octubre 2014 - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

octubre, 2014

26
oct 14

El juego familiar de Revenge

 

Con la cuarta temporada en marcha, el culebrón con más glamour de la televisión nos abre nuevos frentes de venganza en la ya apretada agenda de sus protagonistas. De momento, han escaseado las grandes fiestas y con ellas, los modelos exclusivos que caracterizan su guardarropa. Ahora, la atención está centrada en las familias y como en cada una de ellas se tejen las curiosas y trabajadas telas de venganza y los nuevos peones toman su lugar en el tablero de el juego familiar de Revenge.

 

familia

 

El regreso de la (supuesta) muerte de uno de los personajes de la serie, personaje que sólo conocíamos a través de flashbacks  (puesto que estuvo muerto desde el principio), ha marcado el inicio de esta nueva temporada.

 

Revenge nos tiene acostumbrados a dar más de una vuelta de tuerca a sus tramas, y todo lo que parece ser, no tiene porque serlo en la realidad y en esta serie todo puede ocurrir. Y así ha sido con la aparición casi fantasmal del padre de Emily.

 

Aún no ha tenido la serie tiempo de explicar qué ocurrió realmente para que una persona estuviera tanto tiempo oculta y se pudiera mantener durante tanto tiempo el engaño de su muerte. El caso es que lejos de celebrar el emotivo encuentro entre padre e hija (por otra parte complicado ya que todo el mundo da por muerta a Amanda y pocos conocen la verdadera identidad de Emily) la serie nos ha presentado una nueva forma de venganza: aquella de arrebatarte lo que se supone y de hecho es tuyo, los lazos de sangre, la familia.

 

Victoria, ha sabido jugar sus cartas, como casi siempre, y le ha arrebatado a Emily algo intangible pero que entraña mucho poder: llegar la primera. De esta forma ha conseguido tener en su redil a casi todos. La presentación tan sosa como una pan sin sal de Charlotte a David solo viene a confirmar el insulso personaje de la hija de Victoria. Siendo como es, aún es más incompresible el afán de Emily por protegerla a toda costa bajo la disculpa de que es su hermana.

 

Está claro que la familia de Emily no es sencilla: un padre que te da por muerta (o no…), una hermana que te odia y la madre de esta que sólo desea ver como sufre lentamente. Parece como si Emily aún no se hubiese dado cuenta que su verdadera familia radica en aquellos que siempre han estado a su lado, Nolan y Jack.

 

Así presentado, la trama de esta cuarta temporada se presenta más que previsible: una carrera de Emily para conseguir estar un momento con su padre y decirle que es su hija. ¿Con cuántos episodios de relleno nos torturarán hasta que ambos se encuentren frente a frente? ¿Hasta el parón navideño?

 

Mucho me temo que nos tendremos que conformar con disfrutar de otros frentes en Revenge porque sólo de ver los vagos intentos de la rubia protagonista por coincidir con su padre (se ha cargado ha medio reparto y no es capaz de conseguir una cita a solas con su progenitor…) me hacen confirmar lo complicado que es el juego familiar en Revenge.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
14
oct 14

La incógnita es The Walking Dead

Escoge una fotografía de Rick de cada una de las temporadas. Colócalas una junto a la otra, en orden cronológico. Observa su piel, su pelo, sus ojos.  Ahora intenta hacer un recorrido mental por cada una de esas temporadas. Une cada fotografía a las temporadas. No hay nada más revelador que el paso del tiempo. Del tiempo y de las circunstancias. El resultado es demoledor. El pasado es muerte y el futuro es una incógnita. La incógnita es The Walking Dead.

 

TWD (2)

 

Más sangrienta que nunca y cargada de acción y emoción a partes iguales regresa The Walking Dead. La serie de la AMC no ha decepcionado en el debut de su quinta temporada, con nuevos créditos iniciales incluidos. La primera entrega ha tenido todos los ingredientes para convertirse en un capítulo perfecto: acción, tensión y emoción.

 

El final de la pasada temporada nos había prometido a una Rick combativo y rebelde, con pocas o ningunas ganas de rendirse, dispuesto a pasar por encima de lo que haga falta para sobrevivir y proteger a los suyos. Más líder que nunca, el guerrero que debió ser siempre. Aunque debo confesar que la rapidez con la que ha salido Terminus de la vida de nuestros protagonistas (al menos de momento) me ha decepcionado un poco.

 

Muchas incógnitas han quedado alrededor de los habitantes del supuesto santuario y sobre el futuro de los que quedaron allí, si existen más como ellos y en qué momento nos volverán a sorprender. De momento nos han dejado con unas imágenes y algunas frases que nos desvelan lo que claramente no hemos visto: se ha tratado de una visita a un matadero regentado por una pandilla de trastornados. Eso es por resumir, porque en The Walking Dead nos puede sorprender todo y tengo la impresión de que los habitantes de Terminus tienen mucho más que decir.

 

El momento previo a la salida, con la cabeza de Glenn pendiente de un hilo han sido emocionante, increíble, aunque todos supiésemos que nada malo le iba a ocurrir (y eso que se han encargado por todos los medios de recordarnos desde cualquier fuente que esta temporada alguien con protagonismo va a morir)

 

Más emocionante aún ha sido la intervención de Carol, la gran salvadora. Uno de los mejores personajes de la serie, que cruzó la linea hace tiempo, que puede con todo. Era un personaje imprescindible para el grupo y así queda claro en el reencuentro con sus antiguos compañeros. Si emotivo a sido el reencuentro de Rick y Carl con su hija y hermana Judith, más aún lo ha sido el de Carol y Daryl. La dosis de emoción lacrimógena justa en un episodio que roza la perfección.

 

Pero siendo sinceros, han quedado más preguntas que respuestas en esta primera entrega y eso la hace aún más interesante. Sobre el futuro del grupo, está claro que les toca ir de exploración una vez más en busca de un refugio donde estar seguros. Todos tienen claro que la batalla con Terminus y con su líder Gareth no ha finalizado. Por cierto, que Bob le revela que tienen a un hombre que posee una posible solución, una posible cura.

 

Otra frase a modo de recordatorio nos la deja Daryl diciéndola a Maggie que un coche con una cruz blanca pintada se llevó a Beth y que con seguridad ella debe estar viva.

 

En mi caso también me ha quedado la duda de si Tyreese realmente ha matado al hombre que tenían retenido y que amenazó a Judith. No hemos visto el cuerpo y la actitud de Tyreese me ha resultado extraña.

 

Por otro lado, la explicación de Eugene, el científico que tiene la supuesta cura, a Sasha tras sus peticiones no ha sido nada clara y suscita más preguntas que respuestas. Pero sinceramente, poco importa lo que pueda aportar al menos de momento porque como ha quedado muy claro en la pasada temporada y se reafirma en esta, ahora el enemigo no es el caminante, el enemigo es el ser humano convertido en un depredador capaz de lo que sea por sobrevivir. La maldad del ser humano en toda su dimensión es la que se ha presentado ahora en este inicio de temporada con justificación incluida en el mensaje: o eres carnicero o eres ganado.

 

Si la fuga de Terminus, la batalla repleta de acción, el regreso de Carol y el rencuentro del grupo con esta, Tyreese y Judith ha sido redondo, el final ha sido sorprendente. Tanto que alguno incluso se lo habrá perdido. Hay que esperar a los créditos para sorprendernos aún más.

 

En ellos nos añaden más incógnitas si cabe: ¿Asistimos a la vuelta de Morgan?¿Dónde está Beth? y ¿qué significa la cruz blanca tallada en el tronco del árbol?

 

Este conjunto es lo que hace que la serie haya vuelto de la mejor forma posible, con más preguntas y con pocas respuestas, suficientes para mantener la emoción. No un personaje, no una situación. La serie en su conjunto. La incógnita es The Walking Dead.

Imagen: AMC

Seguir leyendo
Compartir
07
oct 14

Todo es sobre Carrie

 

La serie que nos ocupa es una de las más esperadas de la temporada y en este caso no solo por su calidad sino por una de sus ausencias. Que el coprotagonista de la serie desaparezca no es fácil para la audiencia. Donde siempre hubo dos, ahora hay uno. Así de sencillo.

 

HOMELAND

 

El regreso de Homeland a la parrilla televisiva ha sido toda una declaración de intenciones hacia el espectador: continuamos en nuestra línea pero en este caso con una única protagonista. Y punto.

 

Al menos esa ha sido mi impresión tras ver el regreso, con doble capítulo, de la serie protagonizada por Claire Danes. El escenario ha cambiado, pero el desarrollo en lo más mínimo.

 

Ahora  desarrollan trabajos diferentes en escenarios diferentes pero en el mismo contexto. En cierto modo da la impresión como si nada hubiera cambiado, como si el tiempo no hubiera pasado y como si se hubiesen limitado a cambiar el decorado.

 

Pero ha pasado el tiempo y éste se ha llevado a uno de los personajes.  Sólo las apariciones de la hija de Carrie y una breve alusión a Brody nos recuerdan que antes, hubo un coprotagonista, un centro alrededor del cual  giraba indiscutiblemente la serie.

 

Con este panorama nos presentan un nuevo “caso” que previsiblemente centrará toda esta temporada así como algún personaje que entrará en la trama y también, como algunas cosas no han cambiado en lo más mínimo. Como siempre asistimos a dos escenificaciones paralelas, los dos bandos, en los que claramente nadie es lo que parece y todos tienen alguna intención o secreto oculto.

 

Además y dado que ahora hay que centrar la atención en Carrie era necesario sentar las bases de como es su vida en la actualidad y con esto a su hija.  Es una serie que siempre ha sido dura, por ello no me ha sorprendido la relación entre Carrie y su hija (escena de la bañera incluida) y dada la enfermedad y antecedentes de la agente me parece incluso lógico que esa relación sea más que difícil. También se ha dado un primer paso para dar más protagonismo a Quinn, y de manera algo torpe y volviendo a lo mismo de siempre  se intenta  colocar a Saul muy cerca de Carrie.

 

No me ha decepcionado  el regreso de Homeland, ni mucho menos aunque si me ha parecido que en este caso, el trabajo de borrar el rastro de su coprotagonista ha sido tan radical que ocasiona el efecto contrario.

 

Con todo, la serie sigue teniendo una fotografía, unos planos y unos diálogos increíbles, algo por lo que me tendrá como seguidora durante toda la temporada, aunque en esta ocasión y aunque Quinn se empeñe en decirle a la protagonista que no todo es sobre ella, ahora  sí que todo es sobre Carrie.

 Imagen: Showtime

 

 

Seguir leyendo
Compartir
01
oct 14

Madam Secretary y el universo femenino

Con cierta pinta de mojigatas, insulsas, sosas y en ocasiones extremadamente escrupulosas o con una rectitud inquietante. Sin un atractivo especial, aquellas que pasan desapercibidas. En otros casos con un cierto atractivo difícil de describir. Con carisma.  Maduras, que no mayores. Son adjetivos con los que hubiera calificado, a priori, a algunas de las actrices de series en las que ellas llevan la batuta. Así, por obra y gracia de una idea, de un gran personaje, se convierten en aquellas a imitar, envidiables mujeres protagonistas. El personaje las convierte es féminas de un universo paralelo brillante y con estilo. Como muestra, Madam Secretary y el universo femenino.

 

Madam Secretary

 

Madam Secretary

 

La nueva serie de la CBS me ha hecho recordar casi de inmediato a The Good Wife. Dos series con una imagen excepcional, un cuidado guión, un reparto a la altura y una mujer aparentemente normal pero brillante como protagonista.

 

Téa Leoni es la protagonista de Madam  Secretary. Interpreta a Elizabeth McGill, una mujer que tras su carrera en la CIA decide dedicarse a dar clases en la universidad hasta que un día, el presidente le pide que ocupe el puesto de secretaria de estado (un puesto que ha quedado vacante por la misteriosa muerte de su predecesor)

 

Así, veremos a una astuta e idealista profesora convertirse en una de las asesoras del presidente. Pero el cargo viene con burocracia, prensa, actos oficiales y demás, con los que tendrá que lidiar junto a los habituales problemas familiares.

 

El reparto se completa con papeles muy interesantes como el de Tim Daly que interpreta a su marido, Zeljko Ivanek, jefe del gabinete del presidente y Bebe Neuwirth, jefa del gabinete de Elizabeth.

 

La primera entrega de esta serie no me ha decepcionado. Ha sido una buena presentación tanto de los personajes como del camino que pretende tomar con tramas independientes, casos diferentes en cada episodio pero con tramas paralelas que aportan un interés añadido. En este caso, la extraña muerte del antecesor en el cargo.

 

Universo femenino

 

Madam Secretary se une al mundo de las series de 13 capítulos, breves e intensas, y también a un universo femenino que ocupa buena parte de la parrilla televisiva.

 

No me refiero a un mundo de universitarias, de niñatas (cariñosamente expresado) de adolescentes en pleno desarrollo mental (son las hormonas…) de cuerpos y piel perfecta, sin arrugas, con tallas imposibles. Vaya, que no me refiero a los mundos de yupi.

 

No. Me refiero al universo real. Al de la mujer madura, con hijos o no, con pareja o no, pero con tiempo suficiente a sus espaldas y en su experiencia como para haber tenido tres o cuatro de todo lo anterior. Todas, con la cabeza muy bien amueblada. Con alguna arruga, algún kilo de más bien disimulado, con algún defectillo inconfesable pero con las armas suficientes, esas que da el tiempo, para disimular todo lo anterior.

 

Un universo femenino que además sabe conectar con todo tipo de argumentos y situaciones. Las actrices que interpretan a estos personajes han dado con un filón ya que algunas  eran, o casi desconocidas o un diamante en bruto a la espera de ser tallado.

 

La reina de este universo es sin duda Alicia Florrick. La protagonista de The Good Wife logra este puesto incluso teniendo en su propia casa a una firme candidata al puesto: Diane. La evolución del personaje ha sido perfecta y claramente expuesta en su estilismo que ha ido mejorando a pasos de gigante hasta rozar la perfección así como en la relación con su familia e incluso con ella misma.

 

Hacer de mala supongo que no ha jugado a su favor pero es innegable el carisma de Victoria Grayson. Sin duda, la serie Revenge no sería lo mismo con su ausencia. Compite en protagonismo y elegancia con Emily, verdadera protagonista de la historia. La serie no es nada del otro mundo, un culebrón de altos vuelos.

 

Olivia Pope si que vuela alto. La protagonista de Scandal, la mujer a la que mejor le sienta el blanco es, junto a las anteriores ejemplo de estilo incluso en chandal. No se puede decir lo mismo de Emma, de Once Upon a Time. Es cierto que la serie no tiene nada que ver con las anteriores pero un cambio de chaqueta para la protagonista no creo que le haga daño a nadie. Junto a ella, Regina y Mary Margaret. Las tres encarnan a mujeres diferentes, con distintas ambiciones y caminos a seguir proporcionando un abanico en este protagonismo femenino del que hablo.

 

La lista es mucho mayor, y pasa por Patricia Hewes y Ellen Parsons en Damages (serie finalizada) o Annalise Keating en la recién estrenada How to get away with murder, serie que forma parte de otro capítulo,  el de Shonda Rhimes.

 

Meredith Grey (Grey’s Anatomy), Temperance Brennan (Bones) y Carrie Mathison (Homeland) son otros ejemplos en facetas dispares del protagonismo (y éxito) de las mujeres en la parrilla televisiva. Mujeres con un perfil característico, ese que al público en general le puede causar cierta envidia y a las mujeres en particular esa sensación, ese cosquilleo, ese sentimiento de superación mezclado con realismo que hace que se te escape en alguna ocasión: ummm… pues… bien mirado… esa podría ser yo.

 

Seguir leyendo
Compartir