Novedades Archives - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

Novedades

03
jun 15

El imaginario de The Whispers

Con la premisa de lo imaginario, a priori, pero muy alejado de lo que solo existe en la imaginación, el primer capítulo de la serie producida por Steven Spielberg nos presenta la antesala de lo que ya sabemos será una  de extraterrestres que intentan dominar el mundo. Dejando volar la imaginación y poniendo el primer capítulo como aval, tendrá que cumplir una premisa para no caer en el habitual error de este género:  tener desarrollo que no salte de lo imaginario a lo absurdo e irrisorio.

the-whispers-abc-cast-photos

El tema de los amigos imaginarios siempre ha tenido una dosis inquietante capaz de captar la atención del espectador amante de este género. En este caso, solo en los primeros minutos del primer capítulo ya que, antes de que termine, tendremos las bases de lo que la serie plantea: los extraterrestres quieren dominar el mundo.

The Whispers cuenta con un reparto interesante, aunque como la producción, la de Steven Spielberg, no es garantía de éxito. Aún así, me gusta el papel protagonista de la agente del FBI Claire Bennigan (Lily Rabe) sobre todo. En el otro extremo y con pinta de que va a ser bastante complicado hacerle encajar con credibilidad está su marido, supuestamente muerto, desaparecido y vuelto a aparecer en esta primera entrega de la serie (… ahora entienden la razón de mi argumento…) El que si tendrá un papel fundamental en la serie será el de Wes Lawrence (Barry Sloane), que además de formar parte del Departamento de Defensa tiene un pasado con Claire y, debido a las circunstancias que se avecinan, sus caminos se volverán a cruzar. Junto a ellos, familia y compañeros de trabajo y, por supuesto, los niños, que son el eje principal de la acción, de momento.

En esta primera entrega de The Whispers todo ha tenido un ritmo y planteamiento aceptable, aunque, para mi gusto, con demasiada información. Se nos han desvelado los principales pilares de la serie y con esto, solo me surge la pregunta de qué habrán dejado para el resto de la temporada. Ah, si, la dominación mundial. Demasiada información.

No es difícil llegar a esta conclusión sin haber leído nada sobre la serie, ya que en su presentación pronto se huye de la idea de los amigos imaginarios y se llega a conocer la implicación de los niños  con sus “amigos”, de sus padres, de sus padres con los supuestos visitantes, de los diferentes padres entre ellos y de estos con sus hijos.

Vaya, que los niños de estas familias son el vehículo perfecto para la llegada de los seres de otras galaxias. No es que lo tome a mofa, pero es que así, de manera global, me suena a más de un argumento de cualquier película de ciencia ficción. En definitiva, que no han inventado nada nuevo.

Pero yo soy de las que doy una oportunidad a este tipo de géneros, siempre y cuando no metan la pata en el primer capítulo, y en este caso, lo han salvado dignamente.

Ahora toca la peor parte: seguir por la senda correcta, o lo que es lo mismo, no entrar en un jardín del que difícilmente podrán salir. Y quien dice jardín, dice nave, objeto no identificado u hombrecillos verdes…

Imagen: ABC

Seguir leyendo
Compartir
25
abr 15

‘Welcome to’ Wayward Pines

En los tiempos que corren, no hay nada más desesperante que no tener un teléfono a mano. Hemos limitado nuestra vida a la necesidad de tener a nuestro lado aquello que durante años solo era posible utilizar en un soporte fijo privado o uno público para el que era necesario contar con algunas monedas. Ahora, volvemos a nuestra casa si nos damos cuenta que hemos dejado nuestro móvil en casa o incluso llevamos el cargador en el bolso o el coche por si éste se quedara sin batería. Lo que es impensable es quedarnos sin la posibilidad de tener una forma de contacto eficaz y rápida en el mismo instante en el que la necesitamos. Ese es uno de los elementos desesperante de nuestro protagonista al que le veremos encontrar otros muchos obstáculos en su viaje al misterioso Wayward Pines.

wayward pines

La falta de comunicación no será el único problema al que se tendrá que enfrentar el agente Ethan Burke (Matt Dillon) en su estancia en Wayward Pines, el extraño y misterioso pueblo en el que despierta después de haber sufrido un accidente de tráfico. Hasta allí se ha desplazado para investigar la desaparición de otros dos agentes federales, Kate Hewson y Bill Evans. Pero tras su accidente, además de descubrir que no tiene ni su cartera, ni su teléfono ni su identificación, también se percatará que ese lugar tiene algo extraño hasta llegar a la conclusión de que, si nada cambia, posiblemente no logre salir de allí, nunca.

Esta ha sido la presentación (preestreno) de esta nueva serie de 10 capítulos basada en la novela de Blake Crouch “Pines” y dirigida por M. Night Shyamalan. Hasta su estreno el próximo 14 de mayo, se nos han dado las pinceladas de lo que será el nuevo thriller de FOX que cuenta además de Matt Dillon en su elenco con referentes de la interpretación como Melissa Leo, Juliette Lewis, Terrence Howard, Toby Jones o Carla Gugino. Si a esto le unimos los numerosos comentarios que aluden a su supuesto parecido con la mítica Twin Peaks, la convierte en una de las series más esperadas de la temporada.

Con algunas pinceladas que nos dejan ver lo que se avecina con la serie, en esta primera entrega lo que realmente ha captado mi atención han sido las interpretaciones de Melissa Leo, Juliette Lewis y Toby Jones que logran incorporarnos a la inquietante atmósfera de misterio de citado pueblo. Porque, el planteamiento en sí, siendo sincera, no me ha sorprendido demasiado ya que, de pueblos raros, raros, tenemos un extenso y vasto terreno repleto de series ambientadas en algún lugar al que ninguno de nosotros le gustaría pasar ni para poner gasolina.

Como en otras ocasiones, ahora lo que queda es que con semejante potencial interpretativo, la serie logre encauzar su desarrollo de manera atractiva y sostenida, contando con el que puede ser un punto a su favor: el momento, la época elegida para su estreno, cuando las más longevas de la tele terminan sus temporadas.

Hasta ese momento, ¿qué les parece un viajecito de fin de semana a algún lugar húmedo y oscuro? Pues bienvenidos a Wayward Pines.

Seguir leyendo
Compartir
21
nov 14

Las decisiones en State of Affairs

Siempre que se presenta una serie con algo oculto en su inicio capta mi interés. No es una fórmula infalible, ya que no todas las producciones son capaces de desarrollar y mantener la intriga de manera adecuada. No todas dan con la clave. Se pude tener una idea a desarrollar pero en ocasiones se pierden en “el fantástico mundo del engorde de la temporada”, esto es, dar vueltas y más vueltas a cualquier cosa que termina por destrozar la idea inicial, aquella con la que captaron mi atención. Puede ser un secreto oculto, alguien que resulta no ser quien parece, incluso una simple señal, algo inesperado. Lo importante no es como se empieza sino como se termina. Y es ahí donde radican las tomas de decisiones. Y parece de que eso vamos a tener mucho. Las decisiones en State of Affairs.

 

NUP_165009_0715.jpg

 

La nueva serie de la NBC está protagonizada por Katherine Heighl quien interpreta el papel de una analista de la CIA, Charleston Tucker, encargada de seleccionar, decidir y presentar la sesión informativa a la presidenta sobre los problemas de seguridad más importantes del país. Con estas claves está claramente identificada como un thriller de espionaje que en su primera entrega nos presenta algunos datos que la diferencian y que pueden gustar más o menos.

 

No es la única protagonista. Está claro el papel principal que jugará en esta serie la presidenta Constanza Payton, papel que interpreta la actriz Alfre Woodard. No solo porque será la persona a la que informe todos los días sobre los asuntos de seguridad sino que hubiese sido su suegra si no hubiese sido por el atentado que sufrieron y en el que murió Aaron. Es decir, hay algo más que une a las dos protagonistas que un simple trabajo y que puede resultar más o menos interesante. Vaya, que a priori uno podría pensar que tendrá que meter mucho la pata para la que iba a ser su suegra la ponga de patitas en la calle. De hecho, eso es lo que queda más o menos claro en el primer capítulo. Este ha sido uno de los puntos que menos me ha gustado, eso y que tiene un parecido razonable a Madam Secretary.

 

En esta ocasión parte de la intriga radica en que  nos queda la duda de si el atentado fue real, que papel jugó Tucker en el y sobre todo, el que jugó su prometido e hijo de la presidenta. Esta parece que será la trama secundaria que acompañará a la serie y que es una fórmula muy utilizada por muchas ficciones: presentarnos un procedimental con  acompañamiento.

 

Y es así. State of Affairs es un procedimental sobre decisiones de seguridad en el que previsiblemente cada semana veremos un caso diferente al que se tendrá que enfrentar Tucker y su equipo de analistas y en el que aparecerá bien dosificada la trama secundaria sobre el atentado.

 

Parece que puede ser una serie más, pero yo siempre doy una oportunidad. El tiempo nos irá mostrando si saben desarrollar ese secreto que tienen guardado de tal manera que  no pierda ni un ápice de interés. Tiene muy buenos ingredientes para no fallar: acción, secretos, personajes que tienen algo que ocultar e incluso algún personaje oculto, mentiras, un equipo de trabajo, un jefe al que puentear y muchas decisiones que tomar. Las decisiones en State of Affairs.

Fuente: NBC

Seguir leyendo
Compartir
15
sep 14

Z Nation o… déjà vu

Es uno de los estrenos de la temporada y no precisamente se trata de una novedad.  La sensación de déjà vu te invade desde el primer minuto, incluso en los lugares escogidos para su presentación. Pero pronto te das cuenta que lo importante no es la forma, sino el fondo. Ese es el atractivo de esta nueva serie. ¿Te gustan los zombies? Pues toma dos tazas.

 

znation

Nada de psicología barata, ni de charlas trascendentales, ni de miramientos. Aquí todo está superado y el objetivo es otro. La nueva serie de zombies Z Nation llega al público con todo aprendido, como el espectador.

 

Con una temporada de 13 episodios esta nueva serie postapocalíptica nos traslada en el tiempo años después de un virus zombie haya asolado el país y desde un principio se mostrarán las primeras cartas de lo que pretende la serie presentando a los personajes que tendrán especial importancia en la trama.

 

El camino en Z Nation se centrará en el traslado de un hombre, del que poco se conoce y que esconde un peligroso secreto,  que lleva en su sangre los anticuerpos capaces de crear una vacuna contra el virus zombie. Para lograrlo tendrán que viajar desde Nueva York hasta California donde se encuentra el último laboratorio en funcionamiento, siendo un viaje vital para el futuro de la humanidad. Esto lo podrán hacer gracias a la ayuda de un experto informático que se encuentra aislado en algún lugar del planeta y que les guiará y ayudará a llevar la misión adelante.

 

La ambientación nos hace recordar de inmediato a The Walking Dead pero pronto nos damos cuenta que aquí ha pasado el tiempo y con él se ha implantado cierta sabiduría en los personajes. Todo se mueve a un ritmo vertiginoso que devuelve a la memoria la velocidad de Guerra Mundial Z. Y el fondo del asunto, el camino que les toca recorrer, el objetivo a salvar e imaginando el número de bajas en el trayecto, tiene claras similitudes con Salvar al soldado Ryan (vale, aquí no había zombies)

 

Tal vez no sea un déjà vu, sino que ya está todo inventado. Ahora de lo que se trata es como lo unes, lo mezclas, lo presentas y lo desarrollas.

 

A su favor juegan el haberse adelantando en el tiempo al regreso de The Walking Dead y  tener a un numeroso público fiel a todo lo que tenga que ver con zombies y tramas postapocalípticas. En su contra, un casting mediocre y un desarrollo sin profundidad, ligero, sin razonamiento.

 

Serán las audiencias las que decidan su recorrido, Z Nation o… déjà vu, en una carrera que no ha hecho más que empezar ya que el regreso y estreno de muchas series se encuentra a la vuelta de la esquina. Si quieres conocer las fechas puedes verlas aquí o aquí. (Imagen: Syfy)

 

Seguir leyendo
Compartir
02
jul 14

The Last Ship

Soy de las que prefiere cambiar de contexto durante el verano y me apasiona leer bajo el sol, con el sonido del mar y con la arena quemándome los pies alguna novela negra llegada del norte de Europa y ambientada en alguna ciudad cubierta de nieve. Pero supongo que no es lo habitual. Lo corriente es rodearse en pleno verano de libros y series cuyas tramas tienen algún ambiente más típico de la época estival. La que nos ocupa, basada en el libro homónimo de William Brinkley, tiene el mar como protagonista ya que si se trata de un barco, pues el agua viene de serie. Claro que la embarcación de la que hablamos poco tiene de recreo y mucho de salvar a la humanidad.

 

the last ship

 

The Last Ship es la última apuesta de Michael Bay, serie de la que se espera pueda ser el estreno del verano o todo lo contrario. Esto es lo que pasa cuando se tienen demasiadas esperanzas puestas en un producto que, en ocasiones, puede no cuajar. Y vista la primera entrega no he salido de dudas.

 

The Last Ship nos señala desde un principio el contexto en el que se va a desarrollar la trama: una posible pandemia y la búsqueda de una cura bajo el más alto secretismo. Por otro lado nos presenta a la tripulación de un buque de guerra estadounidense que se dirige a una misión que resulta ser una tapadera ya que a bordo del barco se encuentra una científica en busca del ansiado remedio.

 

Lo que no saben es que durante la misión se desarrolla esa pandemia diezmando la población del planeta. De esta forma, los miembros de este barco han podido evitar la catástrofe pero ahora son víctimas de otra tragedia ya que no sabrán si sus familias y amigos siguen con vida. Además, la científica a bordo tendrá que lograr una cura a bordo del barco ya que es la última esperanza que queda para los que se encuentran en tierra firme.

 

El primera capítulo nos ha servido para conocer ésto y los personajes que jugarán su papel en esta misión en el mar. Tom Chandler (Eric Dane) es el capitán de la nave,  Rachel Scott (Rhona Mitra) la científica que tiene la increíble misión de encontrar una cura a la pandemia y Mike Slattery (Adam Baldwin) es el segundo comandante.

 

Pese a verse como el último recurso de la humanidad no todo va a ser un paseo ya que las decisiones del capitán, como la de no desembarcar,  no siempre serán bien acogidas por una tripulación cuyo mayor deseo es intentar encontrar a sus familias.

 

En mi opinión, la serie cuenta con una historia interesante, emocionante y llena de acción pero también he encontrado algunas escenas que no me han gustado nada. A la sobreactuación de algunos se unen los vagos intentos por convertir algunas escenas en dramas cuando creo que la serie debería centrarse más en la intriga y la acción. Sobraba la escena de la mujer del capitán que debe ser la más lista del planeta ya que consigue enviar una grabación a su marido o las escenas en las que contemplan escenas de lo que ocurre en el mundo. Así, de repente, consiguen que les llegue información que supuestamente durante los seis meses anteriores no había llegado.

Quitando esas escenas y la irremediable sensación de déjà vu que se tiene (salvando las distancias a mi me ha venido a la memoria en un primer momento El Barco) puede ser una serie muy entretenida para este verano. Además, deduzco por algunas imágenes de su web que no toda la serie se va a desarrollar en el mar algo que en cierto modo se da a entender en este primer episodio.  Acción y algún personaje que parece no ser lo que realmente es, aportan parte de su atractivo.

Respecto a la interpretación me ha parecido correcta. Bueno, unos más que otros. Pero en principio cada uno tiene bastante definido el rol en esta historia con mayor o menor acierto.

Yo le doy una oportunidad porque no he podido decidir con el primer capítulo pero buena parte de su continuidad, al menos en mi lista de series para el verano, vendrá de la mano de la eliminación de todas esas escenas forzadísimas de drama innecesario.

 Imagen: TNT

Seguir leyendo
Compartir
02
jun 14

Revisar a Polanski

Ni un minuto perdido. Ha sido finalizar la temporada y comenzar a buscar nuevos objetivos. Uno de ellos es disfrutar de la gran cantidad de miniseries que existe en la oferta televisiva (las nuevas y como no, rescatar aquellas que estén en el cajón de pendientes). He comenzado por un estreno. Claro que, calificar a Rosemary’s baby de estreno no sería del todo correcto.  Algo pretenciosa, la clave sin duda para disfrutarla es recordar que nada puede superar a La semilla del diablo. Si no la has visto, te toca revisar a Polanski.

 

Rosemarys baby

 

Rosemary’s baby es una miniserie emitida por la NBC que consta de dos capítulos y que está basada en la novela de Ira Levin del mismo título. El best seller de terror publicado en 1967 fue adaptado al cine por Roman Polanski en 1968 con un fantástico reparto en el figuraba Mia Farrow, John Cassavetes, Ruth Gordon y Ralph Bellamy. La historia cuenta el cambio que experimenta una pareja, Guy y Rosemary al mudarse a un misterioso apartamento en Nueva York. Serán muy bien recibidos por sus vecinos, sobre todo por la pareja Castavet. Cuando Guy consigue un meteórico ascenso en su carrera como actor decidirán tener un hijo. Será el momento en el que Rosemary empezará a sospechar que sus vecinos son una secta satánica que tiene la intención de quedarse con su hijo.

 

Esta nueva adaptación está protagonizada por Zoe Zaldana, Patrick Adams, Carole Bouquet y Jason Isaacs en los papeles protagonistas y tiene sólo unos cambios sutiles tales como que Guy en este caso es un escritor y profesor universitario y la acción se desarrolla en Paris.

 

Las críticas no han sido favorables para esta mini serie aunque yo considero que tanto el reparto como la ambientación son aceptables. Las escenas más emocionantes se han modernizado y adaptado a la actualidad e incluso el edificio, centro neurálgico de la acción gana puntos en la ciudad de la luz.

Desde mi punto de vista el mayor problema, sin contar con el horroroso, horroroso, horroroso corte de pelo de la protagonista (eso si que da más que miedo, terror) es partir de la base de realizar una comparación con la cinta de Polanski.

 

Las expectativas en estos casos deben ser normales tirando a bajas. Sólo de esa manera tomaremos el remake por lo que es o incluso, en alguna ocasión (Hannibal, Fargo o Bates Motel) nos podremos llevar una grata sorpresa.

 

Nada va a superar, para los que hemos visto La semilla del diablo, esa sensación de impotencia de una pequeña, menuda Mia Farrow intentando luchar contra todos ante la idea de la locura. Ni el edificio era tan acogedor y lujoso, ni los vecinos resultaban ser tan interesantes y carismáticos. La Rosemary de Polanski tenía cierta incomodidad. La suficiente para revolverte en la butaca y pensar que algo no va bien.

 

En este caso, la nueva versión nos sitúa con unos vecinos tan interesantes, una ciudad tan perfecta, un edificio de lujo y hasta un “padre de la criatura” tan atractivo (Stefano Cassetti) que es muy difícil no sentirse a gusto. Estoy segura que todos sus problemas surgen de mirarse en el espejo tras su cambio de imagen…

 

En definitiva no deja de ser un remake algo pretencioso pero que logra captar la atención gracias a la ambientación y a la buena resolución de las escenas clave. En cualquier caso insisto: una vez que hayas visto esta fácil-de-ver miniserie de dos capítulos no dejes de revisar a Polanski.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
25
mar 14

El último capítulo

Esta no es sólo una reseña del último capítulo, es también una reflexión. Esta será una crítica a los resultados y una autocrítica a mis expectativas.  No nace en caliente y no pretende remover algunos sentimientos heridos. Es fruto de un momento de perplejidad. Sin acritud. Esta es mi visión del último capítulo visto de The Good Wife (5×15) y en consecuencia tendrá spoilers.

 

 the good wife

 

Pero, ¿en qué estaban pensando los creadores de la serie?

 

Lo siento, tenía que dejar esta pregunta en el aire. La quinta temporada de la que posiblemente sea una de las mejores series (muy cerca de ser la mejor) de la parrilla televisiva ha hecho desaparecer (matado, para que nos entendamos) a uno de sus protagonistas principales.

 

Will Gardner ha muerto y con él, posiblemente, cualquier expectativa de ver el lado más natural y humano-femenino de la encorsetada Alicia Florrick. Lo atónitos que nos hemos quedado los seguidores de la serie responde a varias causas.

 

Una de ellas ha sido el secretismo con el que la serie ha escondido desde hace un año que el actor Josh Charles había decidido abandonar la ficción. Una decisión ante la cual los creadores debían idear una salida. El problema es que a juicio de muchos, ésta no ha sido afortunada. Robert y Michelle King, creadores de The Good Wife diseñaron la salida del actor y del personaje teniendo claro que éste debía morir. Todo esto y más lo han explicado en una carta enviada a los fans de la serie dado el giro brusco que ésta ha tomado y las reacciones y críticas del público.

 

La carta se la podían haber ahorrado.

 

A mí no me ha aportado nada. Bueno, sí: su amor incondicional hacia Alicia. Los King explican que el amor imposible entre Will y Alicia sólo podía romperse de una manera drástica y  que no valía que Will se fuera a otra ciudad o se casara. Tenía que desaparecer. Todo ello para que “Alicia tenga un nuevo resurgir”.

 

Da igual.  A los seguidores nos han arrebatado la posibilidad de volver a ver a una Alicia fresca, espontánea algo que vimos en la etapa de su acercamiento a Will y que no hemos vuelto a ver. Es cierto que no había otra salida ya que el actor era el que tomaba la decisión de marcharse pero, siempre se podía haber hecho de otra forma, dejar tal vez una puerta abierta. Creo que eso es una de las cosas que más ha echado en falta el público. Así, de buenas a primeras, en un caso como otro cualquiera, disparan a Will. Una salida muy poco gloriosa. ¡Y no habrá sido por falta de tiempo!

 

Es cierto que esa oda a la vida y a la muerte, al aprendizaje de lo inesperado tiene gran sentido y aporta una gran dosis de realismo a lo que sucederá de ahora en adelante con The Good Wife. Pero sinceramente, ¿el público quiere ese realismo?

 

Ahora ya no habrá vuelta atrás y Alicia no volverá a ser libre. Seguirá con su postura, tiesa como un palo, aburrida y seca. Ya no vendrá Will a despertar ocultos instintos. Ahora poco queda.

 

The Good Wife sigue siendo protagonista, para bien o para mal. Este giro de los acontecimientos la ha hecho situarse en una posición ganada de antemano sin artimañas. No le hacía falta.

 

Quienes sí sentiremos la necesitad de una compensación somos aquellos que, pese a saber que la protagonista es Alicia, sabemos que para que ocupe su adecuado lugar son imprescindibles aquellos de los que se ha rodeado.

 

El verdadero resurgir de Alicia y en consecuencia de la serie será cuando Alica deje de ser the good wife y comience a ser simplemente Alicia, esa que nos mostró Will.

 

Pero, ¿en qué estaban pensando los creadores de la serie?

Seguir leyendo

Compartir
02
feb 14

Rodeada de hielo es lo mejor de la semana

Una serie rodeada de hielo es lo mejor de la semana. Ha sido leyendo otro blog como la descubrí. Lo cierto es que la época lo favorece ya que la falta de alguna de las series habituales hace que se intensifique la búsqueda de otras que me puedan interesar. Y me ha enganchado. Si, me gusta ese tipo de series y el hecho de que se desarrolle en un lugar tan helado como inhóspito me atrae aún más. Helix une el thriller con la ciencia ficción y hasta el momento lo hace muy bien. Además su música consigue crear una mezcla de proximidad como de incomodidad. Así que mi elección de esta semana ha sido el descubrimiento de la serie, de todo lo que acontece en ella, de las incógnitas y de los descubrimientos, de la investigación rodeada de hielo, de lo mejor de la semana.

 

helix

 

Revolution sigue colmando mis expectativas aunque en ocasiones se pierda entre tanta lucecita verde. La serie ha logrado en esta segunda temporada remontar todo lo que perdió con alguna desafortunada trama en la primera y volver a dar una oportunidad a una serie que en cierto modo se ha alejado muy mucho de su tema inicial: la sociedad tras un apagón definitivo. Ahora ha decidido acercarse al título.

 

The blacklist aunque sigue un ritmo procedimental estricto, en cada episodio tratan un miembro de esa lista, aún está conservando cierto interés por la trama anexa que tiene que ver con sus protagonistas. Muchas preguntas que están lejos de ser contestadas y que en cierto modo mantienen el interés en ella. Lo que me pregunto es cuando se agotará.

 

The following ha sido algo previsible en sus inicios y la resistencia de su protagonista a introducirse de lleno en la investigación conjunta (no en una habitación) es lo que esté ralentizando en cierto modo la acción (y mi interés) En cualquier caso, sigue siendo de lo mejor (y más oportuno)

 

Mi descubrimiento semanal ha sido Helix, un intenso thriller sobre un grupo de científicos del Centro para el Control de Enfermedades que viajan a un centro de investigación de alta tecnología en el Ártico para investigar un brote de una enfermedad, una enfermedad que puede resultar ser la clave para la salvación de la humanidad o la aniquilación total.

 

En un ambiente helado, absolutamente blanco esta amenaza letal resulta ser sólo la punta de un iceberg ya que a medida que el virus evoluciona la escalofriante verdad comienza a aparecer.

 

La serie está protagonizada por Billy Campbell en el papel del Dr. Alan Farragaut y con toda probabilidad uno de los que más convence de la serie ya que otros aún deben aportar algún que otro rasgo para convencer. Pero en general la serie logra mantener el ambiente y suspense habitual en este tipo de series ubicadas en estos recintos de investigación.

 

De momento se desarrolla a un ritmo aceptable aunque claro está surgen dudas sobre cuánto tiempo se sostiene una trama de este tipo en un lugar en el que se supone que en algún momento tendrá que existir algún tipo de comunicación con el exterior. De momento, un Helix rodeado de nieve consigue ser lo mejor de la semana.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
26
ene 14

Resucitarse es lo mejor de la semana

Resucitarse es lo mejor de la semana. Pero no en forma de zombie o como una aparición traslúcida. No me refiero a eso. Tampoco si has muerto de verdad, es decir, que mueres y luego algo sobrenatural te devuelve a la vida. No, tampoco. Resucitarse es no haber muerto, pero que todo el mundo piense que has muerto, permitir que todo el mundo lo piense y en el momento menos pensado, reaparecer. Eso es resucitarse. Una de las artimañas más utilizadas en el cine y la televisión y que no pasa de moda. Por los siglos de los siglos, resucitarse es lo mejor de la semana y que mejor que hacerlo con un numeroso grupo de seguidores detrás. Eso es The Following.

 

The Following

 

Casi rozando el final del mes de enero y las series están a medio gas. Muchas se han vuelto a dar un descanso y otras están arrancando.

 

La incondicional Castle es de las pocas que mantiene un buen ritmo sin dejar caer en ningún momento la calidad de sus tramas. La serie que ha logrado mantenerse en su sexta temporada continúa con sus capítulos procedimentales pero dejando un amplio margen para todo lo que conciernen a las relaciones entre sus protagonistas. Eso junto al humor que le caracteriza la han convertido en una de las series favoritas para todos los públicos.

 

Hart of Dixie no destaca salvo por los tacones de su protagonista. Si es un signo de agotamiento el hecho de que los argumentos de sus capítulos sean cada vez más absurdos, el final de la serie tendría que estar muy cerca. No es una serie que moleste, es fácil de ver, pero hasta ahí.

 

Arrow sigue con su nueva temporada centrada en presentar al nuevo enemigo (examigo) del protagonista alternando como siempre las escenas de actualidad con aquellas que recuerdan el pasado del arquero en la isla, un pasado que ha dado mucho de sí.

 

Revolution ha logrado reinventarse y está consiguiendo sorprenderme capítulo a capítulo con giros inesperados y con tramas dispersas geográficamente. Aún queda por centrar el tema de la nanotecnología, pero del resto no tengo queja.

 

La que me está sorprendiendo gratamente es The Blacklist. La serie protagonizada por un James Spader por el que han pasado los años si hacer esfuerzo por ocultarlo ha conseguido centrar toda mi atención. Aunque podríamos clasificarla como procedimental, se trata de más que eso. En casa capítulo nos han presentado a un enemigo al que cazar siendo su protagonista el artífice de que eso se logre ya que todos ellos se encuentran entre los más buscados y nunca encontrados.

 

Pero la serie va más allá. El pasado familiar de la detective Keen sigue siendo una incógnita, la verdadera identidad de su marido también así como las intenciones de Reddington. Todas estas preguntas son las que salpican cada uno de los episodios y consiguen que resulten dos tramas paralelas igual de atractivas.

 

Pero la verdadera protagonista ha sido la vuelta de The Following. La serie protagonizada por Kevin Bacon vuelve con su segunda temporada un año después de donde se quedó la primera, esto es, celebrando el aniversario de la muerte de Joe Carroll.

 

Ahora Ryan Hardy está retirado y se dedica a dar clases. Es un hombre totalmente diferente al que conocimos en la primera temporada y al parecer durante este año ha pasado por más de una fase para llegar a ser el hombre que es ahora. Aunque aparentemente ha abandonado todo lo que concierne a la investigación, sigue manteniendo su propio seguimiento en su casa y en secreto.

 

Resucitarse es lo mejor de la semana porque la segunda temporada comienza el día del aniversario de la muerte de Carroll, momento que escogen un grupo de seguidores para realizar una matanza en el metro en nombre de su líder y ataviados con máscaras con la forma de su cara. Esto hace que se solicite ayuda a las personas que participaron en la primera investigación aunque Hardy declinará la invitación.

 

Esta primera entrega de la segunda temporada nos devuelve la emoción de esta serie centrada sobre todo en la maldad grupal. Desde mi punto de vista lo característico de la serie no era manifestar la maldad de una persona. El protagonista de la maldad no era Carroll sino sus seguidores. Como un grupo de personas se unían por un fin común macabro y oscuro. Lo que verdaderamente sorprendía de la serie era pensar que cualquiera podía ser un seguidor y que estos estaban dispuestos a lo que fuera para contentar a su líder.

 

Esta segunda temporada presenta la misma cara lo que plantea muchas sorpresas y muchos giros inesperados. Lejos de haber terminado la pesadilla ésta se ha reinventado y ha resurgido de sus cenizas. Los seguidores se han unido y se han multiplicado. En definitiva, la esencia de The Following ha resucitado. O mejor dicho y sin querer ser explícita, resucitarse es lo mejor de la semana.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
19
ene 14

París es lo mejor de la semana

París es lo mejor de la semana. Cuando el resto no convence no hay nada mejor como apostar por algo seguro. Eso ocurre cuando se une el cansancio con la falta de imaginación y para esos momentos no hay nada mejor que recurrir al archivo de series pendientes. El valor seguro de lo procedimental se une al particular estilo francés para abordar todo thriller policíaco. La serie lleva el nombre de su protagonista Jo y se ambienta en una de las más bellas capitales de Europa. Por ello París es lo mejor de la semana.

 

Jo

 

 

La semana ha estado algo extraña ya que, siempre desde mi punto de vista, no se ha dado ninguna genialidad ni ningún episodio digno de mencionar.

 

Voy a correr un tupido velo sobre Intelligence, la serie que nos vende al sobreactuado Josh Holloway. Digo que nos vende porque lo más importante de su presentación es que el actor participó en Perdidos. Sólo tengo que recordar que eso no es aval de casi nada y que todo hay que demostrarlo o ¿les recuerdo el fracaso de 666 Park Avenue con Terry O’Quinn?

 

Esta nueva serie que no aporta nada y que viene a unirse a otras recientes como Almost Human, nos trae el trabajo de Gabriel Vaughn, un agente que trabaja para la Unidad Cibernética de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU y que tiene la particularidad de que se le ha implantado un chip en el cerebro funcionando éste como un ordenador. Vaya, para pasar un rato entretenido y poco más.

 

Respecto a The Good Wife, sigo sin comprender como las series hacen cosas extrañas con los parones. Tras el navideño del que no hace ni un mes (aún tenemos los polvorones en el gaznate) se les ha ocurrido hacer otro tras haber emitido sólo dos capítulos. Es cierto que ambos han sido geniales, como todo lo que hace esta serie, pero aún así no es de recibo volver a darnos-darse un descanso (será para que algunos tomen clases de baile…) En cualquier caso extraer un asunto antiguo directamente de las elecciones y con él volver a poner cara a cara a Peter y a Will aumenta la emoción. Pero parece que tendremos que esperar.

 

La vuelta de Hart of Dixie no ha traido nada nuevo. La serie de puro entretenimiento sigue exactamente en el mismo lugar en el que lo dejaba siendo posiblemente la que consigue mantenerse en el aprobado de manera indefinida… (lo de progresar lo olvidaron)

 

Revenge… oh Revenge. ¡Qué hastío! Este rollo de ahora no me acuerdo, ahora si me acuerdo, ahora lo voy a dejar todo, ahora voy a seguir con mi venganza, ahora no quiero estar en esta casa, ahora me voy a quedar en ella… es sencillamente insoportable. Solo logro abrir algo más los ojos cuando Nolan aparece con sus fantásticos modelitos (yo creo que lo hacen con la intención de que no caigamos en los brazos de Morfeo) Si, los modelitos es lo que al final consigue salvar la serie ya que son un placer para la vista sobre todo los de Victoria, Emily y Lydia (a Charlotte la aparto de este grupo y si pudiera de la serie) En definitiva, que la serie ha entrado en una espiral de sinsentido con episodios al cual más mediocre. Y la cosa parece que no mejora (he visto la promo del próximo y he pensado seriamente en no verlo)

 

Castle y Elementary son series que no decepcionan aunque en el caso de la primera se ha vuelto demasiado empalagosa para mi gusto. Pero siempre consigue que sonría y eso se merece que permanezca en mi listado.

 

Arrow también ha regresado sin aportar demasiado. Parece que ahora le intentan dar un papel más importante a la algo apartada Laurel. Esta chica ha sufrido una transformación a peor de la primera a la segunda temporada.  A su más que evidente cambio físico (la persona que te dijo que así estabas bien te mintió) se le une su cambio interpretativo. Parece que la desaparición de su carácter amable y su aspecto saludable se ha llevado también sus dotes interpretativas.

 

Y la que en un principio iba a ser mi elegida pero no ha llegado a serlo. True Detective es una serie magnífica. La interpretación de sus protagonistas en increíble y la trama, el argumento de la serie promete. Pero no me termina de convencer su desarrollo, su exposición y su ritmo. En general, siempre me decepcionan las series en las que estás esperando una frase o un giro inesperado durante toda su duración y ésta llega en los últimos treinta segundos. La última escena de McConaughey te da la clave de todo lo que ocurre pero el problema es ese: esperar a la última escena. La serie se pierde en aspectos “metafísicoreligiosos” con grandes e interminables diálogos o monólogos sobre lo humano y lo divino. Quiero pensar que esta ha sido solo la presentación de los personajes, por otra parte necesaria, y que ahora comenzará lo procedimental. Así que estaré muy pendiente a su segundo capítulo porque confío en que la serie me sorprenda.

 

Dadas las circunstancias, me decidí por terminar la primera temporada (y única) de una serie que había dejado abandonada y que sin embargo me ha sorprendido sobre todo por la calidad de sus tramas. Todas ellas ambientadas en la ciudad de Paris, esos lugares son los que dan título a los ocho capítulos que conforman la que de momento es su primera temporada. No es ninguna novedad, pero para el que le apetezca la serie Jo y París es lo mejor de la semana.

 

Jo es una serie dramática rodada en París en inglés y además de ser su título también es el nombre de su protagonista, Jo St-Clair, un veterano detective de la Brigada Criminal de la policía de París. La serie creada por el guionista y productor canadiense René Balcer se podría enmarcar en el genero procedimental pero con grandes dosis de “polar” francés que no es otra cosa que el género policial tradicional en el cine y la literatura francesa.

 

Una de las características de la serie es que los casos nos llevan a los lugares más emblemáticos de París tales como la Torre Eiffel, la catedral de Notre Dame, Las Catacumbas, la Place Vendôme… convirtiéndose estos lugares en protagonistas de la serie por ser los escenarios de buena parte de los casos.

Los casos son muy interesantes y nada predecibles, diferentes en cada episodio y la continuidad viene del lado de su protagonista Jo (Jean Reno) un gran policía con un pasado turbio. Lo que más me ha gustado de la serie es su perfecta combinación de ritmos, adecuado en cada momento: el más pausado y sin llegar a resultar tedioso con todo lo relacionado con la vida privada de St-Clair y el más acelerado, apropiado a este tipo de género procedimental para los casos que trata la brigada en cada ocasión.

 

Cambiar los escenarios habituales en el resto de las series supone ser una ráfaga de aire fresco y si además se trata de ciudad tan bella no nos deja dudas: París es lo mejor de la semana.

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir