóvenes. Ese rostro es  la mejor vacuna contra la violencia de género. Y, afortunadamente, no es el único personaje masculino fuera del tópico que hay en Parenthood.  Parenthood contiene un gran número de personajes masculinos interesantes, atractivos. Podríamos publicitar la serie con el siguiente slogan: Parenthood: La serie con  hombres llenos de encanto.

 

Parenthood es una ventana abierta a una pradera en verano, lejos de ruidos, venganzas, violencias extremas,  sin vejaciones, sin mafias, sin  traiciones, tramas, incluso lejos de guiones cerrados. Parenthood es una serie donde la improvisación es la forma de concebir los capítulos, donde los valores éticos  de solidaridad, amor desinteresado,  apoyo incondicional definen la serie. Sí,   a veces es previsible. Hay personajes indefinidos (los padres de Sarah), pero es la serie que quieres ver cuando has tenido un mal día, porque  te invita a recogerte en tu casa, con un Cola Cao,  una mantita y soñar que esa familia es tu familia o que es la familia que venció en la configuración del nuevo mundo que descubrió Cristobal Colon.

 

 

 

 
                                                                                           

Seguir leyendo
Compartir