Series tv Archives - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

Series con Series tv

08
feb 14

Lo mejor (peor) de la semana

Lo mejor (peor) de la semana. Es difícil cuando no se puede sacar de donde no hay. El hastío, el tedio, el sopor son lo peor de la semana. Permítanme la licencia pero a estas alturas el aburrimiento se ha apoderado de mí. He llegado incluso a ver alguna serie que tenía bien guardada (casi escondida) en mi cajón de reservas. Cuando digo bien escondida me refiero a que en un momento pensé darle una oportunidad y luego me arrepentí. Ahora he llegado incluso a ver algún capítulo… Este sin sentido de espera, este parón interminable nos dará un pequeño respiro esta semana. Lo mejor de la semana será la vuelta de The Walking Dead. Pero lo cierto es que me va a saber a poco. No he dejado de ver mis series habituales e incluso he llegado a incluir alguna otra como Intelligence. Insisto: el hastío, el tedio y el sopor son lo peor de la semana. Así que allá va lo mejor (peor) de la semana.

 

intelligence

 

Tengo un cuidadoso esquema que complemento con mi aplicación para el móvil en el que sigo rigurosamente (siempre que el tiempo me lo permite) todas las series habituales en mi semana. Así que, aunque no sea de mi agrado intentaré hacer mención a las que han ocupado los últimos siete días sin ningún tipo de interés en lo que a series se refiere.

 

Si. Vale. Lo confieso. Sigo Hart of Dixie. Al principio era una serie muy divertida, con una trama diferente, en un ambiente y contexto poco habitual. Además, disfrutar de los modelitos de Rachel Bilson, su protagonista, añadía algo más de curiosidad. Pero esta tercera temporada ha dado un giro (brusco) a lo absurdo y al rellenar por rellenar. Las tramas tienen un hilo conductor introducido con calzador y aquella frescura y cierto interés por lo que podía ocurrir en el siguiente episodio se ha perdido totalmente.

 

Pero yo no suelo abandonar una serie.

 

No han empeorado Castle y Bones aunque supongo que son series que comienzan a dar síntomas de agotamiento. Pero al menos en este caso, aún conservan una gran dosis de entretenimiento y de calidad. En el caso de Castle además, la ración semanal del humor irónico que caracteriza al escritor.

 

Con The Blacklist y Revolution unidas al parón del resto, Arrow continúa con su cansina historia en una isla que comienza a tener dimensiones de continente por el jugo que se le ha sacado a la estancia del protagonista en ella. Algo decepcionada con su desarrollo, la historia de Laurel sigue siendo patética.

 

Elementary está en su segunda temporada y su juventud supongo que hace que siga siendo una serie procedimental entretenida y con una calidad más que aceptable. Además, siempre logra guardarse un as bajo la manga para mantener un interés escondido que rescatar en algún momento.

 

Algo preocupada me tiene Helix. Porque digo yo, si están en un recinto cerrado en medio del Ártico con la mitad de los investigadores confinados por estar supuestamente infectados y la otra mitad no deja de morir o de ser asesinados ¿a la serie se le agotarán los personajes?

De Almost Human que puedo decir… bueno, vale, pues para pasar el rato…

 

Ahora mismo, la serie que está colmando todas mis expectativas y todo mi interés está siendo The Following. El desarrollo de esta segunda temporada no me ha decepcionado nada de nada pese a que ya conocemos algunas de las estrategias de la serie y algunas supuestas sorpresas son más que previsibles. De cualquier modo, el interés y la emoción ha ido en aumento, algo que otras parecen olvidar.

 

Mi nueva incorporación ha sido Intelligence. Otra serie procedimental en la que cada episodio nos cuenta un caso que aborda un equipo especial con un guaperas que tiene un chip en la cabeza que le permite acceder a cualquier información en red y que junto a su compañera y guardaespaldas (porque tener un chip en la cabeza es muy valioso) resuelven todo los casos que le asigna su jefa, que de jefa tiene bien poco, ya que en todos los episodios no hemos visto otra cosa que a algún superior salido de cualquier administración más importante que le dice lo que tiene que hacer. Dicho esto, acción y entretenimiento que en el punto en el que estamos no está nada mal.

 

No puedo evitar cerrar el artículo de lo mejor (peor) de la semana sin una mirada a la esperanza. Regresa The Walking Dead.

 

Seguir leyendo
Compartir
05
ene 14

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana es lo nuevo. Muchas series esperan a principio de año o incluso a primavera para hacer sus estrenos o regresar con nuevas temporadas. Por ello el próximo estreno de una nueva serie ocupa este lugar. Con dos actores que saltan de la gran pantalla a las series de televisión. La trama promete. Lo mejor de la semana es True Detective.

 

 true detective

 

 

True Detective es un drama que narra la historia de los detectives Rust Cohle (Matthew McConaughey) y Martin Hart (Woody Harrelson) y de como la búsqueda de un asesino en serie en Lousiana durante 17 años llega a afectar a sus vidas.

Se trata de una serie que tendrá un formato parecido al de American Horror Story en el que cada temporada es diferente incluido el reparto y la historia.

 

En el caso de la primera temporada que es la que nos ocupa contará con ocho episodios y con el aval de tener a McConaughey y Harrelson como protagonistas. Para el primero será su primer compromiso con una serie de televisión y para el segundo será la vuelta a un medio que conoce y que de hecho le dio a conocer.

 

Si bien contar con ambos es un aval la serie se tendrá que ganar, como todas, a los espectadores. Hemos asistido a sonoros fracasos protagonizados por grandes estrellas pero que no lograron captar la atención de la audiencia. Y si no llega al espectador se acabó.

 

A priori el trailer (hay varios) promete e indica que será una serie con una gran carga dramática y con una alta calidad. Por ello, True Detective y su próximo estreno el 12 de enero es lo mejor de la semana.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
22
dic 13

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana tenía que ser un final. Y este ha sido contundente. Tanto que ahora tengo dudas sobre la serie. Ha finalizado su tercera temporada y sabemos hace tiempo que está renovada para una cuarta. Pero ahora todo será diferente. El punto y final de este último episodio marca casi casi el inicio de una serie diferente, que poco tendrá que ver con lo que hemos visto en las temporadas anteriores. Lo mejor de la semana ha sido Homeland.

 

Homeland

 

Las series se han tomada unas vacaciones. Algunas merecidas y otras no tanto. Muchas tardarán meses en volver, como es el caso de The Walking Dead, algo a lo que nos tiene acostumbrados. Otras volverán los primeros días de enero y poco a poco se irán incorporando a la parrilla televisiva.

 

Once Upon a Time ha sido una de las últimas en despedirse y lo ha hecho a lo grande. Cuando digo a lo grande es porque nos ha dejado un verdadero cliffhanger que ya echábamos de menos en muchas series. Por fin Peter Pan, ese personaje al que se han dedicado a demonizar en la serie ha desaparecido. Ha resultado cansino y perturbador durante esta primera parte de la temporada, rozando lo insoportable. Pero ha valido la pena la espera. Esto nos ha dado uno de los finales más dramáticos que hemos visto, sentimentaloide diría también. Ahora parece que nos olvidamos para siempre (suponemos) de Storybrook y va a comenzar una nueva historia. El caso es que para romper el hechizo que los convertiría a todos en esclavos de Pan hay un precio que pagar. Todos los que pertenecen a los cuentos volverán al bosque encantado y solo Emma y Henry se quedarán en la realidad, pero además sin recordar nada de su vida pasada. Serán los mismos pero no lo mismo. Será como empezar un nuevo cuento.

 

Revenge ha realizado un giro en todo aquello que esperábamos y ha demostrado que todo plan puede fallar. Era obvio, por otra parte, que no podía funcionar lo planeado por Emily puesto que ello llevaría al final inmediato de la serie. Pero el giro absoluto que han realizado, con algunas cosas que explicar ha sido interesante (que no sorprendente) La serie no ha estado a la altura en esta primera parte de temporada pero el final ha conseguido que al menos haya algo de interés para seguir viéndola. Muchas incógnitas que se abre, sobre todo saber cuál será el nuevo plan, el nuevo movimiento de Emily puesto que ahora debe empezar casi de cero.

 

Lo mejor de la semana lo he reservado por razones obvias para el final de la serie Homeland. Con una tercera temporada algo floja y con el anuncio de la renovación por una cuarta, sigue siendo una serie que se sitúa en los primeros puestos en cuanto a calidad se refiere. Pero es justo decir que esta temporada ha estado algo floja. Previsible y con tramas de relleno se ha notado la falta de uno de los protagonistas que ha sido el gran ausente en más de la mitad de los episodios.

 

Eso hacía presagiar el final. No es que fuera algo que supiéramos pero si podíamos imaginar que se acercaba la despedida de Brody (también le podemos sumar las informaciones sobre la mala relación entre los actores principales en la vida real)

 

Ha sido un final emotivo. Emotivo y pacificador. En cierto modo me ha sorprendido la reacción de alguno de los personajes que no he logrado comprender y no lo haré nunca como la hipócrita relación entre Saul y Dar Adal. La escena en la cafetería cuando todo ha pasado provoca sencillamente el vómito.

 

Sin embargo la de Carrie con Javadi es una de las mejores, por no decir la mejor. Creo que es la única persona que habla claramente a Carrie y lo hace incluso con cierta paz y ternura, la única persona que logra que se entienda todo lo que ha ocurrido y lo que va a ocurrir y además, capaz de convencer a cualquiera de que es lo mejor.

 

Los protagonistas de esta serie son Carrie (Claire Danes) y Brody (Damian Lewis) eso no se puede negar. Llenan la pantalla cada vez que hay una escena juntos, aunque no se hablen. Da igual. Han sido los verdaderos protagonistas desde el principio y ahora, con la salida de Brody, comienzan mis dudas.

 

¿Como lograrán engancharnos a un Homeland sin uno de sus protagonistas?

 

Independientemente de lo ocurrido durante la temporada sigue siendo de las mejores series que hay en la parrilla y sin lugar a dudas un final de temporada excelente. Por ello Homeland ha sido lo mejor de la semana.

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
19
oct 13

Lo mejor de la semana

Nada hace presagiar mejor una gran catástrofe que la visión de la apacible vida en comunidad. The Walking Dead se ha encargado de presentarnos la cotidianiedad tras el gobernador, la vuelta a una cierta normalidad, aquella que debe convivir con muertos vivientes que intentan continuamente superar las barreras que les separan de los vivos, refugiados en una cárcel, y aquella que permite pensar en algo más que sobrevivir. La cuarta temporada de The Walking Dead comienza de la mejor manera posible: esto que ves pronto cambiará. El último minuto de su primer capítulo nos abre una nueva idea, una nueva ventana por la que mirar, un nuevo reto que vencer, un miedo que superar y por ello, ha sido lo mejor de la semana.

 

The Walking Dead

 

No ha sido lo único relevante y me gustaría destacar el cambio que ha experimentado una serie que empezó siendo algo decepcionante y que se ha ido superando poco a poco. Hostages comenzaba con grandes alicientes: el personaje protagonista de la doctora Ellen Sanders  (Toni Colette) o el de un personaje algo sorprendente sobre todo por enturbiar continuamente la trama Duncan Carlisle (Dylan McDermott) y esto sólo por nombrar algunos de sus interpretes porque tiene un reparto muy interesante. Una historia interesante pero un comienzo muy flojo que se ha reflejado en las audiencias. Si al principio vi a una Colette sobreactuada y una historia algo inverosímil el tiempo ha ido arreglando poco a poco determinados errores y consiguiendo que me enganche muy poco a poco a la trama. Puede que tenga los días contados o la temporada contada pero la desarrollada merece unas líneas.

 

Lo mismo ocurre aunque algo más lejos con Betrayal. En ocasiones me pregunto si ha sido algo meditado o casual confundir de esta manera al espectador. Cualquiera que viera su primer capítulo pensaría que se trataba de un drama romántico puro y duro para, acto seguido y tras visionar su segunda entrega pensar que se trata de un drama más policial o judicial que de otro tipo. ¿Donde se situará y será éste un método nuevo para captar una amplia franja de espectadores (gustos)?

 

Homeland nos ha mostrado a Brody por primera vez en esta temporada y lo hace de la forma más dura que podía: devolviéndole a un encierro del que ya fue víctima. El paralelismo poético que experimentan ambos protagonistas encerrados en habitaciones de las que no pueden salir de una manera absolutamente injusta hace que otra vez me impresione la capacidad de esta serie para proporcionar tantas preguntas sin respuesta.

 

La bomba a punto de estallar en la que se ha convertido The Good Wife me llega a provocar un nerviosismo no habitual en esta serie. Sin perder las formas a las que nos tiene acostumbrados, se han abierto tantos frentes alrededor de Alicia que, si fuera ella, tendría en estos momentos un dolor de cabeza monumental. A los asuntos familiares se une el espectacular giro de acontecimientos que se desarrolla en el bufete y justo en el epicentro, sin saberlo el resto y sin quererlo, se encuentra ella.

 

Podría añadir como siempre las series que no me decepcionan como son Grey’s Anatomy (hasta que se vaya Cristina, después ya veremos), Scandal o Revenge pero la vuelta de una de las series más esperada tenía que ocupar por méritos propios el lugar de lo mejor de la semana.

 

The Walking Dead ha vuelto con una tranquilidad aparente. Esto no ha dejado de ser una estrategia para presentar una vida apacible en la cárcel en la que la comunidad se reparte las tareas más comunes: el huerto, preparar la comida, buscar provisiones, atravesar con un palo la cabeza de los caminantes de la valla exterior… lo habitual.

 

Pero en el fondo laten varios frentes que permanecen semiescondidos y que esperan el momento apropiado para surgircomo es el caso de Michonne que lejos de haber olvidado al gobernador sólo tiene en mente encontrarlo. Las charlas filosóficas o encuentros con gran contenido espiritual siguen presentes en una serie que parece necesitar continuamente demostrar al espectador que las personas cambian, como se desarrolla ese cambio y sobre todo los métodos que utilizan para justificarlo.

 

Asistimos por tanto a un estado de semialerta en la cárcel en el que cada uno sabe lo que tiene que hacer, en el que aún continúan los encuentros con los caminantes y en el que, pese a la aparente tranquilidad, la mayoría no ha perdido ni un ápice del permanente sentimiento de alerta.

Esperábamos a sus personajes, esperábamos su ambiente, no tanto sus escenas diván-psiquiatra y algo sus momentos de lucha contra caminantes inesperados que aparecen del techo en grandes supermercados.

 

De lo que no podíamos intuir nada es de un nuevo giro, un nuevo fenómeno que aparece en la historia y es la enfermedad: lo que ha hecho que el cerdo y uno de los jóvenes de la cárcel caigan enfermos y mueran. Esa última visión es la que nos abre una nueva puerta y un nuevo mundo por explorar. Muchos hemos echado de menos las investigaciones de Milton y la aparición de alguien que realmente se pregunte algo, que vaya más allá del simple hecho de sobrevivir a los caminantes. Si este es un comienzo, bienvenido sea. Por su vuelta con lo de siempre y más, con la un sentido continuista pero añadiendo las dosis exactas de novedad, The Walking Dead ha sido lo mejor de la semana.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
07
oct 13

Hart of Dixie, sweet home Alabama

Hart of Dixie nos cuenta las aventuras y desventuras de una doctora neoyorquina aspirante a ser una cirujana tan famosa como su padre pero que no tiene el trato adecuado con los pacientes. Ésto es lo que provoca que pierda una beca y que termine aceptando una oferta para ocuparse de una consulta en un pueblo de Alabama. Lo que en principio era provisional se convertirá en algo más estable cuando descubra que esa consulta era de su desconocido y difunto padre biológico. Las costumbres sureñas de Bluebell chocarán de lleno con la urbanita joven que tendrá que adaptarse poco a poco a las prácticas locales. Eso sí, sin abandonar en ningún momento su estilo.

 

Hart of Dixie

 

Hart of Dixie arranca su tercera temporada tras el borrón y cuenta nueva que supuso el final de la pasada. Los enredos amorosos de Zoe Hart (Rachel Bilson) y más concretamente sus desengaños por parte de Wade Kinsela (Wilson Bethel) y del inalcanzable George Tucker (Scott Porter) hacen que la doctora decida quedarse en Nueva York todo el verano y tal vez así con un cambio de aires tomar decisiones sobre su futuro.

 

Un futuro que conoceremos en el comiezo de esta tercera temporada en la que seguirán siendo parte implicada su mejor amigo Lavon Hayes (Cress Williams) el alcalde de Bluebell y su confidente, su socio en la consulta el doctor Brick Breeland (Tim Matheson) padre de Lemon Breeland (Jaime King) un personaje primordial en esta serie ya que encarna todo aquello que significa Bluebell y que resulta ser lo opuesto a Zoe Hart.

 

Pese a que al tratarse de un pequeño pueblo  los personajes son limitados, Hart of Dixie logra sacar jugo no solo a diferentes casos médicos en los que participa la protagonista sino que también se ocupa de los usos y costumbres locales en casi todos los capítulos por lo que cada uno de ellos nos trae una nueva sorpresa.

 

Ni profundidades ni reflexiones, se trata de una comedia romántica para pasar un buen rato con una serie de televisión. Sin más pretensiones ha logrado una tercera temporada y buena parte de ese logro es debido a Rachel Bilson inspiración en cuanto a moda se refiere para muchas jóvenes y no tan jóvenes.

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
05
oct 13

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana viene de un comienzo de temporada en una semana cargada de series de diferentes géneros, con diferentes aspiraciones y claro está, con variados resultados. Elegir la más adecuada, aquella que ha logrado dar en el blanco, que se ha superado a sí misma o que ha cumplido las expectativas es una tarea complicada cuando la parrilla ya está casi en pleno funcionamiento. En esta ocasión y tras pensarlo muy bien he vuelto una y otra vez a la misma serie, aquella en la que cada plano es elegante, cada entrada a los pasillos es una historia y donde cada secuencia es perfecta. Todo eso lo tiene The Good Wife.

 

The good wife

 

Y de cerca, todo hay que decirlo ha estado Homeland, pero ¿qué ha pasado? El comienzo de esta temporada no me ha decepcionado, ha sido lo esperado, comenzando con la investigación por el atentado de la CIA. Todo el desarrollo de lo que acontece alrededor, con el ritmo al que nos tiene acostumbrados es impecable. También debo decir que el giro que toman las decisiones de Saul son sorprendentes y que el sentimiento que desprende su asesor es aterrador. Pero que la serie vuelva a utilizar la disculpa de la bipolaridad de Carrie para volver a tenerla en el ostracismo, volver a encerrarla en lo más oscuro, me parece algo falto de imaginación y recuerda, y mucho, a la primera temporada. Sólo por ese detalle no me he decantado por ella. De las grandes series se espera mucho.

 

Revenge ha llegado con mucha fuerza, con la presentación de un personaje al que estábamos esperando ver y que ha entrado de puntillas en la serie, con cara de no haber roto un plato. Patrick el hijo secreto de Victoria parece ser un chico normal. Esto en principio porque ya sabemos que en esta serie todos se pasan al lado oscuro. Esto ha sido lo único bueno de este comienzo de temporada ya que el resto ha sido algo atropellado: la salida de Nolan de la cárcel como si nada hubiera pasado, el beso de Jack a Emily para un segundo después decir que no siente nada por ella, su ultimatum, el compromiso de Emily, la entrada-salida de Ashley, la aparición en el último segundo de Aiden y la presentación de Charlotte como el personaje al que vamos a odiar más esta temporada por impertinente. Sigue siendo una serie que engancha, aunque sólo sea por codiciar su vestuario pero como ya hiciera en la temporada pasada, nos han presentado en la primera escena un momento futuro que tendremos que esperar a ver y a mí, ese tipo de patrones me decepciona.

 

Scandal ha sido como siempre inquietante y dinámica. Una de las cosas que más me gusta de esta serie es su velocidad, su ritmo trepidante (además de los modelitos de Oliva, por supuesto) En principio ha cumplido las expectativas de un comienzo de temporada, como sólo la serie sabe hacer, planteándonos un desarrollo que en el último segundo se cargan para resolverlo de otra manera. Pero lo que no me ha gustado nada ha sido el final. En un intento de cliffhanger (habitual por cierto en esta serie ya que todos los capítulos nos brinda alguno) se han sacado de la manga, ahora, algo que implica al presidente con el capitán Ballard. Ha sido un poco… forzado. Espero que Shonda lo trabaje lo suficiente para que la cara y palabras de Cyrus en el último segundo no se me queden grabadas en mi carpeta “de risa”.

 

Hostages, esa serie que todo el mundo critica pero que todo el mundo ve y que parece que a todo el mundo le empieza a gustar, está tomando forma. Yo siento debilidad por sus protagonistas por lo que desde el reparto me tienen enganchada pero es cierto que el primer capítulo fue algo flojo, algo previsible, algo que no terminaba de llenar. Pero en el segundo capítulo ha logrado captar mi atención. Si la trama resulta como me imagino (ni los buenos son tan buenos ni los malos lo son tanto) puede que de un buen resultado.

 

Esta semana ha contado también con el estreno de Betrayal, la versión americana de la serie holandesa Overspel. Su estreno no ha tenido el éxito esperado y no me extraña: a lo previsible de cada momento se une el error de mostrar las cartas en el primer episodio y jugar la baza del romanticismo cuando se le puede sacar mucho jugo a la otra parte de esta serie, la investigación de un asesinato.

 

The Bridge ha finalizado su primera temporada con el nivel al que nos tiene acostumbrados esta serie. Pero aunque es brillante, yo sabía que le iba a costar mucho superar los fantásticos episodios 10 y 11 de esta temporada. Creo que ha sido la verdadera joya de la serie y aunque el final ha dejado sentado muchos aspectos preparando la serie para la próxima el verdadero final aquel en el que se echa toda la carne en el asador fue el del capítulo 11. Aún así yo seré “la primera de la fila” para ver el estreno de la segunda temporada.

 

He contado también con los capítulos de Castle, Grey’s Anatomy, Elementary, Glee (que por cierto va de mal a peor), Revolution y Once Upon a Time (con un Peter Pan malvado que va a provocar más de un trauma infantil) entre otras, pero ninguna ha conseguido desde mi punto de vista tener la clave.

 

The Good Wife si la tiene. El estreno de su quinta temporada ha sido elegante pero contundente, sin dejar que le arrebaten ni un solo minuto de éxito. Ha sabido utilizar sus mejores recursos: un caso interesante y emocionante a contrarreloj con todo el bufete trabajando en él, con una Alicia que pese a tomar la decisión de irse con Cary al nuevo bufete aún alberga alguna duda, con una sospecha por parte de los socios de que algo están tramando el grupo de abogados que pretende irse, con una Kalinda que ha tenido algunos minutos más en la serie que la pasada temporada y con un Peter estrenando despacho con Eli controlando cada uno de los detalles que puedan surgir, con un sutil recuerdo a la cuestión de fondo de la serie y con la presentación (con amenaza incluida) de un nuevo personaje dispuesto a ponerle muy difícil las cosas a Peter. Si a todos estos ingredientes que han sido perfectamente colocados le añadimos una dosis de elegancia, con el ritmo apropiado, con los silencios necesarios y con las miradas oportunas lo que resulta es que The Good Wife ha sido lo mejor de la semana.

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
03
oct 13

Scandal, la tela de araña

Scandal, la serie que narra el trabajo de un grupo de expertos en resolver problemas capitaneado por Olivia Pope regresa con su tercera temporada. Otra de las creaciones de Shonda Rhimes que conquista desde el minuto uno y que no permite ni un segundo de distracción. Su ritmo trepidante y su complicada telaraña de asuntos secretos, amistades ocultas y relaciones peligrosas la convierten en una serie tan atractiva como sus protagonistas. Una serie completa que es capaz incluso de generar ríos de tinta sobre el vestuario de su protagonista.

 

scandal

 

 

Este es el tipo de serie que si no has visto las dos primeras temporadas va a ser casi imposible entender toda la trama. Casi podría decir que todos, todos sus capítulos terminan con un cliffhanger y eso, ya es decir mucho. No hay capítulo aburrido. En algún caso lo que puede existir es un capítulo saturado: es tanta la información que nos facilita y tan complicada de situar y asimilar, que en ocasiones hace falta tener lápiz y papel para no perder el hilo del quién es quién y qué hace en Scandal.

 

 

En la pasada temporada Olivia Pope (Kerry Washington) nos desvelaba su parentesco con un personaje Rowan Pope (Joe Morton) al que nos habíamos habituado, el jefe de ese escuadrón especial llamado B613 y que resulta ser su padre.  Ahora nos falta por saber que especial relación tiene con él, intuímos que lejana ya que era desconocida para los espectadores.

 

Nos quedábamos además con una última escena en la que se hace pública la relación que ha mantenido Olivia con el presidente Fitzgerald Grant (Tony Goldwyn) aunque no muy claro si se habla de esta relación en pasado o en presente. Sobre la fuente de tal filtración todos podemos imaginar dónde buscar pero en cualquier caso esperamos tener también respuestas a todo esto.

 

Y por supuesto, conocer el futuro del capitán Jake Ballard (Scott Foley), aquel del que supimos formaba parte del famoso grupo de la CIA B613 justo antes de desobedecer las órdenes de su jefe para salvar a Olivia y ser introducido como castigo en el “hueco”.

 

Una vez finalizado el caso Defiance, todo indica que la próximas elecciones serán las que ocupen buena parte de las tramas de esta temporada, acompañadas por esas “intrigas de palacio” que son las que realmente toman protagonismo en la serie. También veremos alguna cara nueva en la serie aunque a la actriz la conozcamos de sobra, Lisa Kudrow.

 

Con estos ingredientes la serie nos tiene entre sus manos pero si hiciese falta algún otro argumento de peso, yo añadiría los increíbles modelos que luce la protagonista Kerry Washington y que son un ejemplo de elegancia y buen gusto. De ellos también tomo nota.

 

Seguir leyendo
Compartir
29
sep 13

Homeland, The Good Wife, Revenge y Once Upon a Time

Homeland, The Good Wife, Revenge y Once Upon a Time, cuatro series que regresan para cosechar buena parte de los éxitos que les han proporcionado sus renovaciones. Cada una en su género y obviamente, unas de más altura que otras, lo que es innegable es que han conseguido ganarse al público, esto es, a la audiencia. Respecto a la crítica, a los expertos, ese es otro asunto. Para algunos supondrá un sacrilegio que las una pero no es cosa mía: les ha tocado compartir día.

 

Collage 29 sept

Homeland, que estrenará con Fox España su tercera temporada el 3 de octubre, nos dejaba con una explosión y con todos los ojos puestos en Brody como culpable. Todos menos los de Carrie quién en un principio desconfía pero después se da cuenta que no ha sido él y lo ayuda en su huída. Ahora la pregunta es ¿quién ha sido? Un final increíble para una serie fantástica que promete volver a enganchar a todos sus seguidores con su tercera temporada.

 

 

The Good Wife ha tenido, para mi gusto, algún altibajo en su última temporada que atribuyo sobre todo a dos factores: el extremo cansancio al que nos tienen sometidos respecto al trío amoroso Will-Alicia-Peter y a la escasa trama como protagonista de Kalinda. Pero en cualquier caso es magistral la manera en que consiguen meter al espectador una vez más en interés y esto sin ir más lejos lo conseguía con el increíble momento final: Alicia abre la puerta, al otro lado está Cary, y ella acepta su propuesta. El buen gusto y cada uno de los detalles de la serie hace que irremediablemente me vuelva a poner a sus pies.

 

 

Revenge es un culebrón. Pero un culebrón pijo. Y sí, lo voy a decir: ¿a quién le amarga un dulce? Los mejores ambientes, vestuario de lujo y todo aderezado con rostros atractivos. En su último y catastrófico episodio nos daba algunos de los requisitos que pedíamos los seguidores para volver a confiar en ella: alguna confesión, alguna sorpresa y alguna desaparición (pobre Declan…#modoirónicoon) Nos dejaban todo preparado para comenzar con muchísimas tramas paralelas como la de Nolan encarcelado, Jack enfadado con Emily o Victoria reencontrándose con su otro hijo. Con esos ingredientes ahora sólo nos falta por saber si serán bien mezcladas.

 

 

Once Upon a Time es una serie yo-yo. He pasado por múltiples etapas con ella: me ha gustado, también me ha desconcertado, me he perdido (son demasiados dobles-personajes) me ha aburrido, me ha horrorizado (sus efectos visuales son tirando a malos) pero la sigo viendo. Han logrado captar mi atención con incorporaciones nuevas o con apariciones de personajes que teníamos olvidados. El secreto de esta serie para su éxito ha sido sin lugar a dudas su amplia franja de espectadores que abarca cualquier edad y en su final también nos dejaban todo preparado para ver esta nueva temporada al incorporar uno de los personajes y lugares más esperados: Peter Pan y Nunca Jamás.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
28
sep 13

Lo mejor de la semana

El regreso de muchas series ha sido decepcionante y carente de imaginación. Aquellas que terminaron con un magnífico final, con una tensión digna del mejor cliffhanger han quemado todas sus ideas con el calor del verano porque sus nuevas temporadas han comenzado sin ningún tipo de atractivo. Salvaría en cualquier caso de esta particular quema en la hoguera el estreno de Blacklist y la vuelta de Holmes en Elementary. Pero para elegir lo mejor de la semana (o lo único) y sin contar con el final de Dexter que se merecía su propio espacio, no queda otro camino que volver a Shonda Rhimes porque en este caso lo ha sido sin decepciones, Grey’s Anatomy.

 

anatomia de grey

 

El estreno de Castle resolviendo las cuestiones que nos habían inquietado en los primeros minutos del capítulo nos da una señal de la absurda resolución que han adoptado los creadores de la serie. Mala solución desde mi punto de vista que sólo va a provocar una duplicidad de tramas sin interés ni contenido . En principio el caso que les ocupa y que además tiene continuidad en el próximo tiene algo de interés, como caso, porque todo lo que tiene que ver con las tramas personales de los protagonistas en ambas ciudades comienza a estar tan disperso que se diluye el interés. Espero que la situación sea reconducida.

 

Revolution no ha comenzado con buen pie e incluso ha sido decepcionante. Sigue su estructura habitual, tiempo después de la caída de las bombas (que efectivamente llegaron a caer) nos presentan un panorama aún más desolador del que contemplábamos en la primera temporada y en todos los aspectos. Al diezmado grupo se une la dispersión y la aparición de otros personajes que adoptan un papel protagonista desde el primer minuto y que acabamos de conocer. Tal desconcierto provoca un cierto caos que tiende al aburrimiento. Sólo ha captado mi atención la trama que se está preparando en torno a la llegada del supuesto presidente y que puede resultar interesante. Respecto a la escena final no me ha sorprendido y sólo espero que ese camino no resulte ser ridículo.

 

Black List ha sido un buen estreno. Sin ser una serie excepcional, tiene los ingredientes para captar la atención de ese grupo de espectadores amantes de las series procedimentales y a los que nos interesan también tramas paralelas que no sean del tipo “arrastro una desgracia a mis espaldas” algo que suele se cansino. Serie policial en la que se perseguirá con la ayuda de un delincuente la lista de aquellos criminales más buscados. Con James Spader en el papel del protagonista Raymond Reddington como el fugitivo que ayudará al FBI en la persecución de esa lista ha resultado ser un estreno sin decepciones.

 

También ha sido un buen regreso el de Elementary, con el viaje a Londres de los protagonistas a resolver un caso que les unirá con antiguos compañeros de Holmes e incluso con la presentación del desconocido hermano del detective. Un comienzo renovador.

 

Sin embargo Glee ha sido aburrido y absurdo. Ni el ascenso de Sue Silvester a directora del McKinley ni la petición de mano de Blaine a Kurt han conseguido que olvide las mediocres versiones de los temas de The Beatles ni la pérdida de sentido que está adoptando la serie. Dadas sus circunstancias no diré nada más.

 

Ha sido Grey’s Anatomy la que con una sencilla continuidad al último capitulo ha comenzado la temporada intentando cerrar aquellas puertas que había dejado abiertas. Es cierto que desde hace tiempo se está tendiendo a lo catastrófico como solución y en esta ocasión la ha utilizado para un final y para un principio pero no tiene importancia si es bien tratado. Dos capítulos bien estructurados, con esas dosis de drama a los que nos tiene acostumbrados y sabiendo dar de cada personaje lo que hace falta. Si a todo ello le sumamos un buen desarrollo de los hechos y un final contundente, lo que nos queda es un comienzo de temporada como se debe hacer y como se deben hacer las cosas. De la única manera posible: bien. Por todo ello, ha sido lo mejor de la semana.

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
26
sep 13

Grey’s Anatomy, Glee, Elementary y The Michael J. Fox Show

Glee, Grey’s Anatomy, Elementary y The Michael J. Fox Show son algunas de las muchas series que han escogido este día y esta semana para su vuelta. Es el caso de las tres primeras, de géneros totalmente diferentes, que regresan con diversas visiones de futuro y unas más que otras, con grandes cambios. La cuarta es el estreno de la serie protagonizada por el actor Michael J. Fox y que pretende ser un reflejo de su propia vida.

 

rec

 

Comenzaré con Grey’s Anatomy, la veterana. Estrena su décima temporada con un capítulo doble en el que esperamos saber qué ocurrió tras la tormenta que dejó claramente dañado al hospital y a su personal no sólo de manera física sino porque con la lluvia y el viento llegaron muchas confesiones que sin lugar a dudas tendrán consecuencias en esta nueva temporada. Lo peor que va a traer es saber que será la última para Cristina Yang (Sandra Oh) ya que la actriz abandonará la serie al final de temporada. Así que toca disfrutar esta temporada porque sin duda, si renueva, ya no será lo mismo.

 

 

 

 

He hecho una clasificación por temporada ya que en esta ocasión Glee estrena la quinta aunque tal vez debería haber comenzado por esta serie. El principio y posiblemente toda esta temporada estará marcado sin duda por la muerte del actor Cory Monteith. Será en el capítulo tres cuando desaparezca ya que los dos primeros están dedicados como ya estaba previsto a The Beatles.

 

 

 

 

Elementary, la serie protagonizada por un detective conocido pero renovado y modernizado Sherlock Holmes (Jonny Lee Miller) conseguía renovar por una segunda temporada. La trama que se ha desarrollado hasta el momento en Nueva York se trasladará a Londres por lo que en principio tendremos nuevos ambientes en los que se desarrollarán sus investigaciones.

 

 

 

 

Y el estreno es para The Michael J. Fox Show, una serie protagonizada por el actor en la que pretende mostrar su vida cotidiana, el día a día de una persona que padece Parkinson. Al actor le hemos visto de manera fantástica en varios episodios de The Good Wife y ahora le toca ser un habitual de la parrilla televisiva.

 

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir