enero 2014 - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

enero, 2014

26
ene 14

Resucitarse es lo mejor de la semana

Resucitarse es lo mejor de la semana. Pero no en forma de zombie o como una aparición traslúcida. No me refiero a eso. Tampoco si has muerto de verdad, es decir, que mueres y luego algo sobrenatural te devuelve a la vida. No, tampoco. Resucitarse es no haber muerto, pero que todo el mundo piense que has muerto, permitir que todo el mundo lo piense y en el momento menos pensado, reaparecer. Eso es resucitarse. Una de las artimañas más utilizadas en el cine y la televisión y que no pasa de moda. Por los siglos de los siglos, resucitarse es lo mejor de la semana y que mejor que hacerlo con un numeroso grupo de seguidores detrás. Eso es The Following.

 

The Following

 

Casi rozando el final del mes de enero y las series están a medio gas. Muchas se han vuelto a dar un descanso y otras están arrancando.

 

La incondicional Castle es de las pocas que mantiene un buen ritmo sin dejar caer en ningún momento la calidad de sus tramas. La serie que ha logrado mantenerse en su sexta temporada continúa con sus capítulos procedimentales pero dejando un amplio margen para todo lo que conciernen a las relaciones entre sus protagonistas. Eso junto al humor que le caracteriza la han convertido en una de las series favoritas para todos los públicos.

 

Hart of Dixie no destaca salvo por los tacones de su protagonista. Si es un signo de agotamiento el hecho de que los argumentos de sus capítulos sean cada vez más absurdos, el final de la serie tendría que estar muy cerca. No es una serie que moleste, es fácil de ver, pero hasta ahí.

 

Arrow sigue con su nueva temporada centrada en presentar al nuevo enemigo (examigo) del protagonista alternando como siempre las escenas de actualidad con aquellas que recuerdan el pasado del arquero en la isla, un pasado que ha dado mucho de sí.

 

Revolution ha logrado reinventarse y está consiguiendo sorprenderme capítulo a capítulo con giros inesperados y con tramas dispersas geográficamente. Aún queda por centrar el tema de la nanotecnología, pero del resto no tengo queja.

 

La que me está sorprendiendo gratamente es The Blacklist. La serie protagonizada por un James Spader por el que han pasado los años si hacer esfuerzo por ocultarlo ha conseguido centrar toda mi atención. Aunque podríamos clasificarla como procedimental, se trata de más que eso. En casa capítulo nos han presentado a un enemigo al que cazar siendo su protagonista el artífice de que eso se logre ya que todos ellos se encuentran entre los más buscados y nunca encontrados.

 

Pero la serie va más allá. El pasado familiar de la detective Keen sigue siendo una incógnita, la verdadera identidad de su marido también así como las intenciones de Reddington. Todas estas preguntas son las que salpican cada uno de los episodios y consiguen que resulten dos tramas paralelas igual de atractivas.

 

Pero la verdadera protagonista ha sido la vuelta de The Following. La serie protagonizada por Kevin Bacon vuelve con su segunda temporada un año después de donde se quedó la primera, esto es, celebrando el aniversario de la muerte de Joe Carroll.

 

Ahora Ryan Hardy está retirado y se dedica a dar clases. Es un hombre totalmente diferente al que conocimos en la primera temporada y al parecer durante este año ha pasado por más de una fase para llegar a ser el hombre que es ahora. Aunque aparentemente ha abandonado todo lo que concierne a la investigación, sigue manteniendo su propio seguimiento en su casa y en secreto.

 

Resucitarse es lo mejor de la semana porque la segunda temporada comienza el día del aniversario de la muerte de Carroll, momento que escogen un grupo de seguidores para realizar una matanza en el metro en nombre de su líder y ataviados con máscaras con la forma de su cara. Esto hace que se solicite ayuda a las personas que participaron en la primera investigación aunque Hardy declinará la invitación.

 

Esta primera entrega de la segunda temporada nos devuelve la emoción de esta serie centrada sobre todo en la maldad grupal. Desde mi punto de vista lo característico de la serie no era manifestar la maldad de una persona. El protagonista de la maldad no era Carroll sino sus seguidores. Como un grupo de personas se unían por un fin común macabro y oscuro. Lo que verdaderamente sorprendía de la serie era pensar que cualquiera podía ser un seguidor y que estos estaban dispuestos a lo que fuera para contentar a su líder.

 

Esta segunda temporada presenta la misma cara lo que plantea muchas sorpresas y muchos giros inesperados. Lejos de haber terminado la pesadilla ésta se ha reinventado y ha resurgido de sus cenizas. Los seguidores se han unido y se han multiplicado. En definitiva, la esencia de The Following ha resucitado. O mejor dicho y sin querer ser explícita, resucitarse es lo mejor de la semana.

 

 

Seguir leyendo
Compartir
19
ene 14

París es lo mejor de la semana

París es lo mejor de la semana. Cuando el resto no convence no hay nada mejor como apostar por algo seguro. Eso ocurre cuando se une el cansancio con la falta de imaginación y para esos momentos no hay nada mejor que recurrir al archivo de series pendientes. El valor seguro de lo procedimental se une al particular estilo francés para abordar todo thriller policíaco. La serie lleva el nombre de su protagonista Jo y se ambienta en una de las más bellas capitales de Europa. Por ello París es lo mejor de la semana.

 

Jo

 

 

La semana ha estado algo extraña ya que, siempre desde mi punto de vista, no se ha dado ninguna genialidad ni ningún episodio digno de mencionar.

 

Voy a correr un tupido velo sobre Intelligence, la serie que nos vende al sobreactuado Josh Holloway. Digo que nos vende porque lo más importante de su presentación es que el actor participó en Perdidos. Sólo tengo que recordar que eso no es aval de casi nada y que todo hay que demostrarlo o ¿les recuerdo el fracaso de 666 Park Avenue con Terry O’Quinn?

 

Esta nueva serie que no aporta nada y que viene a unirse a otras recientes como Almost Human, nos trae el trabajo de Gabriel Vaughn, un agente que trabaja para la Unidad Cibernética de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU y que tiene la particularidad de que se le ha implantado un chip en el cerebro funcionando éste como un ordenador. Vaya, para pasar un rato entretenido y poco más.

 

Respecto a The Good Wife, sigo sin comprender como las series hacen cosas extrañas con los parones. Tras el navideño del que no hace ni un mes (aún tenemos los polvorones en el gaznate) se les ha ocurrido hacer otro tras haber emitido sólo dos capítulos. Es cierto que ambos han sido geniales, como todo lo que hace esta serie, pero aún así no es de recibo volver a darnos-darse un descanso (será para que algunos tomen clases de baile…) En cualquier caso extraer un asunto antiguo directamente de las elecciones y con él volver a poner cara a cara a Peter y a Will aumenta la emoción. Pero parece que tendremos que esperar.

 

La vuelta de Hart of Dixie no ha traido nada nuevo. La serie de puro entretenimiento sigue exactamente en el mismo lugar en el que lo dejaba siendo posiblemente la que consigue mantenerse en el aprobado de manera indefinida… (lo de progresar lo olvidaron)

 

Revenge… oh Revenge. ¡Qué hastío! Este rollo de ahora no me acuerdo, ahora si me acuerdo, ahora lo voy a dejar todo, ahora voy a seguir con mi venganza, ahora no quiero estar en esta casa, ahora me voy a quedar en ella… es sencillamente insoportable. Solo logro abrir algo más los ojos cuando Nolan aparece con sus fantásticos modelitos (yo creo que lo hacen con la intención de que no caigamos en los brazos de Morfeo) Si, los modelitos es lo que al final consigue salvar la serie ya que son un placer para la vista sobre todo los de Victoria, Emily y Lydia (a Charlotte la aparto de este grupo y si pudiera de la serie) En definitiva, que la serie ha entrado en una espiral de sinsentido con episodios al cual más mediocre. Y la cosa parece que no mejora (he visto la promo del próximo y he pensado seriamente en no verlo)

 

Castle y Elementary son series que no decepcionan aunque en el caso de la primera se ha vuelto demasiado empalagosa para mi gusto. Pero siempre consigue que sonría y eso se merece que permanezca en mi listado.

 

Arrow también ha regresado sin aportar demasiado. Parece que ahora le intentan dar un papel más importante a la algo apartada Laurel. Esta chica ha sufrido una transformación a peor de la primera a la segunda temporada.  A su más que evidente cambio físico (la persona que te dijo que así estabas bien te mintió) se le une su cambio interpretativo. Parece que la desaparición de su carácter amable y su aspecto saludable se ha llevado también sus dotes interpretativas.

 

Y la que en un principio iba a ser mi elegida pero no ha llegado a serlo. True Detective es una serie magnífica. La interpretación de sus protagonistas en increíble y la trama, el argumento de la serie promete. Pero no me termina de convencer su desarrollo, su exposición y su ritmo. En general, siempre me decepcionan las series en las que estás esperando una frase o un giro inesperado durante toda su duración y ésta llega en los últimos treinta segundos. La última escena de McConaughey te da la clave de todo lo que ocurre pero el problema es ese: esperar a la última escena. La serie se pierde en aspectos “metafísicoreligiosos” con grandes e interminables diálogos o monólogos sobre lo humano y lo divino. Quiero pensar que esta ha sido solo la presentación de los personajes, por otra parte necesaria, y que ahora comenzará lo procedimental. Así que estaré muy pendiente a su segundo capítulo porque confío en que la serie me sorprenda.

 

Dadas las circunstancias, me decidí por terminar la primera temporada (y única) de una serie que había dejado abandonada y que sin embargo me ha sorprendido sobre todo por la calidad de sus tramas. Todas ellas ambientadas en la ciudad de Paris, esos lugares son los que dan título a los ocho capítulos que conforman la que de momento es su primera temporada. No es ninguna novedad, pero para el que le apetezca la serie Jo y París es lo mejor de la semana.

 

Jo es una serie dramática rodada en París en inglés y además de ser su título también es el nombre de su protagonista, Jo St-Clair, un veterano detective de la Brigada Criminal de la policía de París. La serie creada por el guionista y productor canadiense René Balcer se podría enmarcar en el genero procedimental pero con grandes dosis de “polar” francés que no es otra cosa que el género policial tradicional en el cine y la literatura francesa.

 

Una de las características de la serie es que los casos nos llevan a los lugares más emblemáticos de París tales como la Torre Eiffel, la catedral de Notre Dame, Las Catacumbas, la Place Vendôme… convirtiéndose estos lugares en protagonistas de la serie por ser los escenarios de buena parte de los casos.

Los casos son muy interesantes y nada predecibles, diferentes en cada episodio y la continuidad viene del lado de su protagonista Jo (Jean Reno) un gran policía con un pasado turbio. Lo que más me ha gustado de la serie es su perfecta combinación de ritmos, adecuado en cada momento: el más pausado y sin llegar a resultar tedioso con todo lo relacionado con la vida privada de St-Clair y el más acelerado, apropiado a este tipo de género procedimental para los casos que trata la brigada en cada ocasión.

 

Cambiar los escenarios habituales en el resto de las series supone ser una ráfaga de aire fresco y si además se trata de ciudad tan bella no nos deja dudas: París es lo mejor de la semana.

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
12
ene 14

Una retirada a tiempo… es lo mejor de la semana

Sabía que su final llegaría tras la el parón navideño y sería lo mejor de la semana. Su retirada ha sido en cierto modo un alivio para aquellos que sufríamos cada semana esperando que la serie diera un vuelco mágico y despertaran de aquel lugar en el que han estado dormitando sus protagonistas. Hemos estado tan cautivos como el título de la serie porque aún nos quedaba cierta incredulidad: ¿seguro que esa es Colette?… Es lo mejor que les podía pasar, y eso sin dar un portazo, ya que aún no se ha confirmado si la serie tendrá una segunda temporada (supongo que el atracón de polvorones les impide pensar con claridad) El final ha sido tan absurdo y nefasto como el resto de la serie. Por este cúmulo de despropósitos se han merecido al menos ocupar un lugar en mi artículo semanal. La retirada de Hostages (Rehenes) es lo mejor de la semana.

 

Hostages

 

La vuelta de algunas series ha sido tan mediocre como el capitulo previo a la midseason, regreso que, por otra parte  será breve, ya que tras tres capítulos emitidos en enero volverá a tomarse un largo descanso hasta principios de marzo. Este es el caso de Revenge. Las razones prefiero incluso no saberlas.

 

Revenge nos dejaba con un presunto cliffhanger que a pocos sorprendió dado que todos podíamos imaginar que sus planes no se podrían llevar a cabo por razones obvias (supondría el final de la serie) Pero yo añadiría a lo previsible una gran dosis de improvisación. La misma que parece haberse apoderado de su regreso en el primer capítulo del año. Una rápida y fugaz amnesia (para rellenar), unas fotos que poco o nada prueban (para rellenar), una nueva amiga para Aiden (para rellenar) y los paseos de Charlotte por el hospital ataviada con modelitos de pasarela y peinado de boda (para vomitar).

 

En fin, que este capítulo no ha aportado nada de nada. Lo mismo que ha estado ocurriendo a lo largo de esta temporada. Pronto Emily sabrá cual es su objetivo ahora que ya sabe quien le disparó, ya que su recuperación es veloz. Pero aún falta que nos sorprendan.

 

Sí, lo confieso. Esta es mi serie “guilty pleasure”. Pero también es cierto que no tengo pelos en la lengua. ¿Arreglarán todo este enredo antes de su nuevo y largo parón?

 

También ha vuelto The Good Wife demostrando como se hacen las cosas. Esta serie se permite dejar en el tintero algunos asuntos y rescatar otros del pasado  que conservan todo el interés pese al paso del tiempo. Esta serie logra captar la atención con toda la elegancia que le caracteriza y pese a adoptar un ritmo pausado e incluso me atrevería a decir que lento, el espectador apenas lo nota. Por destacar hasta podríamos hacerlo de la música (*)

 

Revolution era una de las primeras que se tomaba un descanso y su vuelta no ha sido nada sorprendente. Sigue con sus habituales altibajos desarrollando su acción en diferentes puntos geográficos lo que le puede dar cierta armonía en algunas ocasiones. Hay que decir que siempre logran introducir algún elemento que aporta cierta novedad a la trama (ya sea una nueva incorporación o alguna vuelta del pasado) De momento, esta es la razón para que sobrevivan ya que en este caso, su pausado ritmo no le conviene en absoluto.

 

Haré mención también a la vuelta de Castle, Bones y Elementary, tres series procedimentales que logran siempre estar a la altura y no decepcionan.

 

Pero vayamos a lo que ocupa. La retirada de una serie que ha logrado incorporar cualquier tipo de despropósito.

 

Hostages arrancó con grandes expectativas. No era de extrañar dado en primer lugar su reparto. Toni Colette y Dylan McDermott eran grandes alicientes para correr a la cita semanal con estos actores y con una trama que en principio prometía. Pero desde el primer capítulo vimos que algo no encajaba. En mi caso fue ver a Colette con una cara de extraña expresión. ¿Son cosas mías o su delgadez le ha cambiado la cara?¿y quién le ha hecho ese corte de pelo?¿Eduardo Manostijeras?

 

Y si ella llega a provocar la risa, la inexpresión de McDermott da pena. La unión de ambos personajes resulta ser en ocasiones cómica por lo exagerado de sus interpretaciones. A todo ello le tuvimos que sumar una trama que comenzaba a no tener sentido y a no poder explicarse de ninguna manera. No se sostenía.

 

Escenas sin sentido, apariciones marcianas, besos introducidos con calzador… todo fue de mal a peor. Lo mejor que le ha podido ocurrir ha sido su retirada (que no cancelación, ya que aún no se ha confirmado ningún extremo) Ni siquiera han podido o han sabido hacer un capítulo final decente aunque en ese aspecto no se le puede reprochar nada. No es la primera serie que tiene que idear un final acelerado tras el anuncio de su cancelación.

 

La retirada de Rehenes, Hostages, nos ha vuelto a demostrar como todo se puede torcer pese a tener todos los ingredientes para ser un éxito. Desde mi punto de vista Toni y Dylan no se llegaron a creer sus papeles y la trama fue tan, tan, tan cofeccionada para ser algo novedoso e inédito que olvidó algo tan importante como que la solución suele ser la más sencilla.

 

Por ello, lo mejor de la semana ha sido la retirada de Hostages… ¿o no?

 

(*) No lo puedo evitar, son mi debilidad y con videos como éste más aún. Decía que The Good Wife nos sorprende incluso con su música… y su equipo se involucra al máximo (aunque Julianna Margulies tenga dos pies izquierdos) Supongo que este video es, sin lugar a dudas, realmente, lo mejor de la semana.

 

 

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
05
ene 14

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana es lo nuevo. Muchas series esperan a principio de año o incluso a primavera para hacer sus estrenos o regresar con nuevas temporadas. Por ello el próximo estreno de una nueva serie ocupa este lugar. Con dos actores que saltan de la gran pantalla a las series de televisión. La trama promete. Lo mejor de la semana es True Detective.

 

 true detective

 

 

True Detective es un drama que narra la historia de los detectives Rust Cohle (Matthew McConaughey) y Martin Hart (Woody Harrelson) y de como la búsqueda de un asesino en serie en Lousiana durante 17 años llega a afectar a sus vidas.

Se trata de una serie que tendrá un formato parecido al de American Horror Story en el que cada temporada es diferente incluido el reparto y la historia.

 

En el caso de la primera temporada que es la que nos ocupa contará con ocho episodios y con el aval de tener a McConaughey y Harrelson como protagonistas. Para el primero será su primer compromiso con una serie de televisión y para el segundo será la vuelta a un medio que conoce y que de hecho le dio a conocer.

 

Si bien contar con ambos es un aval la serie se tendrá que ganar, como todas, a los espectadores. Hemos asistido a sonoros fracasos protagonizados por grandes estrellas pero que no lograron captar la atención de la audiencia. Y si no llega al espectador se acabó.

 

A priori el trailer (hay varios) promete e indica que será una serie con una gran carga dramática y con una alta calidad. Por ello, True Detective y su próximo estreno el 12 de enero es lo mejor de la semana.

 

 

Seguir leyendo
Compartir