The Good Wife Archives - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

Series con The Good Wife

12
may 16

¿Alicia? Bien, gracias

the_good_wife_alicia_florrick_3_1

Supongo que no había mejor ocasión para volver (o peor, según se mire) que con el final de “The Good Wife”.

Esta es una de esas series que piensas que es imposible que se acabe algún día porque son demasiado buenas, pero también son aquellas de las que, sin embargo, piensas que deben acabar con la cabeza bien alta y no por un agotamiento atroz provocado por un alargamiento innecesario. Y efectivamente, para salir airosos de una trayectoria exitosa no hay nada mejor que irse en el mejor momento.

En “The Good Wife” prácticamente todo han sido aciertos. Digo casi todos porque creo que la serie habría tomado otro camino de no haber sido por la muerte de Will. Así que en ese momento se gestó posiblemente (en el subconsciente) el final que hemos visto ahora.

Dejando a un lado ese pequeño detalle (matar a Will), una serie excelente lo tiene muy, muy complicado para tener un final perfecto. Obviamente no va a ser a gusto de todos, eso nunca, pero tener un final redondo es prácticamente imposible. Los finales abiertos, pues si, permiten que la imaginación del espectador vuele un poco más. Los finales cerrados… pues vas a tener que hacerlo muy bien… o no, ya que no importa, siempre habrá alguien que diga que han metido la pata.

En esta ocasión, al parecer, han querido hacer un final redondo, circular. Lo de redondo no lo digo por el horroroso peinado que lleva Alicia en la escena final, me refiero a ese intento de “cerrar el círculo” que han pretendido sus creadores.

Hay que hilar muy fino para crear un pararelismo entre la bofetada del principio de la serie (Alicia a Peter) y la del final (Diane a Alicia). Pero ahí está, al parecer. Según han querido mostrar, presentan en el final a una Alicia cambiada, más egoísta, fría y calculadora, capaz de todo, ambiciosa y con claras aspiraciones a un puesto de poder. De ahí el cero atractivo en su indumentaria (de negro) y en su estética.

Para presentar ese lado romántico y sensible de Alicia nos devuelven en forma de aparición a Will, para mostrarnos las dudas y a su verdadero amor.

Realmente yo creo que necesitaban devolver a Will a la audiencia, aquella que criticó duramente su salida y que proclamó que la serie no volvería a ser la misma con tan irreparable pérdida. Para mí, el momento reflexión sobre el futuro con Will sobraba.

Lo cierto es que sobraban muchas cosas, y ese es uno de los errores más cometidos en los finales: que no se quede nada en el tintero aunque haya que contarlo deprisa y corriendo. Mientras quepa, todo vale.

En ese intento de justificar la actitud, de presentar a la nueva Alicia, en definitiva, de cerrar el círculo también nos desvelan el futuro político de la protagonista (que al parecer ni ella sabe) de la mano de Eli, como no podría ser otro. Esa escena hubiera sobrado si no hubiese sido necesaria tanta justificación y tanta demostración, otra vez, de que ella ha cambiado. Demasiadas explicaciones. Demasiado tiempo perdido.

Yo, del final, me quedo con muy pocas cosas porque en general, este final no me ha gustado. Pero no lo tomen como un reproche. Supongo que habría sido muy difícil contentarme dado que ha sido mi serie: completa, magnífica.

Me quedo con los pocos momentos que me han gustado: la breve pero contundente aparición de Cary, los momentos del juez Cuesta, las escenas cargadas de ironía de Alicia, y sobre todo, con las imágenes del despacho vacío. A la escena previa a la aparición de Will, con Alicia paseándose por un bufete vacío, oscuro, casi fantasmagórico con la única iluminación de las linternas de hoy en día (la luz del móvil) solo le falta el letrero de The End.

Pero no, por mucho que me lo digan, no me van a convencer. Al final, Alicia sigue siendo la misma. Aunque hayan intentado darle un giro a su vida al final, realmente, está en el mismo lugar que al principio. Es la misma. Una Alicia llena de dudas, luchadora incansable ante unas cosas pero curiosamente impasible ante otras. Para mí seguirá siendo esa mujer que aunque sabe perfectamente que el tiempo no vuelve ha permitido que pasase con cualquier disculpa peregrina. Pero al fin y al cabo es la Alicia que conquistó al espectador desde el principio y lo mantuvo atado a sus idas y venidas hasta el final. Eso es, la perfecta protagonista de una serie perfecta.

P.D.: Parece que el final de la serie ha sido todo “Alicia”. Pero en cierto modo es así. Lejos queda la serie coral del principio, con grandes entradas y salidas, magníficos personajes que aparecían y desaparecían en una o dos temporadas. Injusto sería que no recordase que “la era previa a la muerte de Will” todo fue diferente e imperdonable también que no recordase que hubo más vida aparte de la de nuestra protagonista, más personajes, incluso más interesantes y apasionantes, que hacían empequeñecer a la buena y mojigata esposa restándole interés y apartándola, relegada, al lugar invisible de la más simple cortesía: ¿Alicia? Bien, gracias.

Imagen: CBS

Seguir leyendo
Compartir
10
dic 14

Personajes muertos, series vivas

El tiempo ha dado la razón a series que, por una cuestión o por otra, es lo menos importante, tuvieron que prescindir de uno de sus personajes protagonistas. Series que, lejos de dejar su desaparición abierta, por si acaso, decidieron “matarlos” para que no hubiese duda alguna de que el personaje iba a volar de manera definitiva. Al asombro del principio, la indignación posterior y la resignación final hay que unirle mi felicitación ahora, cuando el tiempo ha puesto las cosas en su sitio y la ficción ha renacido cual ave Fénix de las cenizas.

 

 JAMES TUPPER, EMILY VANCAMP

 

No es serie para realizar comparaciones pero ha sido el detonante para abordar este asunto. El último episodio de Revenge ha dejado un cadáver en su despedida de mitad de temporada. Dicho así, no sería extraño tratándose de una serie en la que los cadáveres se cuentan por capítulos. Pero en esta ocasión es diferente. La muerte de Daniel, uno de los personajes principales de la ficción “pija” ha sido al menos sorprendente. Su personaje ha ido ligado a la protagonista durante todas las temporadas ya fuera como novio, prometido, marido y exmarido por lo que su salida, aunque dudamos que afecte a la serie, deja ese vacío habitual para hacerse algunas preguntas. La eliminación del personaje ha sido tan torpe como otras: le hacen una lobotomía en los dos últimos capítulos para transformarlo en una persona con principios con la intención de que nos de algo de pena su muerte. Ni a Emily le han salido las lágrimas. Y es que a personajes muertos, series vivas. (…activado el modo irónico…)

 

Esta muerte me ha hecho recordar otras que sí causaron en mí un impacto destacable. No voy a nombrar todas las series pero sí aquellas que aún podemos disfrutar y que han dado un giro digno de mencionar.

 

Es el caso de Homeland cuya cuarta temporada está a punto de finalizar y que está siendo una verdadera joya. Muchos pensamos qué iba a ser de la serie con la muerte de Brody: ¡pero si eran la pareja protagonista!

 

Con algo de recelo comencé a ver la etapa postBrody partiendo prácticamente desde cero. Mi sorpresa fue que algo parecido hacía la serie, comenzando a escalar en interés a un ritmo tan preciso como seguro. El resultado está siendo increíble, ya que el giro argumental, el protagonismo asumido por algunos personajes y contar con la Carrie de siempre han sido valores seguros para que Homeland no haya perdido ni un ápice de mi interés. Es más, podría asegurar que se ha incrementado.

 

Con The Good Wife me pasó algo parecido de un modo más radical. No hay que olvidar que Will moría a mitad de la temporada pasada y, soportar los episodios hasta el final se presentaba como una tarea complicada.

 

En este caso, fueron colocando las piezas de este gran puzzle de tal manera que cuando nos hemos dado cuenta, la pieza de Will se había quedado fuera y no había hueco para colocarla. El resto de los personajes que giran alrededor de Alicia han asumido un rol importante e interesante así como la propia Alicia. Y es que ya se sabe: no hay nada como tener varias ollas al fuego para manternerse totalmente ocupado.

 

Por supuesto que ha habido otras series que han tenido pasajes similares en su historia, o es que ¿alquien se ha olvidado de la traumática e inesperada muerte de Rita en Dexter? En cierta ocasión leí a alguna persona que se había planteado dejar de ver la serie por ese motivo.

 

No incluyo en este grupo series en las que lo habitual es morir. Por ello, aunque impactante ha sido la muerte de Beth (ha sido la última) en The Walking Dead, esta ficción nos tiene preparados continuamente para esperar que cualquier personaje, sea de la importancia que sea, pueda caer víctima de los zombies, o de la gripe, o de unos vándalos o de… cualquier cosa.

 

Puede ser por aquello de “renovarse o morir” aunque yo creo que se acerca más a la frase “a grandes males, grandes remedios” y si un personaje importante desaparece hay que realizar un esfuerzo igual de importante para que la serie no dependa de él.

 

Volviendo al principio, el rumbo que tome Revenge poco tendrá que ver con la muerte de Daniel pero si tendrá relación con desenredar la madeja de hilos en la que se ha convertido. Si de personajes muertos, series vivas, no digamos entonces cuando el caso es una resurrección. Ahí es nada.

Fuente imagen: TVLine

Seguir leyendo
Compartir
30
nov 14

The Good Wife y el caso perdido

Él se ha convertido en protagonista. Todo gira a su alrededor. Antes no. Siempre estaba en un segundo plano, casi no tenía ni voz ni voto, casi no tenía familia, casi no tenía novia, casi no tenía trabajo, casi pintaba muy poco. Ahora es el centro de atención y, aunque las mujeres siguen teniendo la batuta en esta serie, ha conseguido captar todo el protagonismo. Sobre todo ahora que se ha rendido. Cuando parecía que todo marchaba a la perfección, algo se ha perdido. Justo ahora que él está en un momento de lo más interesante en esta nueva etapa. Justo en  The Good Wife y el caso perdido.

 

 

Cary

 

The Good Wife no es una simple serie de abogados. Tampoco la típica serie de mujer-engañada-superándose. Los personajes han conseguido que toda la serie gire a su alrededor y sus vidas sean incluso más interesantes que los casos que llegan al despacho de abogados. De hecho esto último ha pasado a ser algo secundario. Casi inexistente.

 

Con la llegada del parón navideño y echando la vista atrás debo reconocer que han logrado dar un giro de 180º tras la muerte de Will. Para los que podíamos temer una bajada cualitativa en la serie, los acontecimientos nos han sorprendido gratamente. La candidatura de Alicia y el caso de Cary captan toda mi atención y casi consiguen que me olvide de Will.

 

A Alicia le dan todo el trabajo hecho. Tiene una campaña que parece que controla pero en realidad la controlan a ella. Tiene un exmarido que cree controlar pero él hace lo que le da la gana. Tiene una familia que piensa va por el buen camino pero siempre le dan alguna sorpresa. Es una exitosa abogada en un famoso despacho pero, en estos momentos podríamos afirmar que el trabajo lo hacen otros. Tiene… ¿qué es lo que tiene con Finn? Alicia, Alicia… me aburres con tu indecisión…

 

Aún así sigue siendo un personaje fantástico que ha evolucionado sin lugar a dudas. Pero ahora, ha cedido el protagonismo a él, a Cary (muy a su pesar)

 

Los acontecimientos han hecho que este personaje algo superficial se vuelva incluso tierno. Ya nos lo demostró al asociarse con Alicia y ahora lo hace a cada paso que da. Es cierto que tiene miedo y eso hace que salgan sus pensamientos más profundos. Incluso aquellos con cierto romanticismo que hacen desvelar que lo que siente por Kalinda va más allá de sus encuentros casuales. Era un personaje secundario al que le hacían sombra las mujeres de su alrededor y casi parecía ese niñato superficial del que hablaba antes.

 

Pero lo que nos ha dado esta temporada ha hecho desaparecer todos los “casis” de su vida. Para Cary no hay “casis”, solo hay afirmaciones categóricas: tiene un bufete de abogados, tiene éxito, tiene talento, tiene la verdad de su parte, tiene novia, tiene… tiene graves problemas. Y por estos problemas llegamos a conocerle mejor, a cogerle incluso cierto cariño y a pensar que injusto es el mundo con este chico tan mono.

 

De lo más alto a lo más bajo. Ahora Cary se ha rendido porque todo lo que tiene a su alrededor le supera y además, las mujeres de su vida, las únicas capaces de sacarle de ese lío no pueden hacer nada más. Al menos así nos han dejado hasta el próximo año.

 

Cuando teníamos la esperanza de que se resolvería la trampa que le han tendido, cuando pensábamos que todo podía salir bien, cuando casi veíamos una salida, todo se vino abajo. Por eso Cary ha tomado una decisión. Acostumbrados a que el éxito sea lo habitual de la serie, justo en este último capítulo previo al parón navideño nos dejan con la imagen más desalentadora, la palabra más evitada, aquella que hace que el pensamiento con el que nos quedaremos hasta su regreso lleve por título: The Good Wife y el caso perdido.

Fuente imagen: CBS

Seguir leyendo
Compartir
01
oct 14

Madam Secretary y el universo femenino

Con cierta pinta de mojigatas, insulsas, sosas y en ocasiones extremadamente escrupulosas o con una rectitud inquietante. Sin un atractivo especial, aquellas que pasan desapercibidas. En otros casos con un cierto atractivo difícil de describir. Con carisma.  Maduras, que no mayores. Son adjetivos con los que hubiera calificado, a priori, a algunas de las actrices de series en las que ellas llevan la batuta. Así, por obra y gracia de una idea, de un gran personaje, se convierten en aquellas a imitar, envidiables mujeres protagonistas. El personaje las convierte es féminas de un universo paralelo brillante y con estilo. Como muestra, Madam Secretary y el universo femenino.

 

Madam Secretary

 

Madam Secretary

 

La nueva serie de la CBS me ha hecho recordar casi de inmediato a The Good Wife. Dos series con una imagen excepcional, un cuidado guión, un reparto a la altura y una mujer aparentemente normal pero brillante como protagonista.

 

Téa Leoni es la protagonista de Madam  Secretary. Interpreta a Elizabeth McGill, una mujer que tras su carrera en la CIA decide dedicarse a dar clases en la universidad hasta que un día, el presidente le pide que ocupe el puesto de secretaria de estado (un puesto que ha quedado vacante por la misteriosa muerte de su predecesor)

 

Así, veremos a una astuta e idealista profesora convertirse en una de las asesoras del presidente. Pero el cargo viene con burocracia, prensa, actos oficiales y demás, con los que tendrá que lidiar junto a los habituales problemas familiares.

 

El reparto se completa con papeles muy interesantes como el de Tim Daly que interpreta a su marido, Zeljko Ivanek, jefe del gabinete del presidente y Bebe Neuwirth, jefa del gabinete de Elizabeth.

 

La primera entrega de esta serie no me ha decepcionado. Ha sido una buena presentación tanto de los personajes como del camino que pretende tomar con tramas independientes, casos diferentes en cada episodio pero con tramas paralelas que aportan un interés añadido. En este caso, la extraña muerte del antecesor en el cargo.

 

Universo femenino

 

Madam Secretary se une al mundo de las series de 13 capítulos, breves e intensas, y también a un universo femenino que ocupa buena parte de la parrilla televisiva.

 

No me refiero a un mundo de universitarias, de niñatas (cariñosamente expresado) de adolescentes en pleno desarrollo mental (son las hormonas…) de cuerpos y piel perfecta, sin arrugas, con tallas imposibles. Vaya, que no me refiero a los mundos de yupi.

 

No. Me refiero al universo real. Al de la mujer madura, con hijos o no, con pareja o no, pero con tiempo suficiente a sus espaldas y en su experiencia como para haber tenido tres o cuatro de todo lo anterior. Todas, con la cabeza muy bien amueblada. Con alguna arruga, algún kilo de más bien disimulado, con algún defectillo inconfesable pero con las armas suficientes, esas que da el tiempo, para disimular todo lo anterior.

 

Un universo femenino que además sabe conectar con todo tipo de argumentos y situaciones. Las actrices que interpretan a estos personajes han dado con un filón ya que algunas  eran, o casi desconocidas o un diamante en bruto a la espera de ser tallado.

 

La reina de este universo es sin duda Alicia Florrick. La protagonista de The Good Wife logra este puesto incluso teniendo en su propia casa a una firme candidata al puesto: Diane. La evolución del personaje ha sido perfecta y claramente expuesta en su estilismo que ha ido mejorando a pasos de gigante hasta rozar la perfección así como en la relación con su familia e incluso con ella misma.

 

Hacer de mala supongo que no ha jugado a su favor pero es innegable el carisma de Victoria Grayson. Sin duda, la serie Revenge no sería lo mismo con su ausencia. Compite en protagonismo y elegancia con Emily, verdadera protagonista de la historia. La serie no es nada del otro mundo, un culebrón de altos vuelos.

 

Olivia Pope si que vuela alto. La protagonista de Scandal, la mujer a la que mejor le sienta el blanco es, junto a las anteriores ejemplo de estilo incluso en chandal. No se puede decir lo mismo de Emma, de Once Upon a Time. Es cierto que la serie no tiene nada que ver con las anteriores pero un cambio de chaqueta para la protagonista no creo que le haga daño a nadie. Junto a ella, Regina y Mary Margaret. Las tres encarnan a mujeres diferentes, con distintas ambiciones y caminos a seguir proporcionando un abanico en este protagonismo femenino del que hablo.

 

La lista es mucho mayor, y pasa por Patricia Hewes y Ellen Parsons en Damages (serie finalizada) o Annalise Keating en la recién estrenada How to get away with murder, serie que forma parte de otro capítulo,  el de Shonda Rhimes.

 

Meredith Grey (Grey’s Anatomy), Temperance Brennan (Bones) y Carrie Mathison (Homeland) son otros ejemplos en facetas dispares del protagonismo (y éxito) de las mujeres en la parrilla televisiva. Mujeres con un perfil característico, ese que al público en general le puede causar cierta envidia y a las mujeres en particular esa sensación, ese cosquilleo, ese sentimiento de superación mezclado con realismo que hace que se te escape en alguna ocasión: ummm… pues… bien mirado… esa podría ser yo.

 

Seguir leyendo
Compartir
23
sep 14

The Good Wife y su circo de tres pistas

El circo de tres pistas suele ser un espectáculo de mayor riqueza por la variedad que se puede disfrutar al mismo tiempo. En un mismo recinto tres espectáculos a la vez, que mantienen al público ensimismado, entretenido y en cierto modo concentrado para no perderse ni un solo de segundo de cada uno de ellos. La misma sensación, una mezcla entre nerviosismo, emoción e incluso una cierta incomodidad por el esfuerzo para no perder la concentración es el resultado del comienzo de la nueva temporada de una de las mejores series de la parrilla:  The Good Wife y su circo de tres pistas.

 

os-good-wife-michael-j-fox-returns-20140829

 

Una de las primeras series en regresar es The Good Wife. La exitosa serie de abogados vuelve a la parrilla ocupando su lugar en el estrecho domingo. Y digo estrecho porque son numerosas las series que habitualmente se emiten ese día de la semana y a estas,  se unirán otras.

 

Pero The Good Wife no tienen ningún tipo de miedo. Es más, habría que temerla a ella.

 

Para demostrarlo, si alguien lo dudaba, nos ha regalado un episodio en el que si de un circo se tratase ha establecido tres pistas en las que “Santa Alicia” ha desarrollado su espectáculo.

 

Siendo la protagonista y dejando un amplio margen al resto nos han dado una carta de presentación cargada de emoción, de sorpresas, de incertidumbre y, lo más importante, de olvidos. Porque no hay nada mejor para olvidar que mantenerse ocupado.

 

Si aún existía algún nostálgico, alguien que se resistía a aceptar la realidad de un comienzo de temporada en el que falta un personaje, con este capítulo (y con el verano de por medio) esa sensación se ha esfumado.

 

Para ello tres pistas, con tres espectáculos diferentes, con claros protagonistas y con un maestro de ceremonias que es Alic… perdón, el maestro de ceremonias es Eli (es un genio ;))

 

Este primer capítulo de la sexta temporada da continuidad a dos asuntos que se quedaron pendientes en la pasada temporada: la posible incorporación de Diane en el bufete de Alicia y Cary, y por otro lado, la propuesta dirigida a Alicia para presentarse a fiscal de estado “made in Eli”.

 

Con estos dos asuntos compartiendo protagonismo nos presentan un tercero con el que en un principio nos dejan con la boca abierta para, segundos más tarde caer en la cuenta que era algo que iba a ocurrir tarde o temprano. La implicación del bufete F&A con los “negocios “de Bishop le pasa factura a Cary y centrará la atención de prácticamente todos los personajes de la serie.

 

Es decir, aun siendo el asunto de Cary el protagonista, este capítulo logrará dividir su tiempo, casi a partes iguales entre los tres asuntos asistiendo a un verdadero espectáculo. Puede ser que en algún momento haya notado que se alargaba demasiado alguna de las tramas antiguas por lo que en alguna ocasión he tenido la sensación de una cierta lentitud.

 

Pero en general, ha sido un capítulo fantástico, con una clara exposición de todo lo que se plantea en un futuro: el problema de Cary, la salida de Diane con sus condiciones, entre ellas el futuro de Kalinda (y de Robyn, en consecuencia), las estrategias de Eli, el futuro protagonismo de Finn…

 

The Good Wife y su circo de tres pistas nos ha devuelto el placer de disfrutar esta serie y de contemplar el inicio de una temporada que esperemos este cargada de tantas sorpresas como la anterior.

 

Imagen: CBS

Seguir leyendo
Compartir
26
may 14

Exquisito en azul cobalto

Cuando una serie logra crear una sinfonía de colores, sabores, olores e incluso texturas es lo que yo denomino una serie exquisita, en este caso exquisito en azul cobalto. De esa manera sin excesivos altibajos plantea toda su temporada y no varía en ningún momento su línea. Podría parecer plana, pero precisamente la clave de su éxito es que no lo es. Lo que empezó para mí como un reto, eso de ver a cada minuto un bicho con cuernos salido de la nada no iba mucho conmigo. Pero poco a poco me conquistó y consiguió que fuese fiel al festín culinario de cada semana. Bueno, puedo entender que a muchos no les parezca el mejor calificativo a utilizar, pero debo aclarar que soy vegetariana.

 

hhhhhh

 

Pues se acabó lo que se daba… de momento, porque comienzan a estrenarse nuevas series y comenzarán a volver aquellas que estrenan sus temporadas con el verano.

 

Pero antes toca comentar los finales de algunas series como es el caso de Revolution, que además se despide para siempre. La serie ha sido cancelada, algo previsible dadas la audiencias fruto de un camino tortuoso que debían aclarar. Ha sido un final en el que se ha dado más importancia a la nanotecnología que a la lucha por recuperar una nación (en cierto modo se entiende que la guerra está ganada, porque son los buenos…) En este último caso, lo que sería el cierre de la acción o el cierre de las relaciones entre sus protagonistas ha sido algo pueril. En cualquier caso una serie que seguro podía haber dado mucho más de sí.

 

The Good Wife también ha despedido su temporada con un episodio en el que han despedido a Zach ya que comenzará su paso por la universidad y en el que se ha dejado a un lado el personaje de Flinn, no se sabe si de manera definitiva o reservándolo para un mejor momento.

 

El caso es que aquellos se han comido el capítulo, lo han devorado, han sido Diane y Eli. Ella es fantástica, ninguno de los personajes puede con ella cuando comparten plano y me atrevería a decir que sin necesidad de estar presente. Llena cada una de sus escenas y ha sabido ocupar su lugar he incluso alargar su sombra para ocupar parte del protagonismo ( si no todo) que dejó Will. Era algo previsible que dado el “circo” que tienen montado en L&G, Diane se quisiera ir de allí pero ha sorprendido que se haya ofrecido a unirse de manera independiente al despacho de Alicia. No ha hecho falta que lo digan pero entendemos que Kalinda se iría con ella. Yo, que siento devoción por el personaje he gritado un sí bien alto, por si me escuchaban los interesados.

 

Por otra parte, Eli, aquel cuyo cerebro no para. ¿Este hombre dormirá en algún momento? Ha tenido un final fantástico. Ha sido un cliffhanger sencillo pero contundente, ese que nos deja con la boca mitad abierta por la sorpresa y mitad bien estirada por la sonrisa que nos provoca.

 

De nuevo, despiden la temporada por la puerta grande pese a todo. Pese a todo lo que han tenido que lidiar con la muerte de Will. En cualquier caso aún hecho en falta a la protagonista de la serie.

 

Por último, aquella que me ha sorprendido no por su final sino por el camino hacia él. Esta segunda temporada de Hannibal comenzaba con una escena que era un avance de lo que iba a ocurrir durante la temporada. Es decir, todos esperábamos que Jack descubriera a Hannibal y en consecuencia, quisiera atraparle (con o sin vida) El momento llegó y aunque sabíamos que habría una sangría de por medio, no pensé que la acción se desarrollara de esa manera. El ganador de la lucha, aquel que ha logrado salir por su propio pie de la casa, su casa, ha sido un Hannibal triste y decepcionado que sólo ansiaba la amistad con aquel grupo de personas a sabiendas de los caminos opuestos. Con una cierta amargura sale victorioso y nos invita a seguirlo allá donde vaya.

Porque del único que hemos podido confirmar su suerte ha sido de Hannibal que, muy bien acompañado por la doctora Du Maurier a la que yo siempre consideré una víctima y creo que es su alma gemela, ha puesto tierra de por medio. Del resto, Alana, Jack y Will podemos suponer que todos han acompañado a Abigail o bien que alguno o todos lograrán salvarse.

 

Está claro que alguien deberá ir detrás del doctor en la próxima temporada por lo que alguno de estos personajes tendrá que volver a ejercer el papel de cazador. Pero ya no se sentarán en ese comedor exquisito en azul cobalto.

 

Seguir leyendo
Compartir
18
may 14

Cristina, la mejor (de la semana)

Un buen final es fundamental. Para algunos sería el postre y para otros el café. Dos detalles que cuidar y que en ocasiones se olvida o no se les presta la atención que requieren. Sin un buen final se puede echar por tierra el trabajo realizado antes. Con las series ocurre algo parecido pero además, suponen la clave para que nos vuelvan a encontrar al otro lado de la pantalla en la siguiente temporada. No es necesario que se despidan con un cliffhanger con redoble y salto en la silla, pero sí que se note que al menos trabajaron un poquito en él. Algunas series de esta temporada lo han hecho y otras han decidido olvidarlo (¡qué despiste!) En esta ocasión el final coincide con una despedida, la de Cristina, la mejor (de la semana)

 

grey-anatomy-sandra-oh-img

 

The Blacklist daba por finalizada su primera temporada con un episodio que ha sabido marcar un punto y seguido. La serie, que sin destacar demasiado ha sabido ganarse su hueco: yo no he podido resistirme a una serie de James Spider. Aunque se trata de un procedimental, no ha dejado de llevar hasta cierto punto de manera acertada toda la trama paralela a la protagonista y el pasado de sus progenitores. Creo que el secreto de su éxito ha sido mantener la incógnita de la verdadera identidad del protagonista, ayudante y protector de la detective Keen. Así que volverá la próxima temporada ya que ha sido renovada, con un objetivo que nos han apuntado al final de esta y con una antigua incógnita por resolver.

 

También ha terminado la segunda temporada de Arrow y también ha sido renovada. Afortunadamente parece que han escuchado las plegarias de todos los seguidores y han decidido abandonar la isla (cansina) por una temporada. Al menos es lo que nos han presentado en su capítulo final, en el que los buenos derrotan a los malos, como no podía ser de otra manera en una serie de superhéroes y en el que también nos enseñan que el mal puede surgir de muchas maneras.

 

En ambos casos, tanto en The Blacklist como en el caso de Arrow, el número de bajas en la serie (personajes que mueren o sencillamente se van)  ha sido importante por lo que además, las series verán renovadas su reparto y con ello llegarán aires nuevos y renovados.

 

Que un buen culebrón tiene su tirón (y me ha salido una rima) no es cuestionable y más cuando se trata de un culebrón pijo. Esa es la única explicación que le veo a la renovación de Revenge tras una temporada más que mediocre, mala.  Si, es cierto que en el último episodio nos han dado muchas sorpresas pero, realmente no han sido increíbles. Estada tremendamente aburrida cuando salió ese personaje al que todos dábamos por muerto y que prácticamente debía ser beatificado por lo bueno que era y ¡zas!, no solo está vivo sino que además se carga al malo malísimo de la serie (con lo que el tema de convertirlo en santo mejor lo olvidamos) De manera que ahora nos dejan al pan sin sal Jack entre rejas, a la reinísima en el psiquiátrico, a Conrad muerto, a Nolan aliándose con el hermano de Margaux que aparece de repente, a Daniel a punto de ser chantajeado por haber dormido con un cadáver, a Charlotte… me aburre, y a Emily que ha cumplido su venganza. Ah, sí, se me olvidaba: Aiden ha muerto, pero sinceramente, tampoco me  sorprendió.  El caso es que la serie continúa aunque ya no haya venganza que hacer puesto que Emily lo ha logrado todo en este último capítulo. Pero no importa, ninguno de nosotros nos querremos perder su cara cuando vea que su padre  está vivo.

 

The Good Wife comienza a realizar un giro interesante hacia Diane. Los momentos difíciles por los que está pasando la abogada que sufre el acoso de sus compañeros para echarla del bufete la colocan en una posición protagonista episodio si y episodio también. Me encanta el apoyo de Kalinda y teniendo a la investigadora de tu parte, tienes muchas posibilidades de salir airosa del asunto. Mientras Alicia aún vaga por su indecisión. Y en ese paseo, lento y aburrido, como solo Alicia sabe hacerlo Peter nos vuelve a dar más de lo suyo. ¿Volverá a tropezar con la misma piedra? Y no lo digo por la relación con Alicia que esa está más que acabada. Lo digo por su carrera política. Si el gobernador vuelve a tener un lío de faldas solo quiero ser la primera en ver la cara de Eli.

 

 Once Upon a Time es una serie para toda la familia. En ocasiones demasiado ñoña y con unos efectos especiales que seguramente yo sería capaz de mejorar en mi viejo portátil. Pero tiene la clave: entretiene con algo tan sencillo como aquello que todos conocemos. Con esa fuente inagotable de ideas como son los cuentos infantiles, todo resulta más sencillo aunque también han metido la pata. Esta temporada ha estado marcada por algún altibajo pero han sabido estar a la altura en su final. Con un doble capítulo sorprendente, con un viaje en el tiempo y con las consecuencias que tiene el hacerlo sin tomar las precauciones adecuadas. Este último capítulo ha tenido de todo, la sorpresa de perder a dos personajes en un agujero en el tiempo y descubrir que van a vivir una aventura en el pasado, como se puede liar absolutamente todo con un simple movimiento e incluso como a final, y con toda la mejor intención del mundo se puede meter la pata hasta el fondo. La aparición de un nuevo personaje y también la vuelta de los dos malos del cuento (porque no me negarán que con Mr. Gold y Regina haciendo de las suyas el cuento era algo más emocionante) Si, porque creo que su maldad volverá a aflorar en mayor o menor medida. Ya lo hemos visto con Gold y a Regina, sólo le ha faltado decir, ¡quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza!

 

Pero para finales lacrimógenos y emocionantes el último capítulo de la que es la décima temporada de una longeva serie. Grey’s Anatomy no sólo ha despedido una temporada sobreviviendo a duras penas sino que lo ha hecho a una de sus protagonistas, pero salidendo por la puerta grande. No voy a hacer comparaciones y voy a ser the good person  ;)

 

Cristina Yang (Sandra Oh) ha sido la protagonista en buena parte de esta temporada porque todos sabíamos que se iba de la serie. Nos han proporcionado más de un argumento para que se quede y también más de uno para irse. Su salida ha sido fiel a su estilo con momentos como el baile o el adiós a Dereck. Pero su salida, ha sido tan brillante como su personaje y ha estado a la altura de las circunstancias. Además, el final de la temporada no ha estado exento de otras sorpresas y de alguna que otra bomba que estallará en la próxima temporada. Todos esperamos  ver la cara de Bailey cuando se entere que no ocupara el sillón en la junta, lo que se unirá a otras decepciones, la soprendente revelación de la nueva jefa de cardiología (lo que se traduce en ser la hija de Webber y la hermana de Meredith) y el momento que vive la relación de la pareja protagonista cuando Cristina le hace abrir los ojos a una Meredith que había quedado hace tiempo relegada a un segundo plano. No olvidemos que Meredith, por muy coral que sea la serie, en la prota y ya va siendo hora de que vuelva a ocupar su lugar.

 

Yo voy a echar de menos la forma de ser de Cristina, su dureza y su ironía tan necesaria, llamar a las cosas por su nombre y saber adaptarse a las circunstancias, tal y como vienen, el amor a su trabajo y el valor de la amistad incondicional de las personas que se presentan tal y como son. Cristina, la mejor (de la semana)

 

 

Seguir leyendo
Compartir
11
may 14

La puerta de salida

El mes de mayo se caracteriza por contar con el final de muchas temporadas. Para la mayoría de los seguidores se convierte en el final de un entretenimiento que comenzó en otoño y en el comienzo de una larga espera. O no. Lo digo porque algunas de ellas no volverán. Son los temidos anuncios de cancelación cuando sabemos que las cifras de audiencias han sido malas o incluso nefastas. La elección de un mal día, un mal comienzo o simplemente no llegar al espectador las coloca directamente en la puerta de salida.

 

revolution final

 

Pero comenzaré realizando un repaso a las series habituales aunque, a estas alturas y a falta de uno o dos capítulos para el final se podría decir que “todo el pescado está vendido”. En cualquier caso aún espero un buen cliffhanger final que ninguna de las que han terminado ha sido capaz de darlo.

 

Comenzaré con Arrow, la serie que ha dado más vueltas que un trompo con viajes a la isla incluidos y que no ha sabido muy bien qué camino tomar. Las grandes similitudes con el final de la primera temporada me hacen pensar en un agotamiento de las ideas ya que es mucha casualidad que esta temporada vuelva a terminar con otra catastrófica devastación de parte de la ciudad. Nota a los guionistas: ¿No saben terminar sin una guerra urbana? Pese a los bandazos que ha dado, la serie está renovada y aunque para mi gusto, el último capítulo fuera mediocre, el arquero volverá a tener otra ronda de aventuras en Starling City (y en la isla, muy a mi pesar)

 

En el otro extremo se encuentra The Good Wife. Aunque soy de las que opina que la muerte de Will le ha hecho mucho daño a la serie, reconozco que siguen manteniendo una calidad impecable, casos interesantes planteados de una manera totalmente original, diferente, y un nuevo foco de atención para que podamos olvidar la ausencia de uno de sus protagonistas. Que parte del interés ahora se centre en Diane y todos los problemas que tiene en el bufete sin Will me parece una idea acertada.

 

Revenge en cambio sobrevive a duras penas mi valoración personal. Esta temporada ha sido más culebrón que nunca pero ha tenido menos emoción que en anteriores temporadas. La ultima jugada de Emily secuestrando a su hermana para conseguir una confesión en directo de Conrad ha sido como poco un circo. Esta serie se caracteriza por llegar a conclusiones saltándose uno, dos y hasta cuatro pasos por lo que siempre dejan alguna incógnita en el camino. Puede que tengan reservado tanto sin sentido para un cliffhanger final en el próximo episodio o puede, que mantengan la línea de una temporada muy floja.

 

Once Upon a Time, pese a los flashbacks y a algún personaje que pudiendo ser más importante, ha pasado de puntillas por la serie. Me ha parecido correcta la manera en que han expuesto el “final” de Zelena y como han resuelto toda la acción que tenía que ver con el nuevo hermano de Emma. Pero sobre todo me ha gustado que la ambigüedad de Regina y la calma establecida cuando falta por ver el capítulo doble final de esta temporada. Eso sólo hace presagiar una gran sorpresa.

 

Pero vayamos a la puerta de salida. Una de las series que suelo comentar es Revolution. Después de dar muchas vueltas, de tener una primera temporada repleta de altibajos parecía que el nuevo escenario para la segunda temporada con la aparición de las lucecitas verdes podía prometer. Pero no ha logrado llegar a objetivos. Por una episodio bueno han tenido un puñado de malos. En este momento sólo faltan dos capítulos para el final de la temporada pero ya sabemos que será la última. Una idea original que no han logrado desarrollar adecuadamente y que termina con la cancelación de la serie y con su próxima despedida. Todo se traduce en las audiencias. Desde mi punto de vista no han sabido contar la historia porque para mí, el resto, ha estado correcto: desde la idea (aunque esta al final con la nanotecnología se haya complicado un poco) hasta los personajes, con historias interesantes y con el atractivo por una razón y otra que ha proporcionado a la serie el tirón necesario. Revolution se despide y ahora solo falta saber si lo hará por la puerta grande con un buen final.

 

Pero no es la única. Para algunas la cancelación se veía venir. Es el caso de Almost Human o de Intelligence que aunque ambas, siempre en mi opinión, tenían argumentos interesantes han tenido puntos muy flojos. En el primer caso una historia paralela, la de su protagonista, que no terminaba de convencer y en el segundo caso, no dejar de ser una serie procedimental más.

 

A estas se une Hostages de la que ya hablé en su momento y  también el parón y próxima cancelación de dos series nuevas, a priori con muchas expectativas. Hablo de Believe y de Crisis. Ambas serán canceladas y sobre los capítulos que restan (ya grabados)  parece que podrían emitirse durante el verano, algo parecido a lo que ocurrió con Hora Zero.

 

Crisis ha carecido de un malo en condiciones. El carisma en los papeles protagonistas es fundamental y esa ha sido una ausencia. Y el caso de Believe creo ha sido el parecido más que razonable a la serie Touch el que la ha marcado. Todas ellas han tomado (o lo van a hacer) la puerta de salida.

 

Seguir leyendo
Compartir
04
may 14

Vuelta al principio

Vuelta al principio y tan fiel a su linea que roza lo previsible. Así ha sido el final de una serie sobre la vulnerabilidad de las personas, la debilidad de los pensamientos, la soledad del mundo en que vivimos y el anhelo universal de que algo mejor debe estar por llegar (cada uno lo espera a su manera) Puede ser una manera algo filosófica de describir una serie más pero que tiene en su trasfondo el gran poder de demostrar lo que puede hacer un líder, con buenos o malos ideales pero en el fondo un líder. Por ello, y sabiendo que habrá una tercera temporada, esperamos un resurgir, una escapada porque seguro que hay más de un seguidor escondido en algún rincón esperando una señal aunque esta llegue desde prisión. Lo mejor de la semana ha sido el final de temporada de The Following, que aunque previsible, como decía, se mantiene fiel a su línea y promete continuar con una historia que, aunque lo parezca, no ha terminado sino que experimenta una vuelta al principio.

 

The Following s2

 

Aunque el resto de series están a punto de finalizar y muchas de ellas tienen anunciada su renovación, sus últimas entregas han sido como poco insoportables.

 

Todos sabemos que un culebrón puede dar para mucho. Es el caso de Revenge que pese a tener una temporada muy muy mala consigue una renovación. La aparición, presentación y muerte de un personaje como LeMarchal no ha hecho sino demostrar que se trata de una serie que solo tiene una idea principal, un objetivo y olvidó desarrollarla. Capítulo a capítulo intentan mantener cierta credibilidad engordando cada entrega con absurdas tramas y personajes que aportan más bien poco al hilo principal y que terminan siendo una distracción para ver pasar veinte capítulos sin pena ni gloria. Revenge nos tiene acostumbrados a despedidas grandiosas con grandes cliffhangers (por grandes me refiero a que ponen toda la carne reservada en el asador y no porque sean ingeniosos) para mantenernos en vilo hasta la nueva temporada que volverá a tener un inicio aceptable para decaer y desaparecer hasta el capítulo veinte. Ahora solo quedan dos episodios para el final y todo apunta que será un duelo entre las dos mujeres ya que por un lado Emily siente cada vez más que el centro de todos los desastres viene de los Grayson y por otro lado, Victoria ha descubierto que Emily tiene por objetivo destruir a su familia. La guerra está servida.

 

Sin embargo, Once Upon a Time ha cobrado cierto interés con un nuevo enemigo al que batir. Aunque a veces nos haga perdernos entre tanta vuelta  al pasado y tanto recordatorio de quién es quién y por qué hace lo que hace, la acción ahora enfocada al nacimiento del hijo de los príncipes, es decir, el hermano de Emma y el tío de Henry, incorporará una nueva trama a la historia y una nueva vuelta de tuerca que puede aportar infinidad de ideas e historias. Eso es reinventarse.

 

Tras un largo parón la vuelta de Revolution no me ha llenado del todo. Es una serie que está en la cuerda floja y que en ocasiones sorprende y entretiene pero que otras no deja de rozar la mediocridad. La nanoposesión de Priscilla y la muerte de Jason vuelven a centrar el protagonismo en el trío Miles-Rachel-Monroe volviéndose éste cada vez más un historia de lucha entre el bien y el mal que una lucha contra los patriotas.

 

La que ha desarrollado un final a la medida del personaje ha sido Grey’s Anatomy y la manera en que ha afrontado la salida de uno de sus personajes principales. Tras el último episodio y la vuelta a la serie de Burke (el que plantó en el altar a Cristina) se nos ha dado de manera oficial la disculpa para que la doctora se vaya. Dirigir un hospital en otro país con todos los recursos para que pueda proseguir su investigación es una oferta que nadie rechazaría y Meredith lo sabe tan sólo con ver en el aeropuerto a su amiga. Ahora falta por saber como se quedará la serie con un Karev que ha cambiado de hospital y con una situación que sólo hace que los que se queden deseen en algún momento irse: el conflicto con la fundación.

 

The Good Wife se va recuperando poco a poco de la ausencia de Will de la mejor manera que sabe: con casos increíbles, bien estructurados y planteados de una manera original durante el capítulo. Esa será la única manera que tendrá la serie de afrontar la ausencia de Will… bueno… esa y presentar a otro personaje que puede tener mucho interés y atractivo en la serie. Ocupar el lugar puede que no lo ocupe pero ganar un protagonismo interesante si lo puede lograr: es el nuevo candidato a fiscal.

 

The Following ha puesto su punto final a la temporada con un episodio no excesivamente espectacular. Con una baja (que se suma a las anteriores como siempre numerosas) y con una incógnita por resolver: quién es la persona que recoge al gemelo que queda con vida. Esto sirve para marcar una continuidad a la serie ahora que Joe ha sido detenido.

 

Nos han presentado en cierto modo el final de un personaje que había estado ausente buena parte de la temporada. Claire decide que debe seguir con su vida alejada de Ryan y que cada uno comience de cero. No es un final cerrado, ya que permitirá que la próxima temporada, si procede, vuelva a aparecer.

 

De resto marca un nuevo giro a la trama. Ahora Joe está aparentemente solo ya que no tiene a su compañera inseparable Emma y tampoco cuenta con sus antiguos seguidores. Sólo y en la cárcel tendrá un nuevo papel que asumir aunque seguro que de alguna manera nos volverá a sorprender.

 

Ryan, ha dado por finalizada la persecución a Joe tras su detención y suponemos que centrará todos sus esfuerzos en atrapar al gemelo que ha quedado con vida y que será posiblemente el que marque el principio de la próxima temporada.

 

Pero en esta serie sabemos que nadie es lo que parece y ese personaje al que no se le ha visto la cara puede ser cualquiera.

 

Digo que no ha sido espectacular porque el hecho de no mostrarnos la cara deja una incógnita pero no suscita ningún sobresalto. Puede que incluso sea un personaje nuevo o no, así que sólo nos dejan la puerta abierta hacia los nuevos episodios. El cierre del ciclo de Joe, Emma y Claire también marca un final sin espectacularidad.

 

Sin un cliffhanger en condiciones ha sido un final correcto para una serie renovada que no ha decepcionado pero que podía haber dado un estímulo mayor para esperar con más ganas la próxima temporada. Se puede tratar de una vuelta al principio, ya que recordemos que en la primera temporada Joe estaba en la cárcel pero había cosechado todo un regimiento de seguidores capaz de sacarlo de la cárcel con espectaculares puestas en escena.

 

Ahora las incógnitas irán dirigidas a cómo afrontarán la tercera temporada para que los elementos fundamentales de la serie como los personajes que no son lo que parecen, los giros inesperados y el poder de un líder carismático capaz de convencer a las mentes más débiles no caiga en otra serie procedimental más.

 

Seguir leyendo
Compartir
27
abr 14

No ha sido lo mejor de las semanas

Tras un breve descanso, analizar las series que se encuentran en su recta final de temporada aporta un nuevo punto de vista al panorama que nos hace compartir nuestra afición. Como hago habitualmente, me toca elegir alguna que realmente me sorprenda o sea sencillamente merecedora de unas líneas y que sea la protagonista de mi post semanal. Pero el caso es que, a estas alturas, no hay ninguna que vaya por un camino sorprendente. Así que, sin merecerlo, y sin ser lo mejor de la semana, un acelerado final de temporada se convierte en mi objetivo. Pero insisto: no ha sido lo mejor de las semanas.

 

KERRY WASHINGTON

 

Revenge aumenta cada vez más su aspecto casposo rozando el culebrón cutre. Ahora además parece que quisieran acelerar ciertos acontecimientos que se tenian que dar en algún momento. Uno de ellos es el cierto acercamiento que tienen Emily y Jack. A nadie se le escapa que como en todo culebrón, lo previsible es que esta pareja termine unida, feliz y comiendo alguna perdiz. Ahora parece que ese momento se va acercando. Por otra parte, era de imaginar que Victoria descubriera o bien la identidad de Emily o bien sus intenciones y en este caso es lo segundo. Victoria ha descubierto que Emily está detrás de muchas de las desgracias que han sufrido los que aparecen en la famosa foto que acompaña a cada objetivo de la chica.

 

The Good Wife continua su largo duelo por Will. En un giro sorprendente desde mi punto de vista cierran varios asuntos de un “capitulazo” (mi versión de plumazo) Es el caso del despacho vacío y la posible unión entre los dos bufetes y el tema de las escuchas. Es cierto que en ambos casos se resuelven con episodios como siempre fantásticos y con escenas geniales. Pero se nota demasiado la ausencia de un personaje. ¿Cómo? Pues volviendo a colocar a Peter en un papel principal y además con cierto carisma (para algunos incluso atractivo) Este intento acelerado por ganar adeptos al equipo de Peter se nota forzado. Demasiado. Y no hace falta ya que ahora solo hay un equipo. Una vez más, Diane se los come a todos aunque debo reconocer que Alicia está realizando ese cambio que anunciaban los guionistas hacia su verdadero papel protagonista en esta serie.

 

Grey’s Anatomy dentro de su linea está intentando darnos pistas para la salida anunciada de Cristina, lo que en cierto modo llega a ser cansino (no dejo de recordar la última temporada de Private Practice) Todos sabemos lo que va a acurrir pero lo único que falta es que ocurra. Sí, parece que el detonante, lo que le faltaba a la cirujana era un cúmulo de desgracias: no ganar el premio, perder a un paciente y acto seguido enterarse de las razones para que el codiciado galardón fuera a parar a manos de alguien que no lo merecía.  Es la gota que colma el vaso y tal vez la perfecta disculpa para que los seguidores de la serie comprendan que Cristina se tiene que ir. Pero es algo cansino, porque el resto de personajes tienen papeles con escaso protagonismo e incluso algunos dan risa (la pareja Meredith-Dereck cada vez es más, más, más aburrida) Pero como la anterior, mantiene unos niveles aceptables para una serie que ha logrado llegar a su décima temporada.

 

The Following, esa serie en la que todo el mundo puede morir, está a punto de terminar y puede pasar cualquier cosa. Ahora que Claire se ha dejado ver y es atrapada por los gemelos, los frentes para Hardy se multiplican. En la próxima y última entrega de la temporada (serie que ha sido renovada) sabremos la suerte que le espera a Mike y a Carrie ambos con grandes papeletas para ser las últimas bajas de la temporada acompañando a los personajes de Lily y Emma.

 

Scandal ha dado por finalizada su cuarta temporada, la más corta y desde mi punto de vista, la más floja. Puede que por cierta celeridad para grabar los capítulos antes de que su protagonista se puesiera de parto y también por tener que realizar algunos cambios para que no saliese en ningún momento una embarazada Olvia Pope.

 

El caso es que me ha parecido muy, muy floja y en cierto modo previsible. Tal vez ha sido la única que no ha tenido un cliffhanger emocionante y sorprendente y sí ha dado una despedida y cierre de manual (esperaba más)

 

La relación entre Olivia y Fitz sigue en punto muerto y parece que siempre hay alguna circunstancia que se interpone entre ellos, así que algo más que harta de la situación y agobiada por la culpa indirecta porque su madre supuestamente ha sido la responsable de la muerte del hijo del presidente hacen que Pope tome la decisión de hacer las maletas e irse, pero no sola sino con Jake Ballard.

 

El resto no ha tenido demasiado interés. Un presidente reelegido que se siente superado por todo lo que ocurre a su alrededor y ahora no tiene el apoyo de Pope pero que la adversidad parece unirle cada vez más a Mellie. Huck descubre donde se encuentra su mujer y su hijo y se presenta en la puerta de la casa y claro está, en esta serie todos nos dan alguna sorpresa y ahora parece que el verdadero responsable y artífice de todo ha sido el comandante, el padre de Olivia, cuyo objetivo ha sido siempre volver al B613 y destruir en cierto modo al presidente. Pero esto, en cierto modo, se veía venir.

 

Y ahí se ha quedado hasta la próxima temporada (ha sido renovada) que esperemos traiga nuevos aires y no tenga ni el tiempo contado ni los planos limitados.

 

No, no ha sido lo mejor de estas dos semanas y desde luego, no ha sido el mejor cierre para una temporada.

 

Seguir leyendo
Compartir