diciembre 2013 - La Oscura Pasajera

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

diciembre, 2013

29
dic 13

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana ante la falta de actividad en el meridiano de las fiestas navideñas es la espera. Y la llegada de una serie que vuelve con su tercera temporada. Se ha hecho esperar y eso es una novedad teniendo en cuenta la “puntualidad británica”. Sólo tres capítulos. Un nuevo estilo en lo que ha producción de series se refiere. Lo mejor de la semana es la llegada de Sherlock.

 

sherlock

 

La BBC estrena el 1 de enero la tercera temporada de la serie Sherlock. Un nuevo concepto en lo que a producción se refiere y también una nueva visión del personaje de Sir Arthur Conan Doyle y una forma diferente de plantear cada uno de los capítulos.

 

Ubicada en el Londres actual, la serie seguirá las investigaciones del excétrico detective Sherlock Holmes (Benedict Cumberbatch) junto a su compañero John Watson (Martin Freeman) Sus habilidades de deducción junto a su arrogancia y falta de emotividad le convierten en un peculiar personaje que encaja a la perfección con una serie que parece diseñada para el detective.

 

Como ocurriera en las pasadas temporadas, ésta tendrá tres entregas, tres episodios. El primero de ellos contestará a las preguntas e incógnitas que quedaron en el final de la segunda temporada.

 

Si aún no conoces la serie quieres empezar el nuevo año con Sherlock Holmes te recomendaría ver las anteriores temporadas y esperar que esta tercera sea tan sorprendente como las anteriores. Una buena opción para ser lo mejor de la semana.

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
24
dic 13

¡Feliz Navidad!

¡Feliz Navidad! Es un habitual de estas fechas incluir capítulos que giran en torno a las fiestas navideñas, incluir alguna trama que incorpore un elemento típico de la navidad o sencillamente hacer el episodio insoportablemente sentimental. El problema de la mayoría de las series es que abusa en exceso (lo mismo ocurre con los centros comerciales y el hilo musical navideño que nos atormenta desde principios de diciembre y hasta la primera semana de enero) Aunque queramos evitarlo será un tema recurrente en cualquier serie de televisión (salvo las que se van de vacaciones) y también en cualquier web que se tenga entre sus contenidos algún aspecto relacionado con las series televisivas.

 

foto navidad
No se confundan. Me encanta la navidad, la adoro, es mi época preferida del año. Pero reconozco que no todos saben darle el punto justo a estas fiestas: ni en lo dulce, ni en los adornos, ni en la alegría… Ante la duda, todo se vuelve exceso y con ello todo se vuelve previsible y aburrido. Así ocurre con muchas series de televisión.

 

Debo decir que las hay que aciertan, sobre todo las que dan un giro magistral a la incorporación de la navidad en el argumento o porque sencillamente nos hacen pasar un buen rato sin absurdas moralejas. Ha sido difícil encontrar alguna que de en el clavo. Es más, mi  preferida  lo ha sido desde hace años la misma porque aún no ha llegado otra que sea capaz de captar la esencia: un momento tan alegre con algo tan sencillo como la amistad y una “simple canción”.

 

Así que yo también dejo mi aportación sobre mi escena preferida. ¡Feliz Navidad!

 

 

Seguir leyendo
Compartir
22
dic 13

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana tenía que ser un final. Y este ha sido contundente. Tanto que ahora tengo dudas sobre la serie. Ha finalizado su tercera temporada y sabemos hace tiempo que está renovada para una cuarta. Pero ahora todo será diferente. El punto y final de este último episodio marca casi casi el inicio de una serie diferente, que poco tendrá que ver con lo que hemos visto en las temporadas anteriores. Lo mejor de la semana ha sido Homeland.

 

Homeland

 

Las series se han tomada unas vacaciones. Algunas merecidas y otras no tanto. Muchas tardarán meses en volver, como es el caso de The Walking Dead, algo a lo que nos tiene acostumbrados. Otras volverán los primeros días de enero y poco a poco se irán incorporando a la parrilla televisiva.

 

Once Upon a Time ha sido una de las últimas en despedirse y lo ha hecho a lo grande. Cuando digo a lo grande es porque nos ha dejado un verdadero cliffhanger que ya echábamos de menos en muchas series. Por fin Peter Pan, ese personaje al que se han dedicado a demonizar en la serie ha desaparecido. Ha resultado cansino y perturbador durante esta primera parte de la temporada, rozando lo insoportable. Pero ha valido la pena la espera. Esto nos ha dado uno de los finales más dramáticos que hemos visto, sentimentaloide diría también. Ahora parece que nos olvidamos para siempre (suponemos) de Storybrook y va a comenzar una nueva historia. El caso es que para romper el hechizo que los convertiría a todos en esclavos de Pan hay un precio que pagar. Todos los que pertenecen a los cuentos volverán al bosque encantado y solo Emma y Henry se quedarán en la realidad, pero además sin recordar nada de su vida pasada. Serán los mismos pero no lo mismo. Será como empezar un nuevo cuento.

 

Revenge ha realizado un giro en todo aquello que esperábamos y ha demostrado que todo plan puede fallar. Era obvio, por otra parte, que no podía funcionar lo planeado por Emily puesto que ello llevaría al final inmediato de la serie. Pero el giro absoluto que han realizado, con algunas cosas que explicar ha sido interesante (que no sorprendente) La serie no ha estado a la altura en esta primera parte de temporada pero el final ha conseguido que al menos haya algo de interés para seguir viéndola. Muchas incógnitas que se abre, sobre todo saber cuál será el nuevo plan, el nuevo movimiento de Emily puesto que ahora debe empezar casi de cero.

 

Lo mejor de la semana lo he reservado por razones obvias para el final de la serie Homeland. Con una tercera temporada algo floja y con el anuncio de la renovación por una cuarta, sigue siendo una serie que se sitúa en los primeros puestos en cuanto a calidad se refiere. Pero es justo decir que esta temporada ha estado algo floja. Previsible y con tramas de relleno se ha notado la falta de uno de los protagonistas que ha sido el gran ausente en más de la mitad de los episodios.

 

Eso hacía presagiar el final. No es que fuera algo que supiéramos pero si podíamos imaginar que se acercaba la despedida de Brody (también le podemos sumar las informaciones sobre la mala relación entre los actores principales en la vida real)

 

Ha sido un final emotivo. Emotivo y pacificador. En cierto modo me ha sorprendido la reacción de alguno de los personajes que no he logrado comprender y no lo haré nunca como la hipócrita relación entre Saul y Dar Adal. La escena en la cafetería cuando todo ha pasado provoca sencillamente el vómito.

 

Sin embargo la de Carrie con Javadi es una de las mejores, por no decir la mejor. Creo que es la única persona que habla claramente a Carrie y lo hace incluso con cierta paz y ternura, la única persona que logra que se entienda todo lo que ha ocurrido y lo que va a ocurrir y además, capaz de convencer a cualquiera de que es lo mejor.

 

Los protagonistas de esta serie son Carrie (Claire Danes) y Brody (Damian Lewis) eso no se puede negar. Llenan la pantalla cada vez que hay una escena juntos, aunque no se hablen. Da igual. Han sido los verdaderos protagonistas desde el principio y ahora, con la salida de Brody, comienzan mis dudas.

 

¿Como lograrán engancharnos a un Homeland sin uno de sus protagonistas?

 

Independientemente de lo ocurrido durante la temporada sigue siendo de las mejores series que hay en la parrilla y sin lugar a dudas un final de temporada excelente. Por ello Homeland ha sido lo mejor de la semana.

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
15
dic 13

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana llega del norte de Europa. Del frío y del mar. Directamente del éxito de una escritora y de la novedad de las caras, las localizaciones y las tramas totalmente diferentes. Cuando las series se van de vacaciones, cuando las ideas parecen estar agotadas, el plan es una miniserie basada en una exitosa saga de novelas policíacas. Sigue la estela de otras grandes que han ocupado un merecido lugar en nuestro listado y aunque llegue un poco tarde, cuando hace tiempo que hablamos de las series nórdicas será de atractivo para aquellos que conocen los libros y para lo que no seguro que sentirán curiosidad por una de las escritoras más leída en toda Europa. Lo mejor de la semana son Los crímenes de Fjällbacka.

 

lcdf

 

Poco o nada que mencionar sobre las series que han resuelto su mid-season finale en estos días.

 

Dos de ellas vienen directamente de la mano de Shonda Rhimes sin grandes finales y de una manera algo mediocre para lo que nos tiene acostumbrados su creadora. Tanto en el caso de Scandal como de Grey’s Anatomy ha servido más para realizar un listado de intenciones para el nuevo año que para dejar proporcionar las razones suficientes para ansiar la vuelta de ambas series (que por cierto, no volverán hasta finales de febrero)

 

Algo parecido a hecho Arrow que tras presentar a un nuevo personaje. De la frescura de su aparición y con un final en el que se presenta a ese personaje hemos pasado a la decepción por saber que es muy probable que no lo veamos más. Se trata de Flash, otro superhéroe que tendrá serie propia. Algo desconcertante ha sido la manera de introducirlo y también el avance de lo que llegará tras la navidad ya que no deja de ser más de lo mismo.

 

La próxima semana tocará despedir hasta el próximo año a Revenge y Once Upon a Time así como ver el final de temporada de una serie que ha dado un subidón impresionante en sus últimos capítulos. Se trata de Homeland, la serie que comenzó su tercera temporada con las largas ausencias de uno de sus personajes protagonistas y que resultó en ocasiones decepcionante ha tomado rápidamente las riendas dejándonos a la espera de un episodio final que promete ser apasionante.

 

Pero lo mejor de la semana es otra novedad. Estrenada a principios de este mes se trata de la adaptación de los libros de la exitosa escritora sueca Camilla Läckberg a una miniserie de cinco capítulos que lleva por título “Los crímenes de Fjällbacka” y que se une a otros éxitos de series nórdicas como “Wallander”, “Forbrydelsen” o “Bron/Broen”.

 

Las novelas al igual que la serie sigue las investigaciones de la periodista Erica Falck (Claudia Galli) y de su marido Patrick Hedström (Richard Ulfsäter) policía en el pueblo pesquero que da título a la serie y que se encuentra en el norte de Suecia cerca de la frontera con Noruega. Hay que aclarar, para lo que hayan leído las novelas, que no se trata de una adaptación de cada una de ellas lo que para algunos resultará decepcionante (como es mi caso)

 

Creo que es clave para entender a la protagonista conocer la manera en que llega al pueblo de su infancia después de estar muchos años fuera. Esto y su primer caso, la muerte de una compañera de la infancia de Erica, se refleja en la primera novela de Läckberg así como el rencuentro con el que posteriormente será su marido. Este aspecto que me parece muy interesante (la vuelta a un pueblo pequeño lleno de cotilleos de una joven que ha vivido muchos años en la gran ciudad) no se aprecia en la serie que arranca directamente cuando Erica ya está casada con Patrick y tienen tres hijos.

 

Por ello hay que reseñar que el único de los libros que guarda relación directa con la serie es “Las huellas imborrables”, ya que el resto consta de un guión nuevo elaborado a partir de los personajes principales de las novelas.

 

La serie ha sido desarrollada por la productora escandinava Tre Vänner que ha desarrollado éxitos como “Dinero Fácil” y la adaptación de varias novelas de la conocida saga de Kurt Wallander.

 

Canal Plus emite la miniserie desde principios de diciembre. En cualquier caso también es una buena oportunidad para conocer los libros de esta escritora que edita Maeva. Una combinación perfecta que logra ser lo mejor de la semana.

 

 

 

 

Seguir leyendo
Compartir
08
dic 13

Lo mejor de la semana

Es un final. Es un comienzo. Lo mejor de la semana es el winter finale de una de las mejores series que sigo. El género no es apto para todos los públicos e incluso dentro de ese público podrían estar los puristas (del cómic) y los que tan solo somos amantes de una buena serie por lo que, además es un género que divide. A todo el mundo no le gusta la sangre y mucho menos un mundo post-apocalíptico en el que desaparece la población a un ritmo de vértigo. Así que la serie ha ido a su aire, a su ritmo y tal vez eso es lo que le da su propio status, incomparable a cualquier otra. Así que no le importa ir de derecha a izquierda, de arriba a abajo o comenzar una nueva etapa a mitad de temporada. Es The Walking Dead y es lo mejor de la semana.

 

 

¿Qué hay del resto? Homeland nos ha devuelto a uno de sus protagonistas. La serie que aborda sus últimos capítulos de la temporada ha tomado velocidad para afrontar por todo lo alto un digno final. Así, con la incorporación de Brody a la primera fila, tenemos a todos los personajes de la serie en primera línea y con los aspectos más interesantes de esta serie que son los que nos muestran el trabajo de campo. Todo ello salpicado por aquellos problemas personales de los personajes sin llegar a abusar ni caer en un sentimentalismo que no tiene cabida en esta serie.

 

De otras que están a punto de hacer su despedida navideña no hay mucho que decir. Aunque Grey’s Anatomy, la veterana serie siga estando al pie del cañón está sufriendo síntomas de agotamiento. No le ha beneficiado nada el anuncio de la salida de uno de sus personajes protagonistas al final de esta temporada y bueno, también le ocurre lo inevitable: las ideas se agotan y las series también.

 

Scandal pese a llevar por lo general un ritmo acelerado y no decaer en ninguno de sus capítulos se ha tomado su tiempo con el último episodio suponemos que con la idea de presentar algún cliffhanger final en el próximo y dejarnos con alguna idea intrigante hasta finales de febrero, momento en el que volverá la serie. La trama de la madre ha sido floja y previsible. El rollito Huck-Quinn no-te-voy-a-matar ha sido poco creíble y sinceramente, ¿a alquien le importa lo que haga Sally?

 

Algunas se han despedido y otras poco les falta así que no hay mucho que contar. Avanzo que para esta sequía navideña lo más interesante es rescatar series pendientes de ver o incluso hacer una expedición por el mundo de las miniseries: yo me he llevado gratas sorpresas.

 

Pero iré al grano. Antes de hablar de The Walking Dead debo dedicar una palabras la último capítulo, el 100 de una de las mejores series que existen. The Good Wife ha sabido mantener el tipo, ha sabido sorprendernos pese a lo sencillo de su argumento y ha sabido hacerlo como se debe: con una alta calidad. Hay asuntos que nos pueden gustar más o menos como es el caso de la relación entre Will y Alicia. Para ser claros: a mi la abogada me parece un pan sin sal y su “quiero y no puedo” es prehistórico. Creo que no me ha convencido en ningún momento de sus verdaderos sentimientos por ninguno de los dos hombres que han estado en su vida y si podría afirmar que en alguna ocasión se ha regodeado de tenerlos a sus pies. Sacar esa historia, ese recuerdo en el capítulo previo al parón navideño me ha parecido ir a lo fácil salvo que con ello pretendan que quede bien claro que Alicia no siente nada por su compañero de bufete. El caso es que me aburre volver a abordar un asunto que no lleva a ningún lado pero la serie lo arregla con otras intervenciones: el nuevo socio, la persecución que ejerce sobre él Kalinda y que esta última tome más protagonismo, eso sí que es un acierto. The Good Wife lo hace todo de manera elegante y sin ruido. Sólo hace falta ver la última escena, el último segundo de la serie con el que nos dejan hasta pasadas las navidades. El final de este capítulo me ha hecho soltar una carcajada y todo gracias a Eli. Lo inesperado ha llegado por sorpresa.

 

Pero si tengo que elegir me quedo con The Walking Dead. Esta serie hace lo que quiere y sus tiempos son otros, muy diferentes al resto. Este último capítulo hubiese sido perfectamente el final de la pasada temporada pero no por ello significa que los siete anteriores sobraran. Porque aquí las cosas se hacen de otra manera. Yo no hubiera cambiado por nada la incógnita mantenida de saber que El Gobernador estaba en algún lugar al acecho aunque reconozco que la batalla final no fue la del último capítulo de la tercera temporada sino el que ha marcado la mid-season de ésta.

 

Aquí no importa si el personaje es más o menos importante. Aquí muere el que muere y punto. Y lo de estar mucho tiempo en un mismo lugar tampoco va con los protagonistas. Aquí no hay miramientos para nada. Ni para matar, ni para echar del grupo, ni para hablar, ni para opinar, ni para salvar la vida. Y tampoco lo iba a haber para organizar los capítulos de una u otra manera.

 

Ahora empieza la verdadera nueva temporada. Con un grupo sensiblemente reducido y disperso. Más disperso que nunca. Con una baja importante capaz de salvar muchas vidas y con un vacío que deben llenar: no hay villano y contar con un buen “malo” siempre da muchos puntos. Claro que bastante tienen con no tener un hogar en el que refugiarse y vagar por carreteras y montes con la única compañía de mordedores aquí y allá.

 

Pero también se abren muchas posibilidades y eso es lo más inquietante. La gripe fue un recurso fantástico para analizar otros aspectos de la vida de este grupo pero han dejado pasar por alto dos temas intrigantes: las ratas muertas y la voz en la radio.

 

Se abren tantas en The Walking Dead que no tendrán cabida seguro en los ocho capítulos que restan. Porque esta serie es así. Casi que nos está advirtiendo que las consecuencias de muchos de estos avances no llegarán hasta la próxima temporada. Así que a su ritmo, todo a su tiempo, nos toca esperar hasta principios de febrero. Y así nos quedamos, con la muerte del gobernador, la venganza de Michonne, el adiós a Hershel, la separación del grupo, la incógnita sobre Judith y la imagen fiel al cómic de Rick y su hijo huyendo con una cárcel en llamas atestada de caminantes en el fondo termina esta primera mitad de temporada. Con argumentos suficientes para ser lo mejor de la semana.

 

Seguir leyendo

Compartir
01
dic 13

Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana ha sido una elección personal. Con la programación habitual a medio (y medio) gas, rescatar series con algunos, más o menos años, suele ser mi pasión. Con la cercanía de una conmemoración me propuse dar una oportunidad a una serie que lo ha tenido muy difícil pero cuyos intérpretes han estado a la altura de las circunstancias. La historia no es fácil. La familia tampoco. Me lo estoy tomando con calma y admito no haberla visto completa porque la estoy disfrutando (para eso siempre hay que darle el tiempo preciso) Ha logrado ser mi momento preferido en estos días y aunque tenga tantas críticas como letras este artículo, The Kennedys ha sido lo mejor de la (mi) semana.

 

the kennedys

 

Y en esto no admito discusión. Con el panorama actual cualquier serie sería mejor. Me horroriza esta época en la que muchas series hacen un parón breve previo al parón navideño (algo que además resulta algo absurdo) Para colmo, como lo habitual es guardarse la mayoría del buen material, si lo hay, para el episodio correspondiente al winter finale.

 

Con todo ello quiero decir sin tapujos que la mayoría no merecen ni ser nombradas y sólo las que habitualmente se sitúan en posiciones privilegiadas en esta sección la han mantenido: me refiero a The Good Wife, The Walking Dead y Homeland.

Cabe señalar que Homeland no realizará ningún tipo de escala en el camino porque es una serie que finalizará antes de fin de año. La serie protagonizada por Claire Danes y Damian Lewis ha contado siempre en sus anteriores temporadas con 12 capítulos y en esta tercera tendrá la misma duración. Así que, aunque ha tenido algún que otro altibajo y alguna que otra ausencia (la presencia de Lewis ha sido escasa, por decir algo) ha seguido siendo uno de los mejores productos en antena.

 

The Good Wife sigue en su línea desde mi particular opinión porque cuenta con un reparto y unos personajes brillantes capaces de solventar cualquier ausencia y suficientes para sostener cualquier trama.

 

A The Walking Dead le queda un suspiro ya que falta un capítulo para la mid-season finale. Y para gustos, colores.

La aparición de El Gobernador y su protagonismo exclusivo en los últimos episodios de la serie ha despertado tantas alabanzas como críticas. Supongo que a estas alturas nadie dudaba de la aparición de este personaje en algún momento de la temporada pero el gran protagonismo asumido y el corte radical con el resto de la trama han sido las razones para que algunos comentarios que he leído se refieran a “minutos perdidos” o a “marear la perdiz” en referencia al juego que ha sostenido el personaje entre el bien y el mal. Es cierto que el camino a lo obvio ha sido largo. Pero un personaje de esas características y con la importancia que tuvo en la pasada temporada y para el desarrollo de la serie era de recibo que tuviera un recibimiento por todo lo alto y esto se ha materializado en “sus dos capítulos”.

 

Dicho esto, y dadas las ausencias de algunas series como Revolution, Scandal, Revenge o Grey’s Anatomy mi objetivo está puesto en nuevos productos que se estrenarán en breve. Es por ello que decidía rescatar una serie que en su momento no ví para que el momento me pareció más que oportuno.

 

El 50 aniversario de la muerte de John Fitzgerald Kennedy me ha traído una serie que tenía en mi cajón de “pendientes” y que ha terminado siendo lo mejor de la semana.

 

Protagonizada por Greg Kinnear en el papel de JFK y de Katie Holmes como Jackie Kennedy, la serie no lo ha tenido nada fácil en Estados Unidos y ha estado rodeada de críticas y polémica. Se trata de ocho capítulos en los que se narra la historia de la presidencia de JFK, algo que irremediablemente va ligado a la historia de su familia. Este paseo por un episodio de la historia que sólo los más jóvenes no conozcan ha despertado río de tinta, de especulaciones y de versiones cinematográficas. Es por ello que cualquier cosa que se haga sobre esta familia y sobre éste presidente despertará curiosidad y críticas a partes iguales.

 

Como decía al principio, aún no la he terminado ya que he decidido darle tiempo (que he salpicado con reportajes de la época) algo que sólo me permito con estas series que decido aparcar para una buena ocasión. Pero si puedo decir que uno de las interpretaciones que más me ha gustado ha sido la de Tom Wilkinson como el padre de la saga Kennedy y que los premios Emmy de maquillaje y peluquería han estado acertados.

 

El vestuario es otro de los aciertos de esta serie pero no obtuvo nominación ni premio. Después me di cuenta de mi error: aunque haya intentos, el estilo de Jackie Kennedy es inimitable.

Por ocupar este tiempo entre ausencias, capítulos mediocres y escasas expectativas de algo brillante, rescatar miniseries y en este caso, The Kennedys ha sido lo mejor de la semana.

 

Seguir leyendo
Compartir