Lo mejor de la semana - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

17
nov 13

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana ha sido un me ves y no me ves. Esta serie ha sufrido en sus anuncios de renovación y cancelación tantos altibajos que parecen broma. Basada en la danesa Forbrydelsen, si bien la primera y segunda temporada guardaba el parecido habitual, la tercera temporada se alejó de su raíz. Una raíz que cerraba el ciclo con una tercera temporada brillante llevando a su actriz Sofie Grabol a posiciones solo aptas para interpretaciones excelentes. Su copia americana ha tenido grandes desigualdades, tantas como sorpresas. A la ya anunciada cancelación de la serie tras su segunda temporada le siguió la sorpresa de la renovación por la tercera. Ahora que se daba por finalizada la serie definitivamente un nuevo anuncio la resucita una vez más: tendrá una cuarta temporada. Por eso The Killing es lo mejor de la semana.

 

the killing

 

¿Es necesario? Sí, pregunto si es necesario dar ese paseo por los capítulos de las series de esta semana cuando la mayoría a lo único que se ha dedicado es a torturarnos con episodios mediocres, aburridos, previsibles, irrisorios e inexplicables, todos ellos de relleno, a la espera de darnos una gran dosis de cliffhangers previa al parón navideño. No sabría por donde empezar.

 

Podría hacerlo por el odio y hartazgo que está empezando a provocarme Peter Pan y Nunca Jamás: un horror. Ahora no sólo por el bien de Henry sino por el de los espectadores espero que salgan pronto de ese mundo. Eso en cuanto a Once Upon a Time pero no es la única.

 

El sinsentido en el que está hundida Revenge hace que su salida del agujero pase por una transformación profunda. Podríamos pensar  que la introducción de las tramas amorosas paralelas en los hombres de la vida de la protagonista son un intento por aumentar la emoción previa a la simulada muerte de Emily. Pero eso sólo sería real si ella se inmutara. Pero no lo hace, como siempre. Así que volvemos a un culebrón absurdo en donde lo único digno de ver son los fantásticos modelitos que lucen Emily, Victoria y Margaux.

 

Las series procedimentales no decepcionan aunque no sorprendan. Siguen una línea que rara vez traspasan y eso les hace mantener un modesto status. Hablo sobre todo de Castle, Bones o Elementary. Diferente es el caso de Arrow que introducía nuevos personajes en esta primera parte de temporada haciendo de sus cruzadas la razón y argumento de sus primeros episodios. Sin lugar a dudas la isla primero y el barco después siguen siendo su principal lastre ya que en ocasiones se pierde en ese mundo paralelo.

 

Revolution sigue manteniendo un buen nivel. Ese paso atrás que ha dado respecto a la primera temporada consiguiendo tomar las posiciones que debía ocupar tiempo atrás ha sido un sabio rectificar. Aunque las últimas entregas hayan sido algo previsibles sigue siendo lo que es: una serie post-apocalíptica, de acción y entretenimiento.

 

Una vez más son las grandes The Good Wife y The Walking Dead las que mantienen la balanza con una inclinación aceptable. La primera, que pese a estar algo (o mucho) estancada en la separación de las firmas consigue la continua reacción del público que se muestra partidario de uno o de otro. Esta reacción está manteniendo algo de emoción al conflicto aunque sin lugar a dudas, tiene el tiempo contado y no es una estrategia que se pueda alargar mucho más en el tiempo. La segunda, nos dejaba con un anuncio esperado, el regreso de uno de los peores villanos. Sabíamos que estaba cerca, pero no tanto. Ya se sabe que cuando llega la tempestad, llegan todas las calamidades juntas y a la terrible enfermedad y muerte que han sufrido los habitantes de la cárcel era más que previsible que todo sólo pudiera ir en una dirección: a peor.

 

Por último, el anuncio de la sustitución de Hostages. Sin duda ha sido una serie sorprendente al menos para mí, ya que a estas alturas no la puedo deshechar de manera definitiva pero tampoco la recibo con los brazos abiertos puesto que no sé (ni saben ellos) el rumbo que va a tomar. Yo lo calificaría de improvisación y ya se sabe: hay que ser muy, muy bueno para que de improvisar salga algo perfecto.

 

Así que entre la noticias y series que he leído y visto en la semana, la renovación de The Killing ha sido la que ha despertado toda mi curiosidad. La serie americana basada en Forbrydelsen ha sido cancelada y renovada dos veces. Comenzó por resolver la muerte de Rosie Larsen en sus dos primeras temporadas para llegar a una renovada tercera buscando a un asesino en serie y apartándose totalmente del caso anterior. Sólo la presencia de sus dos protagonista Sarah Linden (Mireille Enos) y Stephen Holder (Joel Kinnaman) nos situaba en The Killing.

 

AMC estrenaba su tercera temporada pero el anuncio de esta renovación ha venido también con un cambio ya que será en la plataforma online NETFLIX tal y como he podido leer en Cultura en Cadena. Para el que no conozca la serie, ésta consta de tres temporadas cuyos protagonistas son los detectives de homicidios Linden y Holder. El asesinato de Rosie Larsen, una joven que en principio está desaparecida y que será hallada muerta en el maletero del coche de un concejal en el fondo de un lago, centra las dos primeras temporadas en las que entre otras cosas conocemos los secretos (los tormentos) de los protagonistas que se alejan de la agradable imagen de dos servidores de la ley para adentrarse en dos personalidades complejas que en cierto modo han ocasionado buena parte del encanto de la serie. La tercera temporada se alejaba radicalmente de este caso y los detectives se centraban en la investigación de una serie de asesinatos conectados con un antiguo caso de Linden.

 

Desde mi punto de vista la serie nos sólo es el caso, el procedimiento. En The Killing, es todo lo que le rodea. El ambiente húmedo y oscuro perpetuo que provoca una sensación de desasosiego y tristeza continuo. Tampoco ayuda el vestuario de los personajes que ha creado una seña de identidad: el jersey de Linden en el caso de Rosie Larse ha sido una de las prendas más comentadas y una señal que utilizaba la serie para, entre otras cosas, plasmar como se para el tiempo cuando hay un asunto sin resolver, como se paraliza la vida cuando no tienes respuestas. Las muestras constantes a través de pequeños guiños de la necesidad de avanzar cuando se está estancado y perdido en la niebla quedaban patentes entre otras imágenes en el consumo reiterado de chicles para dejar de fumar de la protagonista. Aún puedo escuchar el sonido del roce del plástico y el papel metálico de su envoltorio.

 

Linden es un personaje peculiar que ha sido fundamental para que la serie no caiga en el olvido. Sólo la hemos visto sonreír al principio de la tercera temporada. En un duelo de miradas estarías muerto en el primer asalto porque, rara vez la he visto pestañear. Pero eso me gusta. Pues sí, como el personaje me gusta y la serie en general también, ha sido una grata noticia conocer su renovación. The Killing ha sido lo mejor de la semana.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>