El verdadero final - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

30
ago 14

El verdadero final

Siempre hay dos caras de una moneda. Lo bueno y lo malo, lo viejo y lo nuevo, lo verdadero y lo falso… Por ello, no siempre llueve a gusto de todos y por eso, no todos los finales son bien recibidos. Si además entra en juego que hay una verdadera muerte y otra “falsa” idear una solución perfecta resulta como poco complicada.

 

 True end

 

True Blood, creada por Alan Ball a partir de las novelas de Charlain Harris “The southern vampire mysteries” ha llegado a su final después de siete temporadas. Para los aficionados al rollo vampírico queda un vacío difícil de reemplazar con la desaparición de Sookie, Bill y Eric… Bueno, para ser sincera no es nada difícil ya que hay un amplio surtido en el mercado de series de esta temática o similar.

 

No sé en qué estaba pensando cuando me enganché a la serie y reconozco que las primeras temporadas tenían su interés:  no se trataba de la típica serie de vampiros para adolescentes con la profundidad de una tabla rasa pero tampoco era como para ponerse a meditar sobre el bien y el mal. Una serie entretenida en principio y con un reparto atractivo: un gran número de personajes singulares con historias paralelas.

 

Pero la cosa se torció desde mi punto de vista por un exceso de… de todo: de vampiros, de sangre, de enredos, de sexo, de locos mata-vampiros, de racismo, de hadas, de sexo, de conversiones, de verdaderas muertes, de tragedias familiares, de sexo…

 

Y para rematar, el final ha sido tan empalagoso y pringoso como un niño comiendo algodón dulce, y tan decepcionante como el declive de la serie en sus últimas temporadas.

 

Muchos atribuyen que True Blood haya terminado a la mezcla sin sentido de todo tipo de géneros, sin control y sin hilos conductor razonable. Aunque, para ser sinceros, ningún hilo conductor hubiera tenido cabida en tan singular mezcla.

 

Afortunadamente la mejor pareja de la serie, Eric y Pam, y en concreto ella, el personaje que más me gustaba ha sido fiel a su estilo y ha aportado un aire fresco y original: recuperar su local y convertirse en exitosos empresarios que comercializan la bebida más deseada. La imagen de Eric y Pam grabando un spot es lo mejor del episodio final. Ellos han sabido darle a True Blood el verdadero final.

 

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>