Lo mejor de la semana - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

08
dic 13

Lo mejor de la semana

Es un final. Es un comienzo. Lo mejor de la semana es el winter finale de una de las mejores series que sigo. El género no es apto para todos los públicos e incluso dentro de ese público podrían estar los puristas (del cómic) y los que tan solo somos amantes de una buena serie por lo que, además es un género que divide. A todo el mundo no le gusta la sangre y mucho menos un mundo post-apocalíptico en el que desaparece la población a un ritmo de vértigo. Así que la serie ha ido a su aire, a su ritmo y tal vez eso es lo que le da su propio status, incomparable a cualquier otra. Así que no le importa ir de derecha a izquierda, de arriba a abajo o comenzar una nueva etapa a mitad de temporada. Es The Walking Dead y es lo mejor de la semana.

 

 

¿Qué hay del resto? Homeland nos ha devuelto a uno de sus protagonistas. La serie que aborda sus últimos capítulos de la temporada ha tomado velocidad para afrontar por todo lo alto un digno final. Así, con la incorporación de Brody a la primera fila, tenemos a todos los personajes de la serie en primera línea y con los aspectos más interesantes de esta serie que son los que nos muestran el trabajo de campo. Todo ello salpicado por aquellos problemas personales de los personajes sin llegar a abusar ni caer en un sentimentalismo que no tiene cabida en esta serie.

 

De otras que están a punto de hacer su despedida navideña no hay mucho que decir. Aunque Grey’s Anatomy, la veterana serie siga estando al pie del cañón está sufriendo síntomas de agotamiento. No le ha beneficiado nada el anuncio de la salida de uno de sus personajes protagonistas al final de esta temporada y bueno, también le ocurre lo inevitable: las ideas se agotan y las series también.

 

Scandal pese a llevar por lo general un ritmo acelerado y no decaer en ninguno de sus capítulos se ha tomado su tiempo con el último episodio suponemos que con la idea de presentar algún cliffhanger final en el próximo y dejarnos con alguna idea intrigante hasta finales de febrero, momento en el que volverá la serie. La trama de la madre ha sido floja y previsible. El rollito Huck-Quinn no-te-voy-a-matar ha sido poco creíble y sinceramente, ¿a alquien le importa lo que haga Sally?

 

Algunas se han despedido y otras poco les falta así que no hay mucho que contar. Avanzo que para esta sequía navideña lo más interesante es rescatar series pendientes de ver o incluso hacer una expedición por el mundo de las miniseries: yo me he llevado gratas sorpresas.

 

Pero iré al grano. Antes de hablar de The Walking Dead debo dedicar una palabras la último capítulo, el 100 de una de las mejores series que existen. The Good Wife ha sabido mantener el tipo, ha sabido sorprendernos pese a lo sencillo de su argumento y ha sabido hacerlo como se debe: con una alta calidad. Hay asuntos que nos pueden gustar más o menos como es el caso de la relación entre Will y Alicia. Para ser claros: a mi la abogada me parece un pan sin sal y su “quiero y no puedo” es prehistórico. Creo que no me ha convencido en ningún momento de sus verdaderos sentimientos por ninguno de los dos hombres que han estado en su vida y si podría afirmar que en alguna ocasión se ha regodeado de tenerlos a sus pies. Sacar esa historia, ese recuerdo en el capítulo previo al parón navideño me ha parecido ir a lo fácil salvo que con ello pretendan que quede bien claro que Alicia no siente nada por su compañero de bufete. El caso es que me aburre volver a abordar un asunto que no lleva a ningún lado pero la serie lo arregla con otras intervenciones: el nuevo socio, la persecución que ejerce sobre él Kalinda y que esta última tome más protagonismo, eso sí que es un acierto. The Good Wife lo hace todo de manera elegante y sin ruido. Sólo hace falta ver la última escena, el último segundo de la serie con el que nos dejan hasta pasadas las navidades. El final de este capítulo me ha hecho soltar una carcajada y todo gracias a Eli. Lo inesperado ha llegado por sorpresa.

 

Pero si tengo que elegir me quedo con The Walking Dead. Esta serie hace lo que quiere y sus tiempos son otros, muy diferentes al resto. Este último capítulo hubiese sido perfectamente el final de la pasada temporada pero no por ello significa que los siete anteriores sobraran. Porque aquí las cosas se hacen de otra manera. Yo no hubiera cambiado por nada la incógnita mantenida de saber que El Gobernador estaba en algún lugar al acecho aunque reconozco que la batalla final no fue la del último capítulo de la tercera temporada sino el que ha marcado la mid-season de ésta.

 

Aquí no importa si el personaje es más o menos importante. Aquí muere el que muere y punto. Y lo de estar mucho tiempo en un mismo lugar tampoco va con los protagonistas. Aquí no hay miramientos para nada. Ni para matar, ni para echar del grupo, ni para hablar, ni para opinar, ni para salvar la vida. Y tampoco lo iba a haber para organizar los capítulos de una u otra manera.

 

Ahora empieza la verdadera nueva temporada. Con un grupo sensiblemente reducido y disperso. Más disperso que nunca. Con una baja importante capaz de salvar muchas vidas y con un vacío que deben llenar: no hay villano y contar con un buen “malo” siempre da muchos puntos. Claro que bastante tienen con no tener un hogar en el que refugiarse y vagar por carreteras y montes con la única compañía de mordedores aquí y allá.

 

Pero también se abren muchas posibilidades y eso es lo más inquietante. La gripe fue un recurso fantástico para analizar otros aspectos de la vida de este grupo pero han dejado pasar por alto dos temas intrigantes: las ratas muertas y la voz en la radio.

 

Se abren tantas en The Walking Dead que no tendrán cabida seguro en los ocho capítulos que restan. Porque esta serie es así. Casi que nos está advirtiendo que las consecuencias de muchos de estos avances no llegarán hasta la próxima temporada. Así que a su ritmo, todo a su tiempo, nos toca esperar hasta principios de febrero. Y así nos quedamos, con la muerte del gobernador, la venganza de Michonne, el adiós a Hershel, la separación del grupo, la incógnita sobre Judith y la imagen fiel al cómic de Rick y su hijo huyendo con una cárcel en llamas atestada de caminantes en el fondo termina esta primera mitad de temporada. Con argumentos suficientes para ser lo mejor de la semana.

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>