enero 2015 - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

enero, 2015

30
ene 15

Querida Victoria, vuelve a Revenge

Querida Victoria, hace tiempo que no comento tus aventuras y desventuras en esa jungla en la que has ubicado tu residencia permanente. Hace tiempo que no comento tus fabulosos modelos, solo permitidos a jovencitas o a “mortales” que una vez decidieron pactar con el diablo (o con el bisturí). Hace aún más tiempo que no comento tu comportamiento, dignos de una reina tirana que hace todo lo posible (y lo imposible también) por proteger sus posesiones materiales e inmateriales. Querida Victoria, hace tiempo que no eres la misma y, cual villana que emana una atractiva maldad, echo de menos que hagas de las tuyas. Parece que vuelves a resurgir del lugar donde estuvieras hibernando. Querida Victoria, vuelve a Revenge.

 

revenge

 

Revenge ha dado un giro tal, que cualquier parecido con su principio es pura coincidencia. Si tomamos en consideración que su esencia, su nombre, lo daba el hecho de la historia principal, una hija que busca la venganza ante la injusticia cometida a su padre muerto, podemos entender que todo haya acabado. Sobre todo porque el padre está vivo. Una obviedad.

 

Pero no solo eso. La entrada de nuevos personajes, ha sido como poco, apresurada. Tanto como la salida de otros o como los cambios repentinos de profesión de algún otro.

 

Es cierto que a mí Charlotte no me aporta, ni me aportaba nada de nada, pero estas salidas al limbo del conocimiento son algo torpes. Pero si de torpezas hablamos, no hay nada mejor que la absurda entrada y salida en la policía de Jack. ¿De verdad era necesario hacernos pasar por esto? A mí que Jack se hiciera poli, no me pegaba nada. Pero había que buscarle un curro al chico después de perder su negocio y era un elemento importante para poder ocultar todos los desastres que han ido sucediendo desde la aparición del “resucitado”. Ahora parece que lo de ser poli no le va y punto. Así de fácil.

 

La muerte de Daniel ha sido inesperada y era de los pocos personajes que tenían algo que aportar. Al fin y al cabo era el hijo de Victoria, exmarido de Emily y novio de Margaux por lo que seguro, aún hubiera podido dar mucho juego en la serie.

 

Pero está claro que cualquier esfuerzo por dar explicación a los cambios en Revenge es en vano.

 

La aparición-desarrollo y muerte de Kate, la apresurada aparición-desarrollo y muerte de Malcolm, la incorporación de un detective privado contratado por Margaux, el repentino estrecho acercamiento de Emily a Ben, el futuro de David (¿a qué se va a dedicar ahora?), la boda de Nolan y Louise… demasiado que procesar.

 

Por eso, cuando en la última entrega ha aparecido una nueva dama en la sociedad de los Hamptons he podido ver un atisbo de los que una vez fue la verdadera reina del lugar.

 

Y es que, si ha habido una ausencia con presencia ha sido la de Victoria. Su pequeñez desde que David apareció ha sido cada vez mayor y en consecuencia, la disminución en la intriga y emoción a la que su personaje nos tenía acostumbrados.

 

Querida Victoria, espero que ahora que las aguas se han calmado, vuelvas a hacer alguna fiesta, aunque no sé muy bien donde teniendo en cuenta que no tienes casa. Echo de menos esos saraos que montabas y esa verdadera exhibición de haute couture o no menos de un prêt-à-porter de lujo a la que me tenías acostumbrada. Estoy algo cansada de verte intentar hasta la saciedad hacer retroceder a Margaux en su plan de venganza hacia Emily. Ha llegado un momento en el que no me sorprendería verte tomar un te con Emily como si de dos amigas de toda la vida se tratase.

 

Querida Victoria, tu eres la reina del lugar y eso, lo has intentado demostrar ante esta nueva incorporación. Pero no es suficiente. Ya es hora de sacar todas tus armas. Para que nos entendamos, tu mala leche. No deberías dejar pasar ni una y deberías volver a controlar todo, o casi todo, lo que se cuece por los alrededores.

 

Querida Victoria, basta ya de modelitos oscuros y pásate al marsala permanente, que por cierto, está muy de moda. Pon las cartas sobre la mesa y demuestra con quién están tratando, sobre todo ahora que Emily se ha relajado tras abandonar el motivo de todos sus actos, la venganza. Ahora te toca a ti pasar a la acción y devolvernos toda la emoción de una serie que ha dado tantas vueltas como una noria sin control.

 

Y esa mirada a tu antigua butaca… esa me ha llegado querida Victoria. Tu sitio está ahí, como una reina. Así que compórtate como tal y arregla este desastre.

 

Querida Victoria: vuelve a Revenge.

 

Seguir leyendo
Compartir
18
ene 15

Buscando el ejército de los 12 Monos

Cuando hablamos de las adaptaciones para la pequeña pantalla soy de las que piensa que siempre hay algo nuevo que aportar. Claro que después las hay más o menos afortunadas y en cierto modo, casi en sintonía con la hermana mayor (la película) a la que se intenta igualar. Para ello es necesario remontarse hasta el año 1995 cuando se estrenaba la película protagonizada por Bruce Willis, Brad Pitt y Madeleine Stowe y comprobar, veinte años después, cuanto interés puede tener la búsqueda del ejército de los 12 Monos.

 

 

El nuevo estreno de la cadena SyFy es la adaptación de la película 12 Monos y con el mismo título, la serie pretende llevarnos por los viajes entre el pasado y el futuro que realiza el protagonista de la cinta y de la serie con la intención de eliminar el punto inicial de un virus mortal que posteriormente, arrasará gran parte de la humanidad.

 

La serie está protagonizada por Aaron Stanford, Emily Hampshire y Amanda Schull entre otros, en un reparto nada habitual sin interpretaciones que destacar. Tomando como premisa que la mayoría del reparto no tiene demasiado interés, el objetivo se centra en el argumento y desarrollo de la búsqueda del inicio del virus y de los culpables de su creación y expansión.

 

Nada nuevo en todos los aspectos. Primero porque obviamente se trata de una adaptación de la película. Si la cinta nos trasladaba al años 2035, en esta ocasión será hasta el año 2043. Un mundo postapocalíptico al que ya estamos acostumbrados en otras series y un inicio que tiene origen en el mundo científico, nuevamente.

 

Tendremos que esperar a la segunda entrega para conocer al tercer personaje protagonista de la historia, aquel que se encuentra ingresado en un psiquiátrico y que conformará, con los dos personajes principales el hilo conductor de la historia.

 

De momento, no nos han confundido demasiado con los saltos en el tiempo y parece que la mayor parte de la acción tendrá lugar en el presente. Eso puede ser un punto a su favor ya que de lo contrario el espectador se sentirá algo perdido y confundido: el tema de los viajes en el tiempo es sin duda un asunto tan intrigante como peligroso ya que se puede caer en el limbo argumental y cronológico con excesiva facilidad.

 

De momento, aquí está el trailer. Y para el que no haya visto la película, un nuevo ejercicio de preparación previa a la comparación o un acto de recreación para aquel que tiene a la cinta de Terry Gilliam (director de la película) como una de sus favoritas de ciencia ficción.

Imagen:SyFy

 

Seguir leyendo
Compartir
12
ene 15

Oro para The Affair

Parece ser la serie revelación de la temporada. Un drama en dos dimensiones que comienza a recoger los premios que ha cosechado. El reparto, revelador. El argumento, renovado. La serie logra el oro en los premios de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood. Con el Globo de Oro también se destaca la interpretación de su protagonista femenina. Aquella que consigue de manera más efectiva el verdadero salto entre las dimensiones de la trama.

 

The Affair

 

The Affair es un drama. Uno de esos que se cuentan a un ritmo lento, pausado, el mismo que experimentamos al leer una novela sentados en un banco del parque una tarde de domingo. Sin prisas, pero sin pausa. Tal vez porque las tardes de domingo a mí más que relajarme, me estresan, la serie ha generado en mí el mismo grado de desasosiego. No por ello he dejado de valorar aquello que han logrado con una exposición diferente y cautivadora de un argumento más que utilizado.

 

Los recientes Globos de Oro han premiado a la serie que de manera matemática presenta la situación desde dos puntos de vista. Dos personas que inevitablemente ven las cosas de diferente manera aunque estén viviendo la misma realidad pero llegando, por separado, a la misma conclusión: yo no quería, pero la otra parte insistió.

 

Para mí, eso es lo mejor de The Affair. Cada uno se ve de una manera diferente y ve al otro desde una posición algo más oscura. Eso, es fácilmente identificable incluso en el vestuario. Cada uno, en su momento, en el que le otorga cada capítulo de la serie, se presenta como la parte débil, la inundada de problemas, la parte que no tiene salida, la que necesita una escape de su vida real.

 

Si Noah (Dominic West) lo escenifica desde la personalidad de un escritor algo flemático, orgulloso y creído desde su posición de bohemio es Alison (Ruth Wilson) la que logra destacar por su doble interpretación del personaje en esta serie y que le ha valido la obtención del Globo de Oro a la mejor actriz en un drama de televisión. Solo ella consigue que distingamos con exactitud la percepción de Noah y la visión que Alison tiene de si misma. Dos mujeres totalmente diferentes.

 

Incluso la serie se permite dejar patente la sensibilidad de ambas partes dejando muy claro lo superficial de lo masculino y la profundidad de lo femenino.

 

Dicho esto, no son los únicos. El resto del reparto desarrolla un papel coral fundamental para que se desarrolle la acción y las dos versiones de una misma historia y resulte tan creíble desde uno y otro punto de vista.

 

Para mi gusto, como desarrollo, lento. Pero una vez llegas a la conclusión de que lo importante no es la historia global sino la historia particular (las dos) y que se trata de dos series, con dos protagonistas unidos en una hora por un hilo argumental, entonces te engancha, como una biografía, solo que esta tiene su parte de azar: las dos caras de una misma moneda.

 Imagen: Showtime

 

Seguir leyendo
Compartir
04
ene 15

Queridos Reyes Magos: regalos y carbón para las series 2014

Queridos Reyes Magos:

 

Este año he sido muy, muy, muy buena… tanto, que aún no he comentado el extraño y nefasto final de la cuarta temporada de Homeland. Durante el pasado año soporté estoicamente el horror de  Z Nation y no he sido (muy) mala con Alicia y Emily, aunque se lo merecieran. No he abandonado Anatomía de Grey, aunque la familia de Meredith crezca tanto como la de los Brady y, aunque haya tenido estas navidades pesadillas con Elsa y Ana (por cansinas) no me he perdido un solo capítulo de Frozen… perdón, de la cuarta temporada de Once Upon a Time. Por ello, y por otras razones que iré desgranando en esta carta, me gustaría realizar unas sencillas e insignificantes peticiones (que sé lo liados que van a estar).

 

pd

 

Majestades, ha sido un año difícil… pero he logrado mantenerme firme en mi no tan secreta adicción y lejos de abandonar alguna serie he incorporado algún estreno reciente (y no tanto). No ha sido tarea fácil. Porque, ya me conocen, yo no me callo ni debajo del agua y alguna se merece que le ponga mi peor cara.

 

¿En serio?¿En serio?¿En serio se tenían que cargar a Will? El giro de acontecimientos de una de mis series preferidas me ha desconcertado. Pero siendo sincera, me siguen sorprendiendo para bien. Nos han introducido en un juego con movimiento frenético que provoca sencillamente que no nos podamos hacer demasiadas preguntas. Ah, bueno, si me puedo hacer una: ¿en serio Peter vuelve a las andadas? Ha desaparecido uno de los personajes principales de la serie pero nos han aportado una candidata, una fusión y ¿una condena?…

 

The Good Wife sigue captando toda mi atención aunque en más de una ocasión Alicia haga que se me hinche la vena del cuello por lo sosa y mojigata que puede llegar a ser. Como comenté en otra ocasión, las series protagonizadas por mujeres están ocupando un lugar importante en mi parrilla particular y el pasado 2014 nos ha dado algunas series en las que las féminas son las reinas. Por ello Gaspar, he realizado mis deberes y he seguido puntualmente Madam Secretary y no tan puntualmente State of Affairs. Dos series que se estrenaban el pasado año, aparentemente similares pero nada que ver la una con la otra. La primera con estilo y sencillez aunque algo previsible y de similares rasgos a otras, y la segunda con un claro intento de complicar la trama que desde mi punto de vista, muere precisamente en ese intento.

 

Otro estreno con una mujer al frente ha sido How to get away with murder, un procedimental diferente ya que centra la atención en la trama principal que se mantiene intacta durante todos los episodios y de manera secundaria los casos de cada episodio. Formato dinámico, con continuos saltos en el tiempo que crean una falsa sensación de avanzar en la serie a un ritmo más rápido de lo que realmente te aporta.

 

Iba a obviar otro estreno de mujer, pero bueno, supongo que debo darle su hueco ya que al fin y al cabo la vi completa. Halle Barry protagoniza Extant, una serie de ciencia ficción. Eso explicado de manera rápida. Si me detengo un poco más nos pueden dar las uvas del 2016.

 

Esta serie llegó con el verano, porque sí, Melchor, yo no me tomé vacaciones y dediqué buena parte de mi tiempo a disfrutar de los estrenos y renovaciones estivales. The Last Ship o lo que en un principio pareció la versión americana del El Barco y después se convirtió en una serie postapocalíptica más, con cura milagrosa y malos en el poder incluidos. Pero la vi.

Igual  hice con la segunda temporada de Graceland, aunque más que verla se me indigestó.

Murder in the first o Those who kill, cada una a su manera, en mi género preferido, tuvieron su momento aunque la primera fue algo previsible y la segunda algo enredada.

 

A lo largo del año he visto otros estrenos como Helix, Sequestered, The night shift, Intelligence, Crisis, pero no tienen nada a destacar. Forever se lo marca al más puro estilo Los Inmortales pero sin Christopher Lambert, Stalker nos presenta otro tipo de procedimental como es del acoso y The 100 nos trae a un grupo de niñatos que caen de una nave espacial a una tierra llena de terrícolas salvajes. Sin embargo hay otros que sí son merecedores de mención aunque no hayan logrado formar parte de mi tiempo.

 

No me refiero a The Missing, que si ha logrado mi interés aunque no sea muy amiga de dramas-con-niños. Lo de The Leftlovers ha sido otro asunto. En un principio la idea me captó de manera arrolladora, pero la evolución, el desarrollo ha sido demasiado para mí.

Es cierto que True Detective también es densa: ¡esas charlas filosóficas sobre el bien, el mal, la religión, el mundo, los buenos, los malos, el interior, el exterior…! Pero merece la pena, y vaya si la merece.

 

Supongo que soy más de otro tipo de oscuridad, como el de Penny Dreadful, serie estrenada el pasado año y que me ha parecido fantástica. O también me va más el rollito sé quien eres pero no sé como pillarte de The Fall que en su segunda temporada me ha tenido tan enganchada como en la primera.

 

Pero Reyes Magos, si hay algo que reprochar han sido las salidas. A la sorpresa de la de Will, devastadora, se unió la anunciada de Cristina. ¡Qué gran personaje! Ahora no les ha quedado más remedio que volver a aumentar la familia de Meredith con otra hermana… ¡me aburro! Tanto como el aburrido y tedioso final de True Blood.

 

Y no es que sea muy exigente, como demuestra el hecho que siga viendo Revenge, pero me reafirmo en mi teoría de que lo más difícil de escribir en una serie de éxito es su final. Como en cualquier espectáculo. Como metas la pata, lo anterior se habrá olvidado.

 

Claro que dejo mucho en el tintero, Majestades, estrenos o simplemente novedades de aquellas series que sigo desde hace años, pero siempre habrá tiempo de mucho más en este blog. Sólo diré para concluir que he sido, fiel, fiel,fiel a The Walking Dead. Se que eso no tiene mérito, porque no me decepciona, pero ya saben que esta carta debe incorporar todo aquello necesario para realzar lo bueno que hay en mí.

 

Por todo ello, queridos Reyes Magos, este año seré comedida y sólo voy a pedir tres cositas: merecidas despedidas, emocionantes renovaciones y  sorprendentes estrenos.

 

¡Gracias!

 

La Oscura Pasajera

 

 

Seguir leyendo
Compartir