Lo mejor de la semana - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

10
nov 13

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana ha estado guardado en mi carpeta. Con el anuncio de su temprana renovación para una segunda temporada mis ideas sobre esta serie se vieron reforzadas: no era la única a la que le parecía uno de los buenos estrenos de la temporada. Así que sin permitir que pase una semana más sin hablar de ella ocupa estas líneas una serie sobre una investigación científica en una época en la que su objeto era fruto de críticas, mal vista e incluso catalogada muy fuera del estudio y muy dentro del grupo de la depravación. Hablamos del sexo, porque Masters of Sex es lo mejor de la semana.

 

masters of sex

 

Antes realizaré un paseo rápido por algunas de los capítulos de este semana y por alguna serie de estreno de la que no había comentada nada, bueno sólo dije que era un horror, y me reafirmo. Comenzando por esto, diré que me ha decepcionado mucho Drácula. La serie protagonizada por Jonathan Rhys Meyers (Alexander Grayson “Drácula”) no ha llegado a gustarme en lo más mínimo. Traer a la pequeña pantalla este personaje requiere una gran dosis de imaginación y sabiduría para lograr atrapar al espectador y en esta ocasión, no deja de ser otro intento más, otra mirada más. Mediocre a lo sumo.

 

No sé si es pronto para decirlo pero mis últimas impresiones sobre Grey’s Anatomy me hacen llegar al calificativo de agotada. Esta famosa y exitosa serie que se encuentra en su décima temporada comienza a dar sus primeros signos de agotamiento. Puede que me vea en parte condicionada por la ya conocida salida de la serie de uno de sus personajes protagonistas o los cambios que están experimentando parte sus personajes. Centrar nuevamente parte del drama de la serie en una doctora Bailey que no está recuperada del todo de su trauma tampoco ayuda ya que parecía ser un tema cerrado. En cualquier caso sigue llegando cada semana con episodios correctos en mayor o menor medida.

 

Arrow comenzó la temporada de manera muy floja pero ha mejorado algo con la introducción de un nuevo (viejo) personaje a la trama. Volver al pasado está ocupando buena parte de los capítulos (cuando digo pasado, digo la isla) pero de momento no está resultando demasiado tedioso. En la entrega de esta semana han introducido un nuevo grupo que promete ser el enemigo a batir durante buena parte de esta temporada por el héroe de la serie y eso al menos, le da cierto sentido a una temporada que comenzó sin él.

 

Entre las que no me decepcionan últimamente están Scandal y sorprendentemente Revolution. La primera sigue en su linea destapando novedades en cada capítulo y en esta ocasión centrándose cada vez más en la vida familiar de Olivia. Revolution, que no era de mis series preferidas está tomando un camino aceptable. Insisto en que unir a viejos enemigos para una lucha común puede resultar ser muy beneficioso para la trama así como presentar todo un ambiente de incertidumbre continua ante los nuevos personajes con claras intenciones y aquellos viejos con intenciones impredecibles.

 

No termina de arrancar Revenge pero al menos en su última entrega nos dejaban una luz al final del túnel, una presentación de intenciones de una protagonista que ya no puede aportar mucho más. El momento en el que se encuentra su venganza y este intento de alargar la espera hasta el momento “bodorrio” no lleva a otra conclusión que no sea la falta de ideas o, lo que suelen hacer muchas, reservarlas para los escasos cuatro capítulos clave de la temporada, lo que me parece entre otras cosas, una tomadura de pelo.

 

Como siempre lo mejor de lo mejor sigue estando en mis dos series preferidas. The Walking Dead nos ha dejado con algunas ganas de acción pero con una despedida muy sorprendente. Rick sigue teniendo una lucha interna infernal, rozando la locura. Que este hombre piense que puede tener una bucólica granja con una valla exterior en la que se pasean todos los días caminantes a la espera de una nueva presa, no deja de ser un sueño más cercano a la locura o a una enorme estupidez. Rick sigue siendo líder, y como tal decide echar a Carol del grupo. Él es el único que sabe lo que ha hecho y, como le parece mal la forma en que actuó con los primeros enfermos, le dice que es mejor que tome otro camino. Con razón o sin ella, el grupo pierde a una gran luchadora (de momento, porque nunca se sabe) y Rick  nos vuelve a mostrar esa cara de hombre atormentado que no termina de encajar en el mundo que le ha tocado vivir.

 

Por su parte, The Good Wife sigue dando semana tras semana una lección de como se deben hacer las cosas. Pese a estar la trama atrapada en una lucha de poderes, en una lucha por ganar el mayor trozo del pastel, aunque prácticamente no se muevan las fichas de este juego (no para Diane, para la que se han movido mucho) la manera de manejar la situación, de plantear las posturas y de presentar cada una de las jugadas sigue siendo magistral. No hay nada que criticar del último episodio en el que con la presentación de un nuevo día, de un nuevo amanecer se hace desde el mismo lugar y con los mismos jugadores borrón y cuenta nueva.

 

Ahora sí, la serie de la que quería hablar en Lo mejor de la semana, aunque lo parezca, no es una serie de sexo. Éste es un objeto de estudio por lo que yo la calificaría más como una serie pasional: aquella que lleva a un investigador a romper cualquier barrera para llevar a cabo el estudio de sus ideas. Masters of Sex está creada por Michelle Ashford y está basada en la biografía de Thomas Maier “Masters of Sex: The Life and Times of William Masters and Virginia Johnson, the couple who taught America how to love”. La serie se basa por tanto en la historia real del Doctor William Masters (Michael Sheen) que junto a Virginia Johnson (Lizzy Caplan) se convirtieron en  los pioneros en la investigación de la sexualidad humana en la Universidad de Washington.

 

Lo mejor de la semana aborda las dificultades con las que se encuentra la pareja para llevar a cabo su estudio en una época,  finales de los años 50 y principios de los 60, en la que todo lo que tuviera algo que ver con el sexo era considerado tabú. Los obstáculos que tuvieron que sortear en un principio llegando incluso a trabajar en una especie de clandestinidad, las dificultades para encontrar personal susceptible de ser estudiado, la continua incomprensión de los que les rodean suponen buena parte de la carga de esta serie junto a las relaciones personales de y entre los protagonistas. Masters of Sex cuenta con una buena ambientación, con una correcta ejecución e interesante planteamiento de un tema que nos aporta algo nuevo a la oferta existente en cuanto a series se refiere. Lo mejor es que sin esperar sorpresas, ni giros inesperados, ni intrigas de cualquier tipo, la sencilla narración de los albores de esta novedosa (en la época) investigación hace que la serie te invite a querer conocer algo más de esta historia y por supuesto,  aceptar tal invitación.

 

Masters of Sex cuenta para esta primera temporada con 12 capítulos y, como decía al principio, ha sido renovada para una segunda.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>