diciembre 2014 - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

diciembre, 2014

10
dic 14

Personajes muertos, series vivas

El tiempo ha dado la razón a series que, por una cuestión o por otra, es lo menos importante, tuvieron que prescindir de uno de sus personajes protagonistas. Series que, lejos de dejar su desaparición abierta, por si acaso, decidieron “matarlos” para que no hubiese duda alguna de que el personaje iba a volar de manera definitiva. Al asombro del principio, la indignación posterior y la resignación final hay que unirle mi felicitación ahora, cuando el tiempo ha puesto las cosas en su sitio y la ficción ha renacido cual ave Fénix de las cenizas.

 

 JAMES TUPPER, EMILY VANCAMP

 

No es serie para realizar comparaciones pero ha sido el detonante para abordar este asunto. El último episodio de Revenge ha dejado un cadáver en su despedida de mitad de temporada. Dicho así, no sería extraño tratándose de una serie en la que los cadáveres se cuentan por capítulos. Pero en esta ocasión es diferente. La muerte de Daniel, uno de los personajes principales de la ficción “pija” ha sido al menos sorprendente. Su personaje ha ido ligado a la protagonista durante todas las temporadas ya fuera como novio, prometido, marido y exmarido por lo que su salida, aunque dudamos que afecte a la serie, deja ese vacío habitual para hacerse algunas preguntas. La eliminación del personaje ha sido tan torpe como otras: le hacen una lobotomía en los dos últimos capítulos para transformarlo en una persona con principios con la intención de que nos de algo de pena su muerte. Ni a Emily le han salido las lágrimas. Y es que a personajes muertos, series vivas. (…activado el modo irónico…)

 

Esta muerte me ha hecho recordar otras que sí causaron en mí un impacto destacable. No voy a nombrar todas las series pero sí aquellas que aún podemos disfrutar y que han dado un giro digno de mencionar.

 

Es el caso de Homeland cuya cuarta temporada está a punto de finalizar y que está siendo una verdadera joya. Muchos pensamos qué iba a ser de la serie con la muerte de Brody: ¡pero si eran la pareja protagonista!

 

Con algo de recelo comencé a ver la etapa postBrody partiendo prácticamente desde cero. Mi sorpresa fue que algo parecido hacía la serie, comenzando a escalar en interés a un ritmo tan preciso como seguro. El resultado está siendo increíble, ya que el giro argumental, el protagonismo asumido por algunos personajes y contar con la Carrie de siempre han sido valores seguros para que Homeland no haya perdido ni un ápice de mi interés. Es más, podría asegurar que se ha incrementado.

 

Con The Good Wife me pasó algo parecido de un modo más radical. No hay que olvidar que Will moría a mitad de la temporada pasada y, soportar los episodios hasta el final se presentaba como una tarea complicada.

 

En este caso, fueron colocando las piezas de este gran puzzle de tal manera que cuando nos hemos dado cuenta, la pieza de Will se había quedado fuera y no había hueco para colocarla. El resto de los personajes que giran alrededor de Alicia han asumido un rol importante e interesante así como la propia Alicia. Y es que ya se sabe: no hay nada como tener varias ollas al fuego para manternerse totalmente ocupado.

 

Por supuesto que ha habido otras series que han tenido pasajes similares en su historia, o es que ¿alquien se ha olvidado de la traumática e inesperada muerte de Rita en Dexter? En cierta ocasión leí a alguna persona que se había planteado dejar de ver la serie por ese motivo.

 

No incluyo en este grupo series en las que lo habitual es morir. Por ello, aunque impactante ha sido la muerte de Beth (ha sido la última) en The Walking Dead, esta ficción nos tiene preparados continuamente para esperar que cualquier personaje, sea de la importancia que sea, pueda caer víctima de los zombies, o de la gripe, o de unos vándalos o de… cualquier cosa.

 

Puede ser por aquello de “renovarse o morir” aunque yo creo que se acerca más a la frase “a grandes males, grandes remedios” y si un personaje importante desaparece hay que realizar un esfuerzo igual de importante para que la serie no dependa de él.

 

Volviendo al principio, el rumbo que tome Revenge poco tendrá que ver con la muerte de Daniel pero si tendrá relación con desenredar la madeja de hilos en la que se ha convertido. Si de personajes muertos, series vivas, no digamos entonces cuando el caso es una resurrección. Ahí es nada.

Fuente imagen: TVLine

Seguir leyendo
Compartir
03
dic 14

El punto de inflexión en The Walking Dead

The Walking Dead nos tiene acostumbrados a sus puntos de inflexión a mitad de temporada. Con mayores o menores, mejores o peores finales, la serie nos regala grandes episodios para soportar la larga espera hasta su vuelta con más ganas, si cabe. Muertes inolvidables o ataques épicos han sido los protagonistas de la serie en estos capítulos. La quinta temporada no iba a ser menos. Solo que en esta ocasión cierra un ciclo y se prepara para abrir otro del que nada sabemos y del que mucho podemos imaginar. Es el punto de inflexión en The Walking Dead.

 

r3

 

Si la midseason de la tercera estuvo marcada por el ataque a Woodbury y el nacimiento del Gobernador tuerto, algo que hacía presagiar nada bueno, en la cuarta nos puso en bandeja el punto y aparte perfecto con el ataque a la prisión. Son los capítulos de mitad de temporada de The Walking Dead, ese momento de reflexión en el que en ocasiones nos aportan un cambio de escenario para los capítulos que restan hasta el final de temporada. Y en esta ocasión lo han vuelto a hacer. No con un gran cliffhanger pero sí con un punto y aparte bien estructurado y marcado.

 

Cerrar el ciclo del hospital (sin destruirlo de manera definitiva), la muerte de Beth, un personaje que había crecido mucho en su última etapa, la desaparición de la esperanza de una cura y de nuevo el grupo unido pero sin hogar han marcado el punto de inflexión de la serie a mitad de temporada.

 

A mí con esto me bastaba, aunque no fuera un final apoteósico de esos con los que te muerdes las uñas y piensas que no vas a aguantar hasta febrero (momento en que volverá la serie)

 

Pero le han dado algo más. La aparición de Morgan, siguiendo los pasos del grupo y encontrando una nota en la que se nombra a Rick nos deja al menos la impresión de una nueva incorporación al grupo, algo que a mí tampoco es que me aporte demasiado.

Me intriga mucho más lo que vendrá a continuación y el camino que tomará la serie con un grupo errante, que de momento no tiene un destino fijo, sin una alojamiento seguro y que previsiblemente estará vagando por los bosques durante… no se yo, ¿dos, tres, cuatro capítulos? Demasiados.

 

El problema de una serie tan buena y que haya logrado enganchar de este modo es que tendemos a exigirle cada vez más y dentro de esas exigencias se encuentra la petición de no volver a caer en el error de “obsequiarnos” con dos o tres entregas seguidas de charla filosófica bucólico floral (por situarla en el bosque)

 

Entonces, ¿qué espero? Sorpresas, nuevas ubicaciones, nuevos objetivos. Porque el grupo necesita un objetivo, un lugar al que dirigirse, para ponerse en marcha, porque si no se dedican a relamerse sus heridas, a divagar, a … buff, me aburro.

 

Echando la vista atrás he de reconocer que esta temporada ha tenido sus momentos. Esas imágenes impactantes o esos capítulos dedicados a un solo personaje que, aunque puedan parecer de relleno, nos ayudan a comprender en cierto modo parte del pasado y con ello el presente de la persona en cuestión. Saber qué hizo Carol y como ha cambiado esta mujer desde el principio de la serie hasta situarse en una posición más que imprescindible ha sido uno de mis favoritos.

 

El peso que ha tomado Daryl de lo mejor y la falta de protagonismo de Michonne de lo peor.

 

Y Rick, sigue sorprendiéndome. Ahora más que nunca consigue tener algo más de líder, perdió el miedo hace tiempo, pero aún conserva esa parte sentimental que hace que momentos como la muerte de Beth, con los ojos brillantes por las lágrimas mientras tiene que mantener su posición, le mantengan como el protagonista indiscutible de la serie.

 

El grupo, ahora se enfrenta a otro de sus retos: el punto de inflexión en The Walking Dead no es otro que un futuro incierto.
Fuente imagen: AMC

Seguir leyendo
Compartir