Revenge, Confucio, Infinito - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

11
may 15

Revenge, Confucio, Infinito

Tal y como cita Emily en el capítulo final, según Confucio, antes de embarcarte en un viaje de venganza, cava dos tumbas. Para Revenge, ese viaje ha desembocado en el propio final de la serie ya que, como todos imaginamos desde el principio, el plan de la protagonista tenía, tarde o temprano los días contados. Y ha sido antes de lo esperado. Con la cuarta temporada, Revenge ha llegado a su precipitado final, no solo por la caída progresiva de la audiencia sino por la necesidad de abarcar demasiados enemigos en una solo historia. Y es que, como también dijo Confucio, aquel que persigue dos conejos, no atrapa ninguno.

 Revenge llegó, desde lo más alto en sus inicios, a cautivar a una audiencia encantada con el glamour que rodeaba la historia de una joven que perseguía un objetivo: demostrar la inocencia de su padre muerto a través de la venganza hacia todos aquellos que propiciaron su condena.

En un principio todo jugaba a su favor: la trama y el reparto, sobre todo sus protagonistas Emily Thorne (Emily VanCamp) y Victoria Grayson (Madeleine Stowe) eran suficiente para convencernos a todos de que esa era una serie que había que seguir. Cada personaje tenía su lugar y cometido en un puzzle en el que todas las piezas encajaban a la perfección.

Pero comenzando porque el muerto, no estaba tan muerto y porque al reparto inicial se unió un auténtico desfile de personajes, la serie comenzó a dar muestras de haber perdido el rumbo.

Si en un principio teníamos claro que los objetivos habían sido retratados en una foto que Emily se encargaba de sacar al final de cada “caso cerrado”, poco a poco perdimos la noción del tiempo y del espacio y comprendimos que la imagen tenía un curioso poder reproductor con tentáculos que llegaban a cualquier parte, incluso al más allá.

Sin lugar a dudas, el tratamiento utilizado para hacer aparecer y desaparecer personajes no ha sido el más adecuado. Podría hacer una larga lista de situaciones absurdas que se refieren a esto, pero por no alejarme demasiado en el tiempo, el último novio de Nolan ha sido otra gota más a un vaso que rebosó hace tiempo.

Puede estar justificada la precipitación por la cancelación y la necesidad de dejar capítulos cerrados pero, las prisas nunca han sido buenas consejeras. Sobre desapariciones absurdas podría estar escribiendo mucho tiempo pero si de algo no me cabe duda es que lo han sido tanto (absurdas, increíbles, alucinantes…) como sus propios personajes.

Pero no todo ha sido malo en esta serie. La serie ha conseguido dar buenas dosis de entretenimiento en un ambiente particular y aportando algo diferente: el estilo de los Hamptons. Tan solo con ver los modelitos que han lucido sus protagonistas femeninas, ¡y las chaquetas de Nolan, por supuesto!, ha valido la pena.

También han sabido aportarnos un personaje esencial en este tipo de series-culebrón: la mala. Victoria ha tenido un papel esencial en la serie. Tanto, que me atrevería a decir que en ocasiones ha gozado de mi simpatía por encima de Emily.

A Emily se le ha escapado algo en su trabajado plan y ha sido la necesidad de dejar un rastro coherente para no perderse en el camino. Demasiados engaños, dentro de engaños, para engañar a alguien pensando que era ella la engañada.

Por eso se ha precipitado todo. El episodio final ha sido como poco, fugaz. Victoria se merecía una muerte mucho más apoteósica o, mejor aún, no morir. El tema boda, barco y puesta de sol queda demasiado edulcorado para una serie en la que se han encargado de presentarnos a una Emily muy lejos de todo eso. Casi que la han anulado en los últimos minutos. Y el extraño sueño con Charlotte, que aparece de repente, tomando una extraña decisión, es tan absurdo como… toda su existencia.

Pero ya se sabe, las prisas no son buenas consejeras y aunque el infinito (el doble infinito) ha sido el símbolo de toda la serie, en esta ocasión ha sido necesario sustituirlo por un  punto final.

 

Imagen: Facebook Revenge.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>