julio 2014 - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

julio, 2014

06
jul 14

A la altura

El regreso de algunas series o el estreno de otras ha sido tan dispar como un día en el campo y otro en la playa. Si además esto coincide con el final de una gran serie como Penny Dreadful puede resultar aún más decepcionante. Es obvio que para gustos, colores, pero en ocasiones me cuesta comprender el éxito de algunas series o su mera existencia. Lo variado de la oferta es lo que nos proporciona una de cal y una de arena y tras un episodio en condiciones viene otro para no dormir. Y es que es muy difícil estar a la altura. Y si comparamos, más aún.

PD

Creo que he hablado en otra ocasión sobre la aplicación que tengo en mi móvil para seguir y estar al día en mis series. Una aplicación que crece en títulos y cada vez es más difícil controlar cuando se emite esta o aquella serie.

El caso es que echando un vistazo he podido comprobar la disparidad en los títulos y en las calidades de algunas series. Como las hay que pese a ser más sosas que un pan sin sal han logrado llegar a la ¿sexta temporada? Sí, títulos como Royal Pains no aportan gran cosa pero tienen esa extraña capacidad para convocar a espectadores y convertirse en series estables (con lo difícil que es) Hay que felicitarlas, no obstante, por lograr lo que otras no han conseguido. Ni el reparto ni la trama, la clave está en un cúmulo de circunstancias tan vasto y variado como la propia sociedad.

Graceland ha vuelto con su segunda temporada y yo sólo puedo desear que pase cuanto antes este tormento: lo peor que puede tener una serie es un protagonista sin carisma. Sin embargo, Imborrable ha vuelto tal y como se la esperaba, fiel a su estilo, sin un cambio radical y con episodios procedimentales que entretienen. Sin mareos. Y digo esto porque las hay que desarrollan tal salto en el tiempo de una temporada a otra que producen vértigo.

Para mi gusto, un gran salto el que ha dado Falling Skies. Si es difícil seguir la pista a los diferentes seres venidos de otros planetas (lo que vuelan, los feos, los que reptan, los que son colegas…) además hay que entender el cambio radical de la niña que se hace mayor a pasos agigantados (¿a qué serie me recuerda esto?… ah sí, ya estaba inventado con V) el reformatorio con uniformes impecables (¿quién los fabrica?) Pero me adapto a las circunstancias.

También las hay facilonas como The Night Shift. Es la típica serie de médicos, en este caso el personal que trabaja en el turno de noche del hospital de San Antonio y cuya mayoría acaba de volver del ejército en diferentes misiones.

Por buen camino sin embargo ha vuelto Under the dome. Eso es porque hundieron el huevo en el último episodio de la primera temporada de lo contrario hubiéramos tenido tortilla para rato. Lo que nos ha ofrecido esta nueva temporada no sólo han sido sorpresas sino nuevos personajes y nuevas variaciones en la historia que promete darnos episodios con un aire renovado.

The Last Ship colma mis expectativas veraniegas con dosis de acción e intriga y con escenarios y enemigos diferentes en cada entrega. De momento ha sabido captar mi atención no sólo por sus cambios de escenario sino también por la continua introducción de diferentes enemigos en la acción, lejos de ser la serie de un barco aislado.

Hasta el momento, sólo Murder in the First es la única que se merece un aplauso. Han sabido recuperarse del dudoso primer episodio que más que guiar, confundía al espectador y se han centrado en lo que debía ser desde un principio: serie procedimental que aborda un solo caso durante toda la temporada. Buen ritmo y seguro que muchas sorpresas ya que muchos personajes tienen toda la pinta de no ser lo que parecen.

 Y volviendo al principio, toda esta comparación recopilatoria me surge tras ver el último episodio de una de las mejores series de la temporada, Penny Dreadful. No puedo decir casi nada malo de ella puesto que me ha apasionado la música, el vestuario, los escenarios, la fotografía… El reparto es impecable, sorprendente diría yo al unir a ese grupo de actores a priori incompatibles y que han logrado dar con la clave de un buen grupo. La historia es increíble y los tormentos de cada uno de ellos han sido expuestos de una manera muy atractiva: cero dramas porque se pasa de la lágrima fácil directamente al terror, al miedo.

Es difícil hacer una historia con personajes de sobra conocidos por todos y que pueda captar toda nuestra atención. Eso es lo que hace esta serie que además ha sabido dosificar cada uno de los “raros encantos” de sus personajes y reservando incluso alguno para la próxima temporada.

Un buen cliffhanger descrifrando lo que imaginábamos y lo que no,  e invitándonos a una reflexión final. Porque para un buen final de temporada no hace falta una explosión, ni quedarse con la incógnita de si este o aquel personaje ha muerto. Mejor final es el inquietante, el que te deja a la espera de una respuesta tan terrorífica como imprevisible. Un final a la altura de las circunstancias.

Imagen: Showtime

 

Seguir leyendo
Compartir
02
jul 14

The Last Ship

Soy de las que prefiere cambiar de contexto durante el verano y me apasiona leer bajo el sol, con el sonido del mar y con la arena quemándome los pies alguna novela negra llegada del norte de Europa y ambientada en alguna ciudad cubierta de nieve. Pero supongo que no es lo habitual. Lo corriente es rodearse en pleno verano de libros y series cuyas tramas tienen algún ambiente más típico de la época estival. La que nos ocupa, basada en el libro homónimo de William Brinkley, tiene el mar como protagonista ya que si se trata de un barco, pues el agua viene de serie. Claro que la embarcación de la que hablamos poco tiene de recreo y mucho de salvar a la humanidad.

 

the last ship

 

The Last Ship es la última apuesta de Michael Bay, serie de la que se espera pueda ser el estreno del verano o todo lo contrario. Esto es lo que pasa cuando se tienen demasiadas esperanzas puestas en un producto que, en ocasiones, puede no cuajar. Y vista la primera entrega no he salido de dudas.

 

The Last Ship nos señala desde un principio el contexto en el que se va a desarrollar la trama: una posible pandemia y la búsqueda de una cura bajo el más alto secretismo. Por otro lado nos presenta a la tripulación de un buque de guerra estadounidense que se dirige a una misión que resulta ser una tapadera ya que a bordo del barco se encuentra una científica en busca del ansiado remedio.

 

Lo que no saben es que durante la misión se desarrolla esa pandemia diezmando la población del planeta. De esta forma, los miembros de este barco han podido evitar la catástrofe pero ahora son víctimas de otra tragedia ya que no sabrán si sus familias y amigos siguen con vida. Además, la científica a bordo tendrá que lograr una cura a bordo del barco ya que es la última esperanza que queda para los que se encuentran en tierra firme.

 

El primera capítulo nos ha servido para conocer ésto y los personajes que jugarán su papel en esta misión en el mar. Tom Chandler (Eric Dane) es el capitán de la nave,  Rachel Scott (Rhona Mitra) la científica que tiene la increíble misión de encontrar una cura a la pandemia y Mike Slattery (Adam Baldwin) es el segundo comandante.

 

Pese a verse como el último recurso de la humanidad no todo va a ser un paseo ya que las decisiones del capitán, como la de no desembarcar,  no siempre serán bien acogidas por una tripulación cuyo mayor deseo es intentar encontrar a sus familias.

 

En mi opinión, la serie cuenta con una historia interesante, emocionante y llena de acción pero también he encontrado algunas escenas que no me han gustado nada. A la sobreactuación de algunos se unen los vagos intentos por convertir algunas escenas en dramas cuando creo que la serie debería centrarse más en la intriga y la acción. Sobraba la escena de la mujer del capitán que debe ser la más lista del planeta ya que consigue enviar una grabación a su marido o las escenas en las que contemplan escenas de lo que ocurre en el mundo. Así, de repente, consiguen que les llegue información que supuestamente durante los seis meses anteriores no había llegado.

Quitando esas escenas y la irremediable sensación de déjà vu que se tiene (salvando las distancias a mi me ha venido a la memoria en un primer momento El Barco) puede ser una serie muy entretenida para este verano. Además, deduzco por algunas imágenes de su web que no toda la serie se va a desarrollar en el mar algo que en cierto modo se da a entender en este primer episodio.  Acción y algún personaje que parece no ser lo que realmente es, aportan parte de su atractivo.

Respecto a la interpretación me ha parecido correcta. Bueno, unos más que otros. Pero en principio cada uno tiene bastante definido el rol en esta historia con mayor o menor acierto.

Yo le doy una oportunidad porque no he podido decidir con el primer capítulo pero buena parte de su continuidad, al menos en mi lista de series para el verano, vendrá de la mano de la eliminación de todas esas escenas forzadísimas de drama innecesario.

 Imagen: TNT

Seguir leyendo
Compartir