¿Alicia? Bien, gracias. Final en The Good Wife

HOLA! Fashion, tendencias de moda y estilo de vida

Series

CONSIGUE
TU BLOG AQUÍ

Cover: La Oscura Pasajera

12
may 16

¿Alicia? Bien, gracias

the_good_wife_alicia_florrick_3_1

Supongo que no había mejor ocasión para volver (o peor, según se mire) que con el final de “The Good Wife”.

Esta es una de esas series que piensas que es imposible que se acabe algún día porque son demasiado buenas, pero también son aquellas de las que, sin embargo, piensas que deben acabar con la cabeza bien alta y no por un agotamiento atroz provocado por un alargamiento innecesario. Y efectivamente, para salir airosos de una trayectoria exitosa no hay nada mejor que irse en el mejor momento.

En “The Good Wife” prácticamente todo han sido aciertos. Digo casi todos porque creo que la serie habría tomado otro camino de no haber sido por la muerte de Will. Así que en ese momento se gestó posiblemente (en el subconsciente) el final que hemos visto ahora.

Dejando a un lado ese pequeño detalle (matar a Will), una serie excelente lo tiene muy, muy complicado para tener un final perfecto. Obviamente no va a ser a gusto de todos, eso nunca, pero tener un final redondo es prácticamente imposible. Los finales abiertos, pues si, permiten que la imaginación del espectador vuele un poco más. Los finales cerrados… pues vas a tener que hacerlo muy bien… o no, ya que no importa, siempre habrá alguien que diga que han metido la pata.

En esta ocasión, al parecer, han querido hacer un final redondo, circular. Lo de redondo no lo digo por el horroroso peinado que lleva Alicia en la escena final, me refiero a ese intento de “cerrar el círculo” que han pretendido sus creadores.

Hay que hilar muy fino para crear un pararelismo entre la bofetada del principio de la serie (Alicia a Peter) y la del final (Diane a Alicia). Pero ahí está, al parecer. Según han querido mostrar, presentan en el final a una Alicia cambiada, más egoísta, fría y calculadora, capaz de todo, ambiciosa y con claras aspiraciones a un puesto de poder. De ahí el cero atractivo en su indumentaria (de negro) y en su estética.

Para presentar ese lado romántico y sensible de Alicia nos devuelven en forma de aparición a Will, para mostrarnos las dudas y a su verdadero amor.

Realmente yo creo que necesitaban devolver a Will a la audiencia, aquella que criticó duramente su salida y que proclamó que la serie no volvería a ser la misma con tan irreparable pérdida. Para mí, el momento reflexión sobre el futuro con Will sobraba.

Lo cierto es que sobraban muchas cosas, y ese es uno de los errores más cometidos en los finales: que no se quede nada en el tintero aunque haya que contarlo deprisa y corriendo. Mientras quepa, todo vale.

En ese intento de justificar la actitud, de presentar a la nueva Alicia, en definitiva, de cerrar el círculo también nos desvelan el futuro político de la protagonista (que al parecer ni ella sabe) de la mano de Eli, como no podría ser otro. Esa escena hubiera sobrado si no hubiese sido necesaria tanta justificación y tanta demostración, otra vez, de que ella ha cambiado. Demasiadas explicaciones. Demasiado tiempo perdido.

Yo, del final, me quedo con muy pocas cosas porque en general, este final no me ha gustado. Pero no lo tomen como un reproche. Supongo que habría sido muy difícil contentarme dado que ha sido mi serie: completa, magnífica.

Me quedo con los pocos momentos que me han gustado: la breve pero contundente aparición de Cary, los momentos del juez Cuesta, las escenas cargadas de ironía de Alicia, y sobre todo, con las imágenes del despacho vacío. A la escena previa a la aparición de Will, con Alicia paseándose por un bufete vacío, oscuro, casi fantasmagórico con la única iluminación de las linternas de hoy en día (la luz del móvil) solo le falta el letrero de The End.

Pero no, por mucho que me lo digan, no me van a convencer. Al final, Alicia sigue siendo la misma. Aunque hayan intentado darle un giro a su vida al final, realmente, está en el mismo lugar que al principio. Es la misma. Una Alicia llena de dudas, luchadora incansable ante unas cosas pero curiosamente impasible ante otras. Para mí seguirá siendo esa mujer que aunque sabe perfectamente que el tiempo no vuelve ha permitido que pasase con cualquier disculpa peregrina. Pero al fin y al cabo es la Alicia que conquistó al espectador desde el principio y lo mantuvo atado a sus idas y venidas hasta el final. Eso es, la perfecta protagonista de una serie perfecta.

P.D.: Parece que el final de la serie ha sido todo “Alicia”. Pero en cierto modo es así. Lejos queda la serie coral del principio, con grandes entradas y salidas, magníficos personajes que aparecían y desaparecían en una o dos temporadas. Injusto sería que no recordase que “la era previa a la muerte de Will” todo fue diferente e imperdonable también que no recordase que hubo más vida aparte de la de nuestra protagonista, más personajes, incluso más interesantes y apasionantes, que hacían empequeñecer a la buena y mojigata esposa restándole interés y apartándola, relegada, al lugar invisible de la más simple cortesía: ¿Alicia? Bien, gracias.

Imagen: CBS

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>