noviembre 2014 - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

noviembre, 2014

30
nov 14

The Good Wife y el caso perdido

Él se ha convertido en protagonista. Todo gira a su alrededor. Antes no. Siempre estaba en un segundo plano, casi no tenía ni voz ni voto, casi no tenía familia, casi no tenía novia, casi no tenía trabajo, casi pintaba muy poco. Ahora es el centro de atención y, aunque las mujeres siguen teniendo la batuta en esta serie, ha conseguido captar todo el protagonismo. Sobre todo ahora que se ha rendido. Cuando parecía que todo marchaba a la perfección, algo se ha perdido. Justo ahora que él está en un momento de lo más interesante en esta nueva etapa. Justo en  The Good Wife y el caso perdido.

 

 

Cary

 

The Good Wife no es una simple serie de abogados. Tampoco la típica serie de mujer-engañada-superándose. Los personajes han conseguido que toda la serie gire a su alrededor y sus vidas sean incluso más interesantes que los casos que llegan al despacho de abogados. De hecho esto último ha pasado a ser algo secundario. Casi inexistente.

 

Con la llegada del parón navideño y echando la vista atrás debo reconocer que han logrado dar un giro de 180º tras la muerte de Will. Para los que podíamos temer una bajada cualitativa en la serie, los acontecimientos nos han sorprendido gratamente. La candidatura de Alicia y el caso de Cary captan toda mi atención y casi consiguen que me olvide de Will.

 

A Alicia le dan todo el trabajo hecho. Tiene una campaña que parece que controla pero en realidad la controlan a ella. Tiene un exmarido que cree controlar pero él hace lo que le da la gana. Tiene una familia que piensa va por el buen camino pero siempre le dan alguna sorpresa. Es una exitosa abogada en un famoso despacho pero, en estos momentos podríamos afirmar que el trabajo lo hacen otros. Tiene… ¿qué es lo que tiene con Finn? Alicia, Alicia… me aburres con tu indecisión…

 

Aún así sigue siendo un personaje fantástico que ha evolucionado sin lugar a dudas. Pero ahora, ha cedido el protagonismo a él, a Cary (muy a su pesar)

 

Los acontecimientos han hecho que este personaje algo superficial se vuelva incluso tierno. Ya nos lo demostró al asociarse con Alicia y ahora lo hace a cada paso que da. Es cierto que tiene miedo y eso hace que salgan sus pensamientos más profundos. Incluso aquellos con cierto romanticismo que hacen desvelar que lo que siente por Kalinda va más allá de sus encuentros casuales. Era un personaje secundario al que le hacían sombra las mujeres de su alrededor y casi parecía ese niñato superficial del que hablaba antes.

 

Pero lo que nos ha dado esta temporada ha hecho desaparecer todos los “casis” de su vida. Para Cary no hay “casis”, solo hay afirmaciones categóricas: tiene un bufete de abogados, tiene éxito, tiene talento, tiene la verdad de su parte, tiene novia, tiene… tiene graves problemas. Y por estos problemas llegamos a conocerle mejor, a cogerle incluso cierto cariño y a pensar que injusto es el mundo con este chico tan mono.

 

De lo más alto a lo más bajo. Ahora Cary se ha rendido porque todo lo que tiene a su alrededor le supera y además, las mujeres de su vida, las únicas capaces de sacarle de ese lío no pueden hacer nada más. Al menos así nos han dejado hasta el próximo año.

 

Cuando teníamos la esperanza de que se resolvería la trampa que le han tendido, cuando pensábamos que todo podía salir bien, cuando casi veíamos una salida, todo se vino abajo. Por eso Cary ha tomado una decisión. Acostumbrados a que el éxito sea lo habitual de la serie, justo en este último capítulo previo al parón navideño nos dejan con la imagen más desalentadora, la palabra más evitada, aquella que hace que el pensamiento con el que nos quedaremos hasta su regreso lleve por título: The Good Wife y el caso perdido.

Fuente imagen: CBS

Seguir leyendo
Compartir
21
nov 14

Las decisiones en State of Affairs

Siempre que se presenta una serie con algo oculto en su inicio capta mi interés. No es una fórmula infalible, ya que no todas las producciones son capaces de desarrollar y mantener la intriga de manera adecuada. No todas dan con la clave. Se pude tener una idea a desarrollar pero en ocasiones se pierden en “el fantástico mundo del engorde de la temporada”, esto es, dar vueltas y más vueltas a cualquier cosa que termina por destrozar la idea inicial, aquella con la que captaron mi atención. Puede ser un secreto oculto, alguien que resulta no ser quien parece, incluso una simple señal, algo inesperado. Lo importante no es como se empieza sino como se termina. Y es ahí donde radican las tomas de decisiones. Y parece de que eso vamos a tener mucho. Las decisiones en State of Affairs.

 

NUP_165009_0715.jpg

 

La nueva serie de la NBC está protagonizada por Katherine Heighl quien interpreta el papel de una analista de la CIA, Charleston Tucker, encargada de seleccionar, decidir y presentar la sesión informativa a la presidenta sobre los problemas de seguridad más importantes del país. Con estas claves está claramente identificada como un thriller de espionaje que en su primera entrega nos presenta algunos datos que la diferencian y que pueden gustar más o menos.

 

No es la única protagonista. Está claro el papel principal que jugará en esta serie la presidenta Constanza Payton, papel que interpreta la actriz Alfre Woodard. No solo porque será la persona a la que informe todos los días sobre los asuntos de seguridad sino que hubiese sido su suegra si no hubiese sido por el atentado que sufrieron y en el que murió Aaron. Es decir, hay algo más que une a las dos protagonistas que un simple trabajo y que puede resultar más o menos interesante. Vaya, que a priori uno podría pensar que tendrá que meter mucho la pata para la que iba a ser su suegra la ponga de patitas en la calle. De hecho, eso es lo que queda más o menos claro en el primer capítulo. Este ha sido uno de los puntos que menos me ha gustado, eso y que tiene un parecido razonable a Madam Secretary.

 

En esta ocasión parte de la intriga radica en que  nos queda la duda de si el atentado fue real, que papel jugó Tucker en el y sobre todo, el que jugó su prometido e hijo de la presidenta. Esta parece que será la trama secundaria que acompañará a la serie y que es una fórmula muy utilizada por muchas ficciones: presentarnos un procedimental con  acompañamiento.

 

Y es así. State of Affairs es un procedimental sobre decisiones de seguridad en el que previsiblemente cada semana veremos un caso diferente al que se tendrá que enfrentar Tucker y su equipo de analistas y en el que aparecerá bien dosificada la trama secundaria sobre el atentado.

 

Parece que puede ser una serie más, pero yo siempre doy una oportunidad. El tiempo nos irá mostrando si saben desarrollar ese secreto que tienen guardado de tal manera que  no pierda ni un ápice de interés. Tiene muy buenos ingredientes para no fallar: acción, secretos, personajes que tienen algo que ocultar e incluso algún personaje oculto, mentiras, un equipo de trabajo, un jefe al que puentear y muchas decisiones que tomar. Las decisiones en State of Affairs.

Fuente: NBC

Seguir leyendo
Compartir
13
nov 14

La vuelta de The Fall

Tras un tiempo considerable de espera la serie nos ha devuelto la caza del asesino en serie justo donde lo dejó. Para el espectador supone un ejercicio de memoria considerable que conviene ejercitar con algún recordatorio previo a la nueva entrega. Pero el resultado sigue siendo igual de satisfactorio que en su primera temporada: una serie que se toma su tiempo, que tiene momentos de reflexión, de preparación y de asalto. Así es la vuelta de The Fall.

 

the-fall

 

The Fall es una serie de televisión británica de género policíaco que trata sobre la investigación de una serie de asesinatos que a priori no parecen tener relación para la policía pero que finalmente revelan las acciones de un asesino en serie que busca a unas víctimas de perfiles muy determinados. Como la investigación de los asesinatos que se producen en Belfast está estancada, el Servicio de la Policía Metropolitana envía a la detective superintendente Stella Gibson (Gillian Anderson) para buscar una nueva línea de investigación que conduzca a la resolución del caso. Desde el inicio del primer episodio se da a conocer también al responsable de los crímenes, un asesino en serie, depredador sexual llamado Paul Spector (Jamie Dornan) que lleva una doble vida, ya que conoceremos su trabajo y su familia, dando por tanto el perfil de una persona que nada lo vincularía a los asesinatos.

 

Esto es a grandes rasgos la síntesis de una serie que revela mucho más en su corta primera temporada, aunque el simple hecho de conocer al asesino desde el principio ya nos pone sobre la pista de que es una serie fuera de lo común y que promete aportar mucho más que una simple caza del asesino.

 

Y así sigue prometiendo mucho en esta segunda temporada que comienza justo donde lo dejó la primera pero regalándonos en este primer episodio a un asesino que ahora vive solo, alejado de su familia pero al que aún le pueden afectar algunos cabos sueltos que dejó en sus últimas actuaciones.

 

De hecho, se nos han revelado hasta tres personajes que podrían implicarlo en las muertes y que sólo el tiempo será el que coloque alguna de las cosas que tengan que decir en el momento, lugar y con las personas apropiadas.

 

También el empeño de la detective ha logrado encontrar una prueba de su último asalto y su víctima, aunque aún es incapaz de recordar algo de ese día promete ser un elemento esencial para el desarrollo de la temporada.

 

Con todos estos elementos, unidos a una cierta tensión política y burocrática que rodea desde el principio la acción, nos asegura una nueva temporada en la que, tal vez la detective logre unir todo lo que sabe a la imagen de una persona a la que una vez vio en uno de los pasillos de la policía. Con todos los ingredientes, así de emocionante se presenta la vuelta de The Fall.

 

Seguir leyendo
Compartir
05
nov 14

The Missing viaja en tren

 A menudo utilizamos un tren y una estación imaginaria para hacer referencia a pasajes de nuestra vida, a situaciones que han provocado que unos se hayan subido a un vagón determinado, a un tren en concreto, unas veces lento otra veces de alta velocidad y como otros, sencillamente han decidido quedarse en la estación. Esos ven como la vida (el tren) pasa frente a ellos y como las personas a su alrededor se suben y bajan, como la vida misma. Es tan difícil tomar la decisión de subir al tren como aquella de quedarse en la estación y más, cuando la razón es esperar a alguien. Es vivir en el limbo, es vivir una eterna espera y posiblemente perder definitivamente el tren de tu vida a cambio de experimentar la eterna esperanza. Por eso The Missing viaja en tren.

 

the missing

 

The Missing es una nueva serie que nace de la colaboración de la cadena americana Starz y la británica BBC y cuenta la destrucción de las vidas de dos personas cuando su hijo desaparece. Se trata de un drama/suspense que nos hace recordar pasajes muy parecidos de casos reales.

 

El primer episodio de los ocho que consta esta primera temporada nos lleva a conocer las circunstancias de la desaparición, el secuestro para ser exactos de Oliver, el hijo de Tony y Emily durante unas vacaciones en Francia, aunque eso son solo pequeños saltos en el tiempo a los que nos somete la serie para explicarnos lo que ocurrió, ya que la acción está situada en el presente, ocho años después y el cambio en las vidas de la pareja.

 

De esta forma el protagonismo lo asume Tony (James Nesbitt) el padre de Oliver, quien aparentemente no ha seguido con su vida y se ha dedicado a seguir cada pista que aparecía sobre su hijo, lo que le hace volver a la localidad francesa en la que desapareció el niño siguiendo una nueva pista.

 

En este primer episodio también sabremos qué ha sido de la Emily (Frances O’Connor)  así como del equipo de policías que trabajó en el caso o de un periodista que tendrá una amplia implicación en toda la historia. Especialmente el detective Julien (Tchéky Karyo) que se trasladará especialmente para el caso y que volverá ocho años después, y una vez jubilado, a petición de Tony para investigar una nueva pista.

 

Todo esto a través de pequeñas dosis, de pequeños saltos en el tiempo para explicarnos a grandes rasgos el antes y el después. Lo mejor de la serie es que nos ha dejado con grandes dosis de curiosidad sobre muchos de los personajes dada la evolución que vemos en el tiempo.

 

Y supongo que esta es una de las razones por las que está inmersa en el género del suspense, porque parece que todos han tenido algo que ocultar y que el tiempo ha sacado a relucir. Digo esto porque a priori esta serie solo podría estar enmarcada en el género del drama más absoluto, de la angustia más profunda y con el desarrollo de la acción nos va mostrando que puede ser algo más,  ya que nos han dejado unos pequeños motivos de intriga.

 

Son tantos los caminos que toma, las experiencias que te relata que sin lugar a dudas The Missing viaja en tren, en ese en el que te subes o te bajas, en ese que esperas en una estación, el que pierdes o al que te subes en el último segundo. Aquel en el que en cada vagón hay una historia que contar.

Imagen: Starz

Seguir leyendo
Compartir